diciembre 4, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Alemania en la balanza: las elecciones apuntan a un vínculo técnico entre socialdemócratas y democristianos | Internacional

Alemania en la balanza: las elecciones apuntan a un vínculo técnico entre socialdemócratas y democristianos |  Internacional

Las elecciones más emocionantes que Alemania ha recordado durante muchos años no defraudan. La incertidumbre persiste hasta el final. Las primeras encuestas a boca de urna señalan un vínculo técnico entre las dos grandes formaciones o una ligera mayoría del Partido Socialdemócrata (SPD) de Olaf Scholz, que habría obtenido alrededor del 25% / 26% de los votos, frente al 24% / 25% de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), según las dos primeras estimaciones conocidas de las dos televisiones públicas, ARD y ZDF. Las siguientes posiciones también están muy cerca, clave para decidir el color del gabinete. Todo apunta a que los alemanes se acostarán esta noche sin saber a ciencia cierta quién gobernará los próximos cuatro años.

Más información

Los Verdes, dispuestos a coludirse entre sí, pero más inclinados a Scholz, obtienen alrededor del 15%, su mejor resultado histórico. Los liberales del FDP, que claramente apuestan por la CDU de Armin Laschet, subirían unas décimas, hasta el 11% o el 12%. Con estos datos en la mano, aún provisionales, tanto Scholz como Laschet podrían ser cancilleres. Pero quien llegue primero debe tener la primera palabra. Todo dependerá de los dos partidos que se necesitarán para formar gobierno.

La Canciller pertenecerá a uno de los dos partidos de masas que han sido protagonistas de la política alemana desde 1949, pero hay dos formaciones que serán decisivas en la formación de una coalición de gobierno: los Liberales del FDP y los Verdes. Matemáticamente hay varios tripartitos posibles, pero las opciones más realistas se reducen a dos: la llamada coalición de semáforos (SPD, verde, liberal); y Jamaica (CDU / CSU, Verdes y Liberales). Todo parece indicar que los ambientalistas y el FDP tendrán que estar de acuerdo a pesar de sus diferencias programáticas.

Alemania está examinando negociaciones muy largas. Hace cuatro años, Angela Merkel tardó casi medio año en cerrar la tercera gran coalición en sus 16 años de gobierno. La parálisis del país más poblado (unos 83 millones de habitantes) y con mayor peso económico de la Unión Europea corre el riesgo de dejar al club europeo sin cabeza justo cuando se vislumbran importantes retos en el horizonte. La UE debe decidir sobre cuestiones tan importantes como cuándo restablecer las reglas presupuestarias para no obstaculizar la salida de la crisis o qué respuesta dar al nuevo escenario internacional que se abre con la crisis en Afganistán y los problemas de la administración Biden con Francia sobre la alianza que Washington ha hecho con Reino Unido y Australia.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Registrate aquí

El SPD ha logrado revitalizar su campaña durante el último mes. Y lo hizo no tanto por sus siglas como por el candidato, Olaf Scholz, vicecanciller y ministro de Hacienda de la gran coalición que ha gobernado Alemania durante los últimos cuatro años. Estar al lado de Merkel e identificarse con su política y su forma de gestionar, reflexiva y tranquila, le permitió presentarse ante el electorado como la más Merkelian de candidatos. Las últimas encuestas han demostrado que si los ciudadanos pudieran elegir directamente al canciller (no lo hacen, votan por un partido), claramente elegirían a los socialdemócratas. Scholz se aprovechó de los errores de sus competidores. Los ciudadanos también apreciaron su experiencia gerencial y su dilatada carrera política.

El golpe para la CDU es enorme. El partido entre Konrad Adenauer y Helmut Kohl corresponde a los peores resultados de su historia. Su peor cifra hasta ahora había sido del 31% en 1949. En comparación con las últimas elecciones en las que participó Merkel, ha perdido ocho puntos. Si los resultados confirman las proyecciones de las encuestas, los cuchillos se vislumbran en el partido acostumbrado desde 2005 a ganar todas las elecciones bajo el manto de Angela Merkel. Armin Laschet se reveló como un candidato fallido. No logró convencer al país de que era el hombre adecuado para garantizar la estabilidad. Y también cometió grandes errores, como las risas que se transmitieron en vivo cuando visitó las inundaciones en agosto. El día de las elecciones tampoco ha dejado de caer. Este domingo, en la circunscripción, expuso el contenido de su papeleta antes de meterla en las urnas. En lugar de doblarlo para que el contenido quedara hacia adentro, se podían ver las cruces que había marcado, una imagen que los fotógrafos capturaron de inmediato y difundieron por todos los medios. Con este desliz, Laschet ha recibido innumerables críticas por violar el principio del secreto del voto.

Estas elecciones traen muchas noticias para los alemanes. Es la primera vez que el actual canciller no ha intentado ser reelegido. Nunca antes la votación había estado tan fragmentada, con los dos partidos principales a la par y otros tres, FDP, Verdi y Alternativa de extrema derecha para Alemania (AfD) a poca distancia. Esta mayor distribución de votos genera incertidumbre que probablemente se traducirá en meses de complicadas negociaciones para formar gobierno. Angela Merkel seguirá siendo canciller interina durante todo el proceso, que podría durar hasta el próximo año.