noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Caixa Penedès: Cómo conseguir una indemnización de Hacienda tras cometer un fraude | Economía

Caixa Penedès: Cómo conseguir una indemnización de Hacienda tras cometer un fraude |  Economía
El ex consejero delegado de Caixa Penedès, Ricard Pagès.
El ex consejero delegado de Caixa Penedès, Ricard Pagès.

Imagina que te nombran director ejecutivo de un banco. Imagine que se concede una pensión millonaria en medio de la burbuja inmobiliaria. Que el banco que dirigía está en ruinas debido a la mala gestión y el abuso en el momento de la burbuja inmobiliaria y los excesos cometidos en ese momento. Y cuando está a punto de ser condenado a prisión, devuelve el dinero recibido de la generosa pensión y aunque está condenado, evita ir a la cárcel. Para devolver el dinero, exige los impuestos que pagó cuando cobró ese jugoso plan de pensiones que le asignaron en la época del vino y las rosas. Pero no solo eso, también pides intereses de mora ya que has pagado los impuestos. Como Hacienda lo ignora, apela al juez. Y accede años después y obliga a la Agencia Tributaria a pagar cientos de miles de euros por esos intereses. Es más o menos lo que le pasó a Ricard Pagès, el exdirector general de Caixa Penedès, que era la tercera caja de ahorros catalana y que acabó siendo rescatado por el Estado, fusionado en BMN y absorbido por Banco Sabadell frente al difícil. situación de la institución.

La Audiencia Nacional estimó el recurso de casación interpuesto por Pagès contra la Agencia Tributaria. “Reconocemos el derecho al pago de intereses de demora sobre la cantidad de 2.856.440,53 €, que habrá que computar a partir de la fecha de entrada”, afirma la audiencia en sentencia de 27 de julio. La sentencia, que puede ser impugnada en el Tribunal Supremo, no fija una cifra precisa, pero según una estimación con la calculadora de la Agencia Tributaria, Pagès debería recibir de Hacienda más de 400.000 euros por intereses de demora ya que los ingresos indebidos se realizaron en 2011. hasta el reembolso en enero de 2015.

La sentencia explica que el exdirector de Caixa Penedès “recibió en 2011 importantes sumas de dinero de compañías aseguradoras derivadas de pólizas suscritas de forma fraudulenta; estos importes son atribuidos por el asegurador al período impositivo de que se trate y que el contribuyente ha incluido en su declaración de impuestos de 2011 por la noción de renta del trabajo ”. El exdirector general de la institución catalana percibió una pensión de 10.768.275 millones de euros, lo que supuso un pago a las autoridades fiscales de 3.168.743,46 euros, de los que 2,86 millones en retenciones en origen y 312.302 euros en la sede de presentación de la declaración de impuestos, según detalla. en la oración.

Pagès fue condenado a dos años de prisión por delito societario y administración injusta al frente de Caixa Penedès, «con la concurrencia de reparar el daño causado por la restitución de las sumas percibidas de las pólizas antes de la sentencia y al mismo tiempo declarar el nulidad de los mismos «.

Tras devolver a la caja de ahorros la suma que había recibido por su jubilación, Pagès, considerado por la fiscalía en el caso que supuso la primera condena de los exdirectores de cajas de ahorros en la crisis financiera, el cerebro de la estrategia para concretar una «desproporcionada plusvalía. en detrimento del fondo «, solicitó el reembolso de los impuestos que había pagado por su pensión y los correspondientes intereses de demora.

Hacienda no dudó en devolver los 3,16 millones abonados, pero afirmó tener que pagar únicamente los intereses de demora por la parte de la autoliquidación (312.302 euros) y no por el resto. Defendió que no había habido «errores de pago» porque el contribuyente creía que tenía derecho a cobrar la pensión y la había devuelto al fondo solo cuando un fallo determinó que había firmado fraudulentamente la póliza. La Audiencia, por su parte, considera que todas las cantidades abonadas por Pagès deben ser consideradas «ingresos indebidos» y, por tanto, obliga a Hacienda a pagar también los intereses de demora de los otros 2,86 millones.