diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Adelante Andalucía: la última batalla política de Teresa Rodríguez | España

Adelante Andalucía: la última batalla política de Teresa Rodríguez |  España

«Entre los que defendemos la justicia social, incluso con diferentes estrategias, nunca hay un adiós, hay un adiós». La declaración de Pablo Iglesias en un video con Teresa Rodríguez en febrero de 2020 puso fin a seis años de desacuerdos entre la dirección de Podemos y la última corriente crítica dentro del partido, los Anticapitalistas. Dieciséis meses después de esa ruptura y tras la expulsión por «transfuguismo» el pasado mes de octubre de Rodríguez y otros siete diputados de su grupo en el Parlamento de Andalucía, el que fuera secretario general de Podemos en la comunidad lidera ahora la refundación de Adelante Andalucía, un marca con la que busca participar en las próximas elecciones autonómicas, pero también locales, generales y europeas. «Nunca seremos la delegación andaluza de ningún Estado parte», dijo Rodríguez en conversación telefónica con EL PAÍS.

La consolidación del proyecto, ya fuera del paraguas de Podemos e Izquierda Unida -Adelante Andalucía era el nombre de la coalición en las elecciones de 2018- fragmenta aún más el espacio político a la izquierda del PSOE frente a una derecha que tiende a agruparse en dos cuadras (PP y Vox) y amenaza las opciones tanto de la nueva dirección de Unidos Podemos (UP) como del emergente Más País de Íñigo Errejón en las elecciones previstas para el próximo año. La carrera por la presidencia de la Junta Directiva, para la que la UP aún no tiene candidatos, servirá también como primer termómetro para medir el equilibrio de fuerzas y evaluar si es necesario juntar las piezas del rompecabezas de cara a la próxima política. elecciones.

Más información

Ahora mismo Teresa Rodríguez (Rota, Cádiz, 39) está marcando su camino. El líder de Anticapitalistas Andalucía pretende construir un partido «claramente andaluz», sin depender de ninguna organización en Madrid, que trabaje en una «tercera ola andaluza» y con «voz propia en todas las instituciones del Estado», apunta también apuntando a una inscripción en el Congreso de los Diputados. Tenemos necesidades históricas que no se han resuelto en los últimos 40 años y que fueron los objetivos fundacionales de nuestra autonomía, como acabar con la emigración de jóvenes o cerrar la brecha con el resto del Estado y con Europa ”, concluye. . .

Los anticapitalistas se unieron a Podemos en su fundación y en las elecciones de 2014 Rodríguez se convirtió en eurodiputado. Un año después, fue candidata del partido a la presidencia de la Junta de Andalucía y obtuvo 15 escaños. En 2018, cuando ya había criado varias legumbres en Iglesias, volvió a aparecer en las comunidades autónomas como líder de la marca electoral Adelante Andalucía, en la que participaron Podemos, Izquierda Unida y dos pequeños grupos andaluces, con los que obtuvo 17 diputados. Tras las generales de noviembre de 2019, el acuerdo de gobierno con el PSOE, rechazado por los anticapitalistas, supuso la ruptura definitiva con Podemos.

Aunque la idea del nuevo partido está consolidada, en el camino de la independencia política, Rodríguez todavía tiene que superar un obstáculo. Hace unos días, la portavoz de la UP en el parlamento andaluz, Inmaculada Nieto, se refirió a una «obvia usurpación» de la marca Adelante Andalucía e indicó que intervendrían si el líder anticapitalista decidía utilizarla, cuestión que ella minimiza.

La nueva dirección de Podemos en Madrid, liderada por Ione Belarra, evita por el momento pronunciarse sobre los movimientos en Andalucía, pero de momento no hay un candidato claro en el partido. Tampoco tiene diputados en el grupo parlamentario. Tras abandonar la militancia de la formación, y con los votos del PSOE, Vox, Ciudadanos y la abstención del PP, Rodríguez y sus asociados fueron expulsados ​​del grupo de Adelante en el Parlamento en octubre de 2020. La polémica maniobra está en manos del Constitucional. La Corte, en cambio, corre el riesgo de concluir la legislatura sin un pronunciamiento previo al respecto. «No hubo despedida, hubo una traición», dice el diputado, recordando esas palabras de Iglesias en la puesta en escena de la despedida. «Pero hemos pasado esa etapa, no queremos guardar rencor, que son inútiles», añade. De los ocho diputados que quedan en el grupo de Adelante -uno que no fue tocado por la expulsión decidió sumarse a los no inscritos- seis son de Izquierda Unida y otros dos siguen los pasos de Rodríguez, pero no tienen vínculos con Podemos.

Unidos Nosotros de Andalucía trabaja actualmente sin referente electoral. Les aseguran que no lo consideran una prioridad, pero hay un hecho extraño en la política: nadie corre ni dice que quiere dar el paso. La respuesta de Alberto Garzón, diputado por Málaga, consejero de Consumo y coordinador federal de IU -formación con amplio arraigo territorial en la comunidad-, cuando le preguntaron en una entrevista con Periódico de Sevilla Si aspiraba al cargo, era: “No, no, no, no, no. Gracias».

Desde Más País, aunque Íñigo Errejón dijo que su formación «le gustaría ser parte de» esta nueva ola de andaluces, él y Rodríguez han tenido diferencias ideológicas y estratégicas en el pasado que complican una hipotética alianza. Fuentes del partido señalan que si bien «acogen fraternalmente la estructuración de Adelante Andalucía», el «referente político» en la comunidad son «los compañeros de Más País», liderados por Esperanza Gómez.

El coordinador general en Andalucía de Más País insiste en que el suyo es un «proyecto personal» basado en la «justicia social a través de la transición ecológica» y cree que en este momento tienen una «entidad» para presentarse como una marca independiente. Además, explica, hay muchas formas de entender el andaluz, y apuestan por «una visión federal, no soberana». Incluso Gómez, que fue miembro de Podemos y fue primero diputado regional y luego senador de Adelante Andalucía, no ve posible un nuevo enfoque para formar Belarra en la comunidad. Podemos está ocupando el espacio de IU, con el que no compartimos algunos puntos ”, zanja.

Con la irrupción del nuevo partido de Rodríguez y si no hay alianzas coyunturales, el electorado de izquierda andaluza podrá elegir entre cuatro papeletas con diferentes tonalidades de rojo: PSOE, Unidos Podemos, Adelante Andalucía (si los tribunales no derriban en el cartel) y Más País. Las tres últimas son ramas del mismo tronco, producto de una división propia de la escritura de La vida de Brian. Aunque también hay quienes creen que se trata de un caso bastante claro de mitosis política.

La líder anticapitalista reconoce que la fragmentación no beneficia al electorado progresista, pero insiste en que «han sido expulsados ​​de ese espacio» y defiende la continuidad de su proyecto.