abril 16, 2024

Adiós a Jaume Olivé, rector de La Masia | deportados

La historia del fútbol base del Barça y por supuesto de La Masia se explica a partir del ideario de Laureano Ruíz, la sabiduría de Oriol Tort y la metodología de Jaume Olivé (5 de marzo de 1934-28 de junio de 2023). No se debe olvidar ahora qu’Olivé ya no está ni siquiera para advertir que últimamente había perdido la memoria, siempre muy bien cuidado por Maribel. Impecablemente vestido, caminaba con paso firme y la bandolera visible, muy digno, la cabeza alta y el pelo blanco bien dolido, como si en la vida tampoco tuviera dudas, resolutivo como había sido en la toma de decisiones en el Camp Nou desde 1968 hasta 1986.

Aunque fue jugador y entrenador de muchos equipos catalanes y del amateur y filial azulgrana, Olivé trascendió como coordinador de la cantera, el primero que hubo en el Barça, por mandato de Ferran Ariño y Jaume Amat. Acabó con el desgobierno del personal y convirtió los descampados que rodeaban al estadio en terrenos de juego hasta levantar los muros de la Masia en 1978. que no entrenaban sino que jugueteaban con los niños sin ser consciente del peso de la camiseta del Barça.

Las plantas de los equipos inferiores del Barcelona se realizaron durante muchos años en un despacho presidido por la silla de Tort, la máquina de escribir de Olivé y las idas y venidas de Paco y Carlos Naval. Las discusiones no podrían durar más de diez minutos y las decisiones figuraban en acta, por escrito y con la firma del técnico que las tomaba y por supuesto con la rúbrica del responsable que las asumía, que no era otro que el mismo Olivé. La mejor forma de evitar malentendidos, de respetar las jerarquías y de personalizar los aceros y los errores de quienes formaban parte de aquel incipiente organigrama del Barcelona.

Olivé dirigió junto a Tort y Lluis Pujol un grupo de entrenadores, colaboradores y observadores que descubrían a jugadores como Guardiola, Xavi, Iniesta o Amor. Allí estaban los entrañables Carmona y Ursicino López, por supuesto Martínez Vilaseca, después Quique Costas y antes Lluis Aloy. Hombre enciclopédico, Olivé sabía toda la historia del fútbol catalán y teorizaba sobre la evolución del juego, analista y comentarista como quedó constancia en sus participaciones en Ràdio Barcelona y en un artículo ado publicado en El País y titulado «El San Lorenzo juega como Panizo» .

Jaume Olivé (segundo por la derecha) posó con la foto de los canteranos del Barça que lograron el triplete en 2009. Imagen cedida por Mundo Deportivo.

Muy intuitivo, Olivé fue solicitado por el presidente Núñez para su rol como director de Terry Venables. The historia del fichaje del técnico inglés amenizaba a menudo las charlas que cada primer martes de mes mantuvieron colgante el tiempo Olivé, Tort, Pujol y Flotats. Hablar de fútbol con los amigos para después escuchar jazz a solas fueron dos de las passions de Jaume Olivé, desaparecido a los 89 años, orgulloso de que la Masia actual lleve el nombre de su amigo Oriol Tort. Olivé et Tort eran almas gemelas cuando los niños hacian vida en la vieja Masia y soñaban con alcanzar desde la ventana el viejo y hoy detripado Camp Nou.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado