diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Bruselas y Google se enfrentan a una multa de 4.340 millones ante la justicia europea | Economía

Bruselas y Google se enfrentan a una multa de 4.340 millones ante la justicia europea |  Economía
Una muñeca Android, el sistema operativo móvil de Google, delante del logotipo de la empresa.
Una muñeca Android, el sistema operativo móvil de Google, delante del logotipo de la empresa.Dado Ruvic / Reuters

Tras el golpe directo en la mandíbula de las astronómicas multas suele venir el tumulto de la batalla judicial. Esta semana tiene lugar en el Tribunal de la UE, en Luxemburgo, la audiencia del caso Google contra la Comisión Europea, uno de esos casos que podrían marcar el futuro de lo que las grandes empresas tecnológicas pueden o no pueden hacer para consolidar su posición. en el bloque comunitario.

El juicio, cuya audiencia comenzó el lunes y se extenderá en principio hasta el viernes, se remonta a 2018, cuando el ejecutivo de la UE impuso una multa de 4.340 millones de euros a la multinacional estadounidense, la más alta jamás reclamada por Bruselas, por haber entendido que había utilizó su sistema operativo Android para limitar la competencia de sus rivales en el mercado de la telefonía móvil.

MÁS INFORMACIÓN

Al igual que en los capítulos de Roadrunner, en los que cada producto lleva siempre la marca ACME, la ejecutiva de la UE, encabezada por la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, denunció que la empresa había violado las normas de competencia de la UE desde 2011 al pedir a los fabricantes que utilizaran teléfonos móviles con Google operativo. sistema (Android) que preinstaló su conocida herramienta de búsqueda (Google Search) y su propio navegador (Google Chrome) como condición para obtener la licencia de la tienda de aplicaciones de Google (Play Store), que tendría competencia limitada de otros navegadores y motores de búsqueda durante años.

«Negaron a los consumidores europeos las ventajas de la competencia efectiva», denunció posteriormente Vestager, cuyo argumento se sustentaba en datos (de 2016) que aseguraban, por ejemplo, que los teléfonos móviles con Software por Google más del 95% de los escaneos online se realizaron con el motor de búsqueda de la misma empresa. La Comisión también acusó a Google de hacer pagos ilegales a los fabricantes condicionados a la preinstalación exclusiva de la Búsqueda de Google y de obstaculizar ilegalmente el desarrollo y la distribución de otros sistemas operativos.

«El modelo de negocio de Android», respondió Sundar Pichai, director general de Google tras la multa, «ha creado más opciones para todos». Y agregó a través de una publicación de blog: «Es una gran ventaja para desarrolladores y consumidores». La empresa ha desmentido así el golpe económico y planteado el caso ante la justicia europea, cuyo Tribunal está escuchando a las partes en primera instancia estos días.

El juicio es enormemente complejo y ambos contendientes cuentan con abogados españoles en sus equipos de defensa, dos de los cuales lucharon codo con codo este martes: Carlos Urraca – del servicio jurídico de la Comisión – y Alfonso Lamadrid – socio de Garrigues en Bruselas, por el lado de. Google – presentó sus opiniones contradictorias sobre el llamado Acuerdo de distribución de aplicaciones móviles (MADA, por sus siglas en inglés).

Acumulación de litigios

El fallo, que puede ser impugnado ante el Tribunal de Justicia de la UE, no se espera en meses, pero la disputa con Bruselas se acumula con Google. En noviembre, el tribunal luxemburgués prevé pronunciarse sobre otro caso similar con idénticos protagonistas: en 2017, nuevamente bajo el liderazgo de Vestager, la Comisión multó a la empresa con 2.400 millones de euros por pretender haber favorecido sus productos a través de su propio buscador, que también violaba las normas antimonopolio de la UE. Y en 2019 volvió a multarla con otros 1.490 millones por comportamiento abusivo en su negocio publicitario. En junio de este año, el Ejecutivo Comunitario abrió una nueva investigación contra la empresa por supuestas prácticas monopólicas aún en el mercado publicitario. La factura de Google con la Comisión asciende actualmente a 8.240 millones de euros.

En la llamada Caso para Android, la defensa de la empresa, en general, sostiene que en lugar de reducir la competencia, el sistema operativo Android habría dado a los consumidores más poder, les habría permitido elegir, habría diversificado los móviles disponibles para esos consumidores y, en última instancia, habría ayudado para bajar los precios. La compañía cree que el caso está mal concebido y no está respaldado por ninguna evidencia. Y hace que los usuarios terminen usando el motor de búsqueda y el navegador por el simple hecho de que los prefieren a sus rivales, no porque vengan preinstalados en sus teléfonos; siempre podrían haber eliminado y descargado varios, usando Google Play Store, ellos discuten. Según la tecnología, esta preferencia del consumidor es fácilmente demostrable, ya que la palabra más buscada en el motor de búsqueda Bing (de su competidor Microsoft) es … «Google».

La asociación europea para la defensa de los consumidores BEUC, que habló en la audiencia del lunes, pidió en cambio «reventar la burbuja de la narrativa de Google según la cual su conducta se guió por el ‘bien del mundo’ al proporcionar Android de forma gratuita». La organización cree que, como resultado de prácticas anticompetitivas, esta empresa «se ha convertido en una guardiana del monopolio» al privar a los consumidores de opciones e innovación durante más de una década.