enero 12, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Barcelona: Colau compró 900 apartamentos en seis años para ampliar parque público de alquiler | Cataluña

Barcelona: Colau compró 900 apartamentos en seis años para ampliar parque público de alquiler |  Cataluña

La compra a medias con una empresa del grupo empresarial Jaume Roures del edificio del gimnasio social de Sant Pau, para guardar el equipamiento y construir 36 pisos en alquiler social, es la última de una política de contratación pública de la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau. En los seis años que lleva en el poder, el ejecutivo ha comprado cerca de 900 departamentos con el objetivo de ampliar el parque público de alquiler. Una operación que supuso una inversión total de más de 70 millones de euros. Durante el mandato del alcalde Xavier Trias, se compraron 274 apartamentos. Y en el anterior, solo 17.

En el primer gobierno de los comunes, entre 2015 y 2019 se adquirieron departamentos individuales o edificios completos que tuvieran vecinos (inquilinos u ocupantes) que quisieron protegerse de los procesos de deportación y aumentar la oferta de vivienda de emergencia para las familias desalojadas. En otros casos fue a pedido de las plataformas que defienden el derecho a la vivienda. A mayo de 2019, se habían comprado 702 apartamentos, 22 en edificios completos, para un total de 401 viviendas.

Más información

De las fincas, la más grande, la que está al final del Paseo de la Zona Franca, que cuenta con 114 viviendas. Pero hubo otros en el mismo barrio de Sants-Montjuïc (en las calles de Leiva, Elkano o Rossend Arús); en la Ciutat Vella (Joan de Borbó, Robador) o en el Eixample (Aragó, 317). En el paquete de adquisición del primer plazo también se contabilizaron cerca de 100 viviendas en propiedad horizontal y 163 adquiridas en usufructo por Sareb o Caixabank.

Cuando ha habido familias que han ocupado ilegalmente estos apartamentos, la idea es regularizar su situación con un contrato que los conecte a la casa con el pago de un alquiler, por bajo que sea, y según las condiciones del Instituto Municipal de la Vivienda (IMAHB). Las operaciones complejas y lentas, no siempre realizadas, admiten fuentes cercanas a la zona residencial. El tablero no proporciona cuántos pisos están vacíos o aún en construcción y en espera de adjudicación.

En el segundo plazo, se utilizó el derecho de tanteo y desistimiento (compra facilitada por la administración) previsto por el decreto del Gobierno 1/2015, de las medidas para movilizar los planes de desalojos por impago de hipotecas. Toda la ciudad ha sido declarada zona de prueba y error, fórmula que, según una fuente del sector, permite evitar irregularidades en las ventas: “Se garantiza el derecho a la vivienda con el piso que se hace público, se utilizan casas vacías y evitan operaciones en dinero negro, porque la administración no lo acepta ”.

Aunque también continuaron comprando fincas únicas o con vecinos pidiendo blindaje. Ocurrió con las ocho casitas en Pons i Gallarza de Sant Andreu (donde se juzgará la masovería urbana), o con tres fincas en Horta cuya titularidad se había descuidado y el ayuntamiento entendía que sus vecinos podían ser expulsados. En un edificio de la calle de Ferreria (Sants), el Ayuntamiento intervino en una transacción pactada entre las empresas: pagar lo mismo por el inmueble que el comprador había acordado para evitar la expulsión de los vecinos, informó en su momento el ayuntamiento.

El antiguo Hotel Buenos Aires (Vallvidrera) o las dos casitas del Carrer de Encarnació (Gràcia) fueron también sólidas operaciones de adquisición de inmuebles de alquiler y estructuras públicas. También se ha adquirido recientemente un edificio en la calle de Balmes número 16, en pleno centro de la ciudad y con 24 viviendas de entre 40 y 130 metros cuadrados.

«Comprar viviendas en el mercado privado» se describió en el plan de vivienda 2016-2025 de Colau. El documento enfatiza que la ampliación del parque público no se puede encomendar a la construcción de viviendas, porque generaría dos problemas: es lento y hay lotes solo en ciertas áreas de la ciudad. De ahí la compra de vivienda que permitirá ampliar el parque público en todos los barrios, incluso en zonas céntricas donde los precios son muy altos y los parques públicos son escasos, y donde no hay suelo disponible para grandes promociones, explican fuentes municipales. Lo que no revelan es el precio por metro cuadrado al que el municipio se compromete a comprar.