noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Barcelona – Levante: Ansu Fati corona el festival Masia | Deportes

Barcelona - Levante: Ansu Fati corona el festival Masia |  Deportes

A plena luz del día, con el sol como sombrero y en la fiesta final en La Mercè, el Barça empezó a jugar en el Camp Nou. También fue el día en que regresó Ansu Fati, ya vestido de 10, y el día en que Koeman no pudo sentarse en el banquillo por la expulsión del Cádiz. Una coincidencia si se tiene en cuenta que el equipo parecía haber preparado un plan que consistía en generar tanto fútbol por dentro para vencer a un rival amistoso en el campo y agradecido en el marcador, derrotado en sus 19 visitas al estadio, 15 partidos en una fila sin ganar en la liga. El Levante fue el mejor analgésico del Barça tras dolorosos partidos con Granada y Cádiz y Ansu Fati se convirtió en el mesías de la afición azulgrana con el gol que acabó la tarde.

Contenido del Artículo

Más información

A juzgar por la vivacidad del Barcelona, ​​nadie hubiera dicho que su técnico fuera condenado por no optar por una formación similar a la formada ante el Levante. No hubo partido en el que la formación no avivara el parloteo, atrapado como estaba el equipo en el pantano por lesiones, penaltis y pedidos a la carta hechos por la afición y también por el presidente Laporta. El técnico tiene que hacer trampa en cada partido, resignado a su suerte, y la estabilidad parecía una quimera en un estadio que ya no canta Messi y suspira energía positiva por Ansu.

El único punto de consenso en Barcelona fue la apuesta por La Masia y la coronación de Ansu Fati como líder del Barça. Así que ante el Levante Eric volvió a la defensa y Nico y Gavi se entrenaron como centrocampistas con Busquets mientras Ansu Fati miraba desde el banquillo. El solfeo de la cantera sonaba genial en la sala de máquinas de un equipo armonioso en su juego y asimétrico en un diseño similar al 4-2-3-1. Una formación valiente que no perdió el tiempo, pero que se fue al partido con una presión altísima y una defensa dispuesta a apoyar los puntos del Levante. Pocas veces el granota supo salir del acoso y al cuarto de hora el Barça ya ganaba 2-0.

Incluso Luuk de Jong anotó tras un desprendimiento que le permitió recibir con una ventaja de Dest. El lateral no para de golpear desde la izquierda, Nico asegura el juego de posición y la afición está entusiasmada con la personalidad de Gavi. Apenas hubo pérdidas de balón y por tanto no fue necesario retirarse para frenar las transiciones del Levante. Los chicos de Paco López se quedaron en tierra de nadie, ni en ataque ni en defensa, superados por el fútbol colectivo del Barcelona y por la agresión con el balón de Memphis, protagonista de la acción y rigor de Radoja.

El Levante no podía correr y el Barça no dejaba de morder. A falta de extremos, los catalanes apostaron por el fútbol sala y muchas veces se les asociaba con el asombro de Coutinho, que tras no poder mezclarse con Messi ahora tiene que descifrar el juego de Masia. La afición estaba tan contenta cuando Coutinho fue sustituido por Riqui que corearon el nombre de Ansu Fati para coronar la fiesta del Camp Nou. Ni con el 2-0 se desmayó la afición azulgrana, igual de artístico cuando intervino Gavi, mordiendo con Memphis, siempre con el balón en el campo ajeno y con la defensa parada lejos de Ter Stegen. El Levante ni siquiera amenazó con la salida del comandante Morales.

Ruleta y subasta

El Barça solo necesitaba terminar sus partidos tras optimizar sus recursos ante la satisfacción del Camp Nou. El disparo desequilibrado de Memphis le falla y Riqui no sabe concluir una jugada tan preciosa como egoísta porque permite la intervención de Mustafi. La carrera, sin embargo, se ralentizó poco a poco mientras esperaba a Ansu. El delantero arrancó en el minuto 81 y el Camp Nou se levantó febril por el regreso de su ídolo caído el 7 de noviembre de 2020. El momento Ansu fue tan emotivo que paralizó un momento al Barça. La derecha de Ter Stegen evitó el gol de Cantero antes de que Ansu entrara en juego.

En la carrera, rápido y decidido, el atacante conectó con el campo y con la grada hasta llegar a la casa llena con el 3-0. Ansu arrancó con una ruleta ante una bola partida en el campo abierto, corrió para encarar y romper el centro y desde el balcón del área enganchó un tiro que sorprendió a Aitor. No dio el 10 por sentado para dar una buena impresión, sino porque se siente exigente y responsable, siempre extraordinario, incluso con la lesión que llevaba casi 11 meses fuera del Camp Nou.

El gol culminó con un guión a pedir en boca del Barça. El fútbol recordó por momentos la primera jornada ante la Real con la diferencia de que Ansu no estaba en ese momento. Koeman, que fue sancionado, ni siquiera se presentó en la sala de prensa del Camp Nou. El protagonista fue Ansu Fati.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook Y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.