diciembre 4, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Aznar insta a Casado a derogar la ley de memoria democrática si llega al poder porque «activa los mecanismos del odio» | España

Aznar insta a Casado a derogar la ley de memoria democrática si llega al poder porque "activa los mecanismos del odio" |  España
El presidente del PP, Pablo Casado, y el expresidente del gobierno José María Aznar, en la conferencia itinerante del PP, este jueves en Sevilla.
El presidente del PP, Pablo Casado, y el expresidente del gobierno José María Aznar, en la conferencia itinerante del PP, este jueves en Sevilla.María José López / Europa Press

Todo estaba listo. Primero, una pose frente a las cámaras bajando las escaleras de una casa histórica en el corazón de Sevilla. Luego las precisas palabras de apoyo. “El otro día una persona me recordó que, cuando trabaja conmigo, un día le dije: el de fondo será el presidente de España”, comenzó José María Aznar, sentado junto a Pablo Casado. «Te convertirás en presidente del gobierno español», añadió mientras el rostro del líder del PP sonreía con satisfacción. «Y entonces lo harás bien.» El ex presidente del gobierno del PP, alejado de quien era su mirlo blanco, enterró el hacha. «Entonces, esa duda resuelta … ah, ah, ah», rió Aznar tras sus palabras, y con él la audiencia de la convención nacional del PP. Incluido Casado, que parece haber contenido el aliento. A partir de este apoyo preparado, Aznar entró en el asunto con su consejo al aspirante a presidente. El exjefe del Gobierno popular instó al líder del PP a derogar «inmediatamente» la ley de memoria democrática si llega al poder, porque «activa los mecanismos del odio». Aznar también pidió a Casado que lleve a cabo una reforma previsional y otra reforma laboral si llega a La Moncloa.

“La legitimidad del origen de las elecciones democráticas del 77 y con el rey Juan Carlos está ahora siendo cuestionada por la ley de memoria democrática”, recalcó Aznar. “Todas estas cosas deben ser suprimidas y derogadas inmediatamente. Es una completa incitación al enfrentamiento y al absurdo revisionismo de la historia, no tiene sentido ”, se quejó. El ex mandatario defendió que durante su gobierno había «aprobado muchas normas relativas a las víctimas de la guerra civil», pero «desde la concordia». «No se hace activando los mecanismos del odio», enfatizó.

Más derogaciones y reformas

La lista de excepciones, reformas y contrarreformas que Aznar propuso a Casado fue extensa. El expresidente del Gobierno insistió, como hizo Mariano Rajoy el pasado lunes, que si el PP llega al poder tendrá que aprobar una reforma previsional, porque «el sistema, tal como está, no es sostenible». Como Rajoy, Aznar pide volver a la reforma del PP de 2013 que dejó de indexar las pensiones al IPC. “La reforma que se hizo fue una buena reforma. El sistema de pensiones funcionó y lo apoyó ”, defendió. “Es muy importante decirlo claramente: el mejor sistema de pensiones es el que se puede pagar. El peor es el que explota ”, sentenció Aznar.

El expresidente popular también pidió a Casado una reforma laboral, sin explicar en qué sentido, y una reforma tributaria, de la que ni siquiera ha entrado en detalles. «Cuanto antes recuperemos algo de disciplina fiscal y dejemos de endeudarnos, mejor», reflexionó. También insta al líder del PP a una contrarreforma educativa para acabar con la ley Celáa.

Aznar convocó a Casado para dar la llamada «batalla cultural» y le aconsejó «mantener la casa en orden», lo que podría entenderse como una referencia a la batalla con Isabel Díaz Ayuso por el poder del PP en Madrid, aunque dijo hablando de los problemas de España. “Tener un pensamiento estratégico claro, tener ideas claras. A esto se le llama ejercer el liderazgo ”, aconsejó a su discípulo.

Casado estaba ansioso por acercarse a su mentor. La última vez que Aznar habló del PP lo hizo para dejar claro que veía el partido en un momento «manifiestamente mejorable». Era marzo, el PP acababa de sufrir un duro golpe en las elecciones catalanas -tres escaños, octava fuerza política en el Parlamento- y Casado había anunciado su intención de vender la sede de Génova, 13 para intentar hacer un cortafuegos con la corrupción que persigue. .en la fiesta (el local aún no se ha vendido). Aznar definió entonces los resultados del PP en los catalanes como una «catástrofe» y llamó la atención sobre la ausencia de un plan claro. Seis meses después, el escenario pinta mejor para el PP por el ímpetu de la victoria de Ayuso en Madrid y el declive de Ciudadanos. Ahora Aznar ha accedido a darle un empujón a Casado.

La convención nacional del PP, en cambio, avanza con varios retrocesos. El expresidente francés Nicolás Sarkozy, invitado de honor en el cónclave de este miércoles y del que Casado dio ejemplo, fue condenado este jueves a un año de prisión por financiación irregular. Algunas fuentes administrativas reconocen que la presencia de Sarkozy fue «fea» y «poco estética». Además, una de las ponentes de la mesa de «feminismo liberal» del miércoles arruinó la fiesta en pleno debate sobre la escasa presencia de mujeres en la convención (apenas el 25% de las ponentes). Casado se defendió este jueves con el argumento de que la coordinadora de la convención es una mujer (Edurne Uriarte) y que la mayoría en su comité de dirección es mujer. En España ya no existe el problema de las mujeres, al contrario ”, argumentó Casado. «El problema es que no hay buenos hombres y mujeres para liderar España».