septiembre 29, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Autoritarismo: Nicaragua y Brasil: cómo mueren las democracias | Opinión

Autoritarismo: Nicaragua y Brasil: cómo mueren las democracias |  Opinión
La policía nicaragüense rodea la casa de la líder opositora Cristiana Chamorro.
La policía nicaragüense rodea la casa de la líder opositora Cristiana Chamorro.Carlos herrera

A los signos de inestabilidad política que se han multiplicado en las últimas horas en América Latina se han sumado dos signos muy preocupantes. La radicalización de la dictadura de Daniel Ortega en Nicaragua, donde los candidatos de la oposición en las elecciones presidenciales comenzaron a ser encarcelados. Y el duelo levantado por Jair Bolsonaro al ejército brasileño por la conducta partidista de un general en activo, el exministro de Salud Eduardo Pazuello, quien participó en una campaña a favor del presidente en Río de Janeiro, el 23 de mayo. Ortega y Bolsonaro. ¿Izquierda o derecha? Toda diferencia se disuelve por el mismo impulso autoritario.

Lo que está sucediendo en Nicaragua no tiene precedentes incluso para una región acostumbrada a la lucha por el poder que le quita todas las normas. El miércoles de la semana pasada, la Policía de Ortega colocó bajo arresto domiciliario a Cristiana Chamorro Barrios, candidata independiente en las elecciones que se realizarán el 7 de noviembre para la elección del presidente y diputados nacionales. Chamorro había sido investigada por presunto lavado de activos en la fundación que presidía y que lleva el nombre de su madre, la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro. La noticia es que un juzgado de Managua la declaró culpable y la sometió a arresto domiciliario e incomunicación. Su abogado llamó a su situación un secuestro. Chamorro es, según las últimas encuestas, el candidato más competitivo para enfrentar a Ortega, quien está al mando del país desde 2007. El mismo día del arresto, la policía allanó el diario. El confidencial, dirigida por Carlos Fernando Chamorro, hermano del candidato. Los Chamorros le traen malos recuerdos a Ortega: el 25 de febrero de 1990 su madre, Violeta Chamorro, lo derrotó en las elecciones que la convirtieron en la primera mujer presidenta del continente elegida para ese cargo por votación popular.

El penal de Chamorro ha desatado, dentro y fuera del país, una ola de pedidos del gobierno para garantizar la libre competencia electoral. Pero Ortega pareció sentir lo contrario: el sábado pasado detuvo al economista Arturo Cruz, también candidato a la presidencia, por «agresión a la sociedad nicaragüense». El argumento fue que Cruz violó la Ley de Defensa de los Derechos y la Soberanía de las Personas. Esa norma, impulsada por el oficialismo en la Asamblea Nacional el pasado mes de enero, establece que «Los nicaragüenses que lideren o financien un golpe, que alteren el orden constitucional, que alienten o soliciten actos terroristas que atenten contra la independencia, soberanía, autodeterminación, que inciten a injerencias extranjeras en los asuntos internos, no podrán ser nominados por elección». Los delitos que permitirían la suspensión de los derechos políticos de los ciudadanos tienen esquemas imprecisos; y los procedimientos y las autoridades de ejecución no están definidos. Desde el arresto de Cruz queda claro que estas deficiencias no fueron un error sino un objetivo de los legisladores de Ortega. Toda tiranía necesita una cierta ambigüedad.

El escenario ambientado en Nicaragua inspiró al gobierno de Joe Biden a clamar por el cumplimiento de las garantías democráticas y la normalización de la competencia electoral. El portavoz del Departamento de Estado, Edward «Ned» Price, pidió el viernes la liberación inmediata de Chamorro. Y advirtió que «las actuales condiciones de represión y exclusión no son compatibles con unas elecciones creíbles».

Al día siguiente, esa solicitud aumentó el nivel y el tono burocrático. La jefa de relaciones con América Latina del Departamento de Estado, Julie Chung, dijo que Estados Unidos “requiere la liberación inmediata del líder opositor nicaragüense Arturo Cruz. La comunidad internacional ha hablado: bajo Ortega Nicaragua se está convirtiendo en un paria internacional y se aleja cada vez más de la democracia ”.

Estos mensajes no deberían sorprender: confirman que la administración Biden enarbolará la bandera de la calidad democrática como centro de la política exterior. Cuando Price y Chung hablan de Nicaragua, hablan de Venezuela, pero también de China y, sobre todo, de Rusia.

En el caso de Nicaragua, esta política de Washington lleva mucho tiempo. Las buenas maneras del minucioso Kevin Sullivan, embajador de Estados Unidos en Managua, han molestado bastante a Ortega, quien el 18 de mayo se quejó de él con su nombre y apellido por mantenerse en contacto con líderes de la oposición. Ortega tiene experiencia en el poder: el 10 de enero cumplió 14 años de mandato, contando sólo esta segunda etapa; porque ya fue presidente de 1985 a 1990, y de 1979 a 1985 coordinó la junta directiva. Esa experiencia de un cuarto de siglo le aconseja mirarse en el espejo de Nicolás Maduro, quien está entrando en la peor fase del aislamiento internacional: la posibilidad de que se abra un caso en su contra en la Corte Penal Internacional de La Haya por los crímenes de Esso. .Hiere a la humanidad.

La situación institucional de Nicaragua debe ser atendida en la OEA, que ya le había indicado a Ortega un cronograma para garantizar, a través de algunas reformas, la calidad del proceso electoral por el que emergerá el próximo gobierno. Ortega no los respetó. Su régimen tiene un frente adverso en toda la región. Solo queda una pregunta por aclarar: la posición de Argentina, que bajo la administración del kirchnerista Alberto Fernández inició un acercamiento acelerado a la dictadura de Venezuela.

Ha estallado una crisis en Brasil que muestra que las diferencias ideológicas son accidentales en comparación con un método cesarista de gestión del poder. El general Pazuello, exministro de Salud a quien Bolsonaro tuvo que criar por el catastrófico manejo de la pandemia, asistió a una reunión de la campaña a favor del presidente en Río de Janeiro. Como oficial en servicio activo, las autoridades disciplinarias del Ejército evaluaron su conducta, fuera de los reglamentos de la institución, y recomendaron su sanción. Sin embargo, el jefe de esa fuerza, el general Paulo Sergio Nogueira de Oliveira, anunció este jueves que suspenderá el juicio contra Pazuello.

Las explicaciones informales de Nogueira, incluidas las ofrecidas a los diplomáticos extranjeros alarmados por su determinación, oscurecen aún más el horizonte. El comandante evitó sancionar a Pazuello por temor a que Bolsonaro, como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, lo repudie al perdonar a su exministro. Ese movimiento lo habría obligado a retirarse, lo que abrió la posibilidad al presidente de nombrar un nuevo liderazgo militar, dependiente de su liderazgo.

Por acción u omisión, el ejército fue sometido al arbitraje del presidente. El contexto en el que se desarrolla esta politización preocupa a muchos líderes y observadores. Bolsonaro está cada vez más aislado del sistema eléctrico y, sobre todo, del electorado: sus niveles de aprobación han bajado al 24% en las últimas encuestas. En este contexto, se cortan las palabras de Raúl Jungmann, quien fuera ministro de Defensa de Michel Temer: en entrevista con O Estado de São Paulo, destacó que Bolsonaro ha tomado el camino autoritario de Hugo Chávez, en un intento de lo mismo. poderes institucionales de la dirección militar. Cuando Fernando Henrique Cardoso y Lula da Silva se reunieron hace unas semanas, explicaron que lo hicieron por un miedo compartido a la regresión institucional. Algo que estaban viendo que otros aún no habían visto

Nicaragua y Brasil, Ortega y Bolsonaro, duplican los ejemplos como espejo para reforzar la tesis del profesor Steven Levitsky. Las democracias tienen ahora una nueva forma de morir, diferente a la que requería un golpe militar. Ahora pueden corroerse por una forma de administración del poder que tiene la tarea de borrar los límites. No mueren por un ataque externo. Mueren por dentro.

Registrate aquí por Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región