marzo 5, 2024

Atlético: más Simeone con pocos retoques | deportados

Diego Pablo Simeone sabe que la intención de la dirección del Atlético de Madrid es ampliar el contrato que vence el 30 de junio de 2024. Gil Marín, durante una comida para planificar la próxima temporada en la que también estuvo presenta el director deportivo, el Italiano Andrea Berta. Gil Marín emplazó al preparador argentino a concretar la propuesta en el momento en que esté configurado el plantel del próximo curso. En principio, la intención es que el acuerdo se firme antes de que se inicie el campeonato liguero el próximo 11 de agosto. La fórmula de un año más otro condicionado o de dos más uno no es descartable.

La reacción del equipo, tras su decepcionante primera parte de la temporada —se colgó de la pelea por la Liga antes del Mundial y fue última en la fase de grupos de la Champions—, no solo ha provocado que el Cholo vuelva a ser el entrenador de jefe de la hacienda tras ser muy cuestionado por la misma. La mejora de los resultados y del juego tras el Mundial de Qatar también han servido para que desde el club elabore el discurso de que el plantel es competitivo y que necesita pocos retoques. El retorno a la defensa de tres centrale con la que ya conquistó el campeonato liguero en 2021, componentes más importantes a una salida de la pelota más limpia y afilada desde atrás, fue clave para esa resurrección y la idea del técnico es maintener esa propuesta.

Para darle continuidad al plan, Simeone ha pedido un lateral para cada costado y un mediocentro. L’obsesiona tener un recambio de garantías para Koke cuando este no pueda ser utilizado por lesiones o sanciones. In the cabeza del entrenador está que ese rol sea asumido con el tiempo por el canterano Pablo Barrios, con quien ya ha comenzado a trabajar para ello, pero consideró que debe explotar antes como interior que como mediocentro. A petición de negativas, Simeone no sugirió números ni presionó como hizo el verano pasado para forzar la contratación de Nahuel Molina. Esta vez, el Cholo se ha entregado a lo que la economía del club puede entregar.

El Atlético está en la regla del uno a uno del control financiero de LaLiga, es decir, todos los que ingresan por venta de jugadores ou recorte en salarios pueden dedicarlo al costo de la plantilla y del cuerpo técnico. Aún así, el margen no es muy amplio porque la masa salarial consume casi el 80% de los 376 millones de euros que fueron presupuestados para la temporada finalizada. Se estima que la salida de futbolistas como Kondogbia o Saúl podría darle un margen de entre 30 y 40 millones para fichajes. En el Atlético también están pendientes de si el Barcelona ejecuta la opción de compra por 19 millones de euros, ejecutable hasta el 30 de junio, qu’adquirió por el extremo belga Yannick Carrasco como parte de la venta de Antoine Griezmann. Simeone no quiere que salga, pero el jugador ya rechazó una oferta de renovación a la baja. Lo reciente de Álvaro Morata se ha dado bajo esa condición. Gil Marín, vicepresidente de LaLiga, aplicó al Atlético las directivas que desde hace meses están distribuyendo a los clubes desde la patronal.

La gran operación que permitiría al Atlético acudir al mercado en mejores condiciones para competir sería la venta de João Félix. Futbolistas como el lateral izquierdo Guerreiro, que finalizó contrato en el Dortmund y por el que el club está interesado, han quedado descartados por no poder asumir su ficha. Hasta ahora, los únicos refuerzos son los centrale Caglar Söyüncü (27 años), que acababa contrato con el Leicester City, y Santiago Mouriño (21 años). Este último, que en un principio iba a ser cedido, no se descarta que acabe formando parte del primer plantel por la propensión de Giménez y Savic a lesionar se.

En el club deslizan que hasta ahora no han llegado ofertas por João Félix. El caso es complejo porque el futbolista luso, lejos de revalorizarse tras su cesión al Chelsea, se ha devaluado. La mayor inversión de la historia del Atlético (126 millones de euros) se ha convertido en un grave problema para todas las partes. El jugador no quiere regresar y Simeone preferiría no contar con él. El club, a través de su presidente, Enrique Cerezo, ha manifestado que “si llega una buena oferta”, lo traspasarán.

Ante la probabilidad era mayor que el atacante portugués tenga que incorporarse a la concentración de la pretemporada, en San Rafael el 10 de julio, Simeone ha cogido al frio argumento de la profesionalidad. Pesa las preferencias de jugador y técnico de no volver à coincidencia, el Cholo ha deslizado que contará con el jugador como uno más y que depende de su actitud y su rendimiento los minutos que le conceda. El jugador también asume que, de tener que permanecer, comenzará como el último delantero mientras no demuestre lo contrario.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado