enero 13, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Bruselas presiona la creación del «impuesto Google» desde Estados Unidos | Economía

Bruselas presiona la creación del "impuesto Google" desde Estados Unidos |  Economía

Bruselas ha decidido aparcar su propuesta de Tasa de Google Unión Europea tras el principio de acuerdo alcanzado por el G-20 para fijar un impuesto mínimo a las multinacionales. Un portavoz de la comunidad dijo el lunes que la Comisión Europea ha decidido «suspender» su trabajo, que debía ser presentado la próxima semana, para centrarse en finalizar el proyecto y en el plan para la implementación del impuesto global acordado en Venecia. El anuncio coincide con una visita a Bruselas de la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, quien este fin de semana volvió a pedir a la UE que reconsidere sus planes de gravar las grandes empresas tecnológicas.

Más información

La Unión Europea ha decidido hacer un gesto con Washington y posponer la propuesta de un impuesto para gravar la actividad de las grandes tecnologías. El impuesto, ya establecido en España o Francia, debe ser uno de los ingresos que te permita pagar los 800.000 millones de euros del fondo de recuperación. Bruselas quería que las empresas de tecnología, que continúan escapándose del Tesoro de la mayoría de los socios de la UE, asumieran parte del costo de la reconstrucción económica, habiendo sido las grandes ganadoras de la pandemia.

Estados Unidos se opuso al impuesto desde el principio, considerándolo discriminatorio. Fue rechazado por el expresidente Donald Trump, pero también por la actual administración Joe Biden, que entiende que el acuerdo que debería alcanzarse dentro de la OCDE en octubre ya resuelve las preocupaciones de Bruselas. Yellen reiteró durante el fin de semana que el pacto, que comenzará a aplicarse en 2023, implica que la tarifa es redundante. «Depende de la Comisión y los miembros de la UE decidir qué camino tomar», dijo durante su conferencia de prensa en Venecia.

En un claro gesto a Estados Unidos, Bruselas ha anunciado que no presentará ese paquete fiscal la semana que viene. Y no lo hará, según un portavoz de la Comisión, hasta que se complete el proceso de planificación fiscal en la OCDE el próximo octubre. «Hemos decidido suspender nuestro trabajo sobre una propuesta de tarifa digital como un nuevo recurso propio de la UE durante este período», dijo. Los funcionarios de la comunidad podrán transmitir esta noticia a Yellen, quien según Bloomberg va a Bruselas dispuesto a presionar a las instituciones para que abandonen este impuesto.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos se reunió este lunes con la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde; con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y con su vicepresidente ejecutivo Valdis Dombrovskis y el comisario de Economía, Paolo Gentiloni. El italiano destacó que la decisión de Bruselas de posponer la propuesta de la UE se debe al deseo de «trabajar en estrecha colaboración» con Estados Unidos para «la última parte de este histórico acuerdo» que permitirá a las empresas pagar un impuesto mínimo del 15% donde operan.

A continuación, Yellen fue a la reunión del Eurogrupo, en su formato de 27 países, para charlar con los ministros de finanzas de la UE. De hecho, no todos los socios de la UE han respaldado el impuesto mínimo global al que ha apostado Estados Unidos. Y el propio presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, también es responsable de las finanzas de un país, Irlanda, que junto con Hungría y Estonia se han negado a adherirse a este impuesto. Al ingresar al Eurogrupo, Donohoe no se refirió a la tarifa digital y destacó que en la reunión con Yellen se discutirá cómo «cooperar» y «trabajar» con Estados Unidos.

Fuentes comunitarias aseguran que Bruselas no tira la toalla con el impuesto digital. Sin embargo, admiten que necesitan más tiempo para convencer a EE. UU. De que la tasa no es discriminatoria, ya que afecta tanto a empresas estadounidenses como europeas. Sin embargo, tampoco existe consenso sobre este impuesto en la UE, ya que países como Luxemburgo, Irlanda o Suecia lo han rechazado en repetidas ocasiones. El vicecanciller y jefe de finanzas de Alemania, Olaf Scholz, dijo que la decisión de Bruselas de suspender el debate era una «señal» del progreso realizado para cerrar un acuerdo de impuesto mínimo el próximo octubre.