marzo 2, 2024

Bebés y niños, celiacos, diabéticos, mayores de 60 años…

El Covid-19 y la gripe A no han dado tregua este verano. Aunque en menor medida que en los meses fríos, estas dos infecciones respiratorias han seguido circulando. En concreto, la variante de Covid que más se está diagnosticando en España actualmente es la EG.5, conocida como ‘Eris’, según confirmó hace unos días el doctor Vicente Martín, vocal de la Junta Directiva de Semergen (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), en declaraciones a Servimedia. Las comunidades autónomas de Aragón, Logroño y Baleares son las que están experimentando un mayor número de consultas por virus respiratorios, aunque no se dispone de cifras concretas para evaluar dicho incremento, de acuerdo con esta sociedad científica.

Octubre será la fecha en la que comience la campaña de vacunación frente a gripe y Covid para aquellos grupos de población con mayor riesgo de complicaciones en caso de padecer estas infecciones y en las personas que pueden transmitir la enfermedad a otras que tienen un alto riesgo de complicaciones. Este año, como novedad, entre los grupos recomendados para la vacunación de gripe se encuentran los niños de entre seis meses y 5 años. Un colectivo cuya inclusión llevaban años demandando las sociedades científicas, especialmente las pediátricas. Una decisión «muy acertada», en palabras de María del Mar Tomás Carmona, médico microbióloga del Hospital A Coruña, investigadora del Instituto de Investigación Biomédica (INIBIC) y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). «En la campaña de vacunación del año pasado (2022), en Galicia, Andalucía y Murcia se incluyeron los niños de entre 6 meses y 5 años, y como consecuencia se redujeron las hospitalizaciones y los riesgos de complicaciones en dicho rango de edad», asegura la experta a ABC.

El objetivo de la vacunación frente a Covid-19 es reforzar la protección de las personas más vulnerables y del personal sanitario y sociosanitario para reducir la morbimortalidad por el virus SARS-CoV-2 y el impacto de esta enfermedad sobre la capacidad de la atención sanitaria y sociosanitaria.

Teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual, para la temporada de otoño-invierno, Sanidad recomienda, por el mayor riesgo de complicaciones o cuadros graves en caso de padecer estas infecciones, la vacunación conjunta frente a gripe y Covid de las personas de 60 años o más, y aquellos con 5 años o más, que estén internas en residencias de mayores y centros de discapacidad; así como otras personas institucionalizadas de manera prolongada y residentes en instituciones cerradas.

También estarán financiadas para los menores de 60 años de edad con las siguientes condiciones de riesgo: diabetes mellitus y síndrome de Cushing; obesidad mórbida (índice de masa corporal ≥40 en adultos, ≥35 en adolescentes o ≥3 DS en la infancia); enfermedades crónicas cardiovasculares, neurológicas o respiratorias, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma; enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico; hemoglobinopatías y anemias o hemofilia, otros trastornos de la coagulación y trastornos hemorrágicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y transfusiones múltiples; asplenia o disfunción esplénica grave; enfermedad hepática crónica, incluyendo alcoholismo crónico; enfermedades neuromusculares graves; inmunosupresión (incluyendo las inmunodeficiencias primarias y la originada por la infección por VIH o por fármacos , así como en los receptores de trasplantes y déficit de complemento); cáncer y hemopatías malignas; fístula de líquido cefalorraquídeo e implante coclear o en espera del mismo; enfermedad celíaca; enfermedad inflamatoria crónica; y trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras.

Asimismo, Sanidad aconseja la inmunización frente a Covid y gripe en embarazadas en cualquier trimestre de gestación y mujeres durante el puerperio (hasta los 6 meses tras el parto y que no se hayan vacunado durante el embarazo); así como en personas convivientes con aquellas que tienen alto grado de inmunosupresión (trasplantadas de progenitores hematopoyéticos, trasplantadas de órgano sólido, insuficiencia renal crónica, infección por VIH con bajo recuento de CD4 (< 200 cel/ml), algunas inmunodeficiencias primarias) y aquellas sometidas a ciertas terapias inmunosupresoras). También se podrán incluir convivientes de personas con otras enfermedades de mayor riesgo y mayores.

Con el objetivo de reducir el impacto y asegurar el mantenimiento de servicios críticos y esenciales a la comunidad, se recomienda la vacunación del personal de centros sanitarios y sociosanitarios públicos y privados (tanto sanitarios como no sanitarios, excepto estudiantes en los que solo se recomienda vacunación frente a la gripe), y personas que trabajan en servicios públicos esenciales (especialmente fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local; bomberos y servicios de protección civil).

El Ministerio, es sus recomendaciones, especifica además quién debería vacunarse solo de la gripe. En este apartado, destaca como novedad la inclusión de la población infantil entre 6-59 meses (5 años) de edad. También se aconseja a las personas de 5 a 59 años de edad que presentan un mayor riesgo de complicaciones derivadas de la gripe, como aquellas entre 5 y 18 años de edad que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe, o las personas fumadoras; estudiantes en prácticas en centros sanitarios y sociosanitarios; y personas con exposición laboral directa a animales o a sus secreciones en granjas o explotaciones avícolas, porcinas o de visones o a fauna silvestre (aves, jabalíes o mustélidos), como ganaderos, veterinarios, trabajadores de granjas, cazadores, ornitólogos, agentes de medioambiente, personal de zoológicos, etc. El objetivo es reducir la posibilidad de una infección concomitante de virus humano y aviar o porcino, disminuyendo la posibilidad de recombinación o intercambio genético entre ambos virus.

Vacunas disponibles

En España, a fecha de publicación del documento por parte del Ministerio de Sanidad, estaban disponibles las vacunas frente al Covid Comirnaty original/ómicron BA.4-5; Spikevax original/ómicron BA.1; Spikevax original/ómicron BA.4-5, VidPrevtyn y Bimervax.

El pasado 6 de junio, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) publicaron una declaración conjunta en la que recomiendan que las vacunas a administrar en la próxima temporada 2023-2024 sean monovalentes frente a la subvariante XBB de la cepa ómicron, preferiblemente XBB.1.5, que asegure protección frente a las cepas circulantes de SARS-CoV-2, «que en este momento son: EG.5 (Eris) y la reciente BA.2.86 (Pirola), aunque sus casos son por ahora limitados. Esto significa el abandono de las bivalentes con la cepa original que ya no circula», explica la doctora Tomás, quien añade que, teniendo en cuenta esta declaración, «tanto Comirnaty original/ómicron BA.4-5 y Spikevax original/ómicron BA.4-5, no estarían recomendadas».

«En relación con VidPrevtyn (proteína de la espícula del SARS-CoV-2 -cepa B.1.351 que es una variante beta) producida por tecnología de ADN recombinante y Bimervax, podrían disponer de las nuevas vacunas adaptadas para antes de que comience la temporada, especialmente frente a XBB de la cepa ómicron, preferiblemente XBB.1.5 y EG.5 (y si fuera necesario, por su expansión BA.2.86)», concluye la experta.

Estas vacunas se podrán administrar como dosis de recuerdo o como primovacunación. No se ha aprobado ninguna vacuna que cumpla estos requisitos hasta la fecha, aunque se espera que se autoricen antes del comienzo de la temporada 2023-2024.