noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Casado, separado de Abascal y vinculado a Vox | España

Casado, separado de Abascal y vinculado a Vox |  España
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, clausura este viernes el XXV Congreso Extraordinario de la Unión Europea de Personas Mayores en un hotel de Madrid.
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, clausura este viernes el XXV Congreso Extraordinario de la Unión Europea de Personas Mayores en un hotel de Madrid.Rodrigo Jiménez / EFE

Casado tenía un plan de futuro para su PP, pero aún no ha salido. Lleva 38 meses al frente del principal partido de la oposición, más de tres años desde que había prometido, en aquellas primarias internas en las que había derrotado la angustia del anterior régimen popular, que el PP ya había regresado. Pero aún no se sabe qué es ese PP. La tan esperada conferencia ideológica que comienza este lunes, con el primer capítulo en Santiago y la presencia allí de Mariano Rajoy, estaba planeada como punto final de un largo proceso de fases que el propio Pablo Casado había planeado para convertirse en la alternativa viable de Pedro. Sánchez gobierna. Pero esa hoja de ruta ha pasado por algunos errores, bamboleo, aceleración y frenado, atrapado como está en una relación no deseada con Vox.

Hace un año, en la moción de censura precipitada por Vox, Pablo Casado se aburrió y formalizó la ruptura de relaciones personales y políticas con el líder ultras, Santiago Abascal: «Hasta aquí hemos llegado». Doce meses después, ninguna encuesta le ofrece la oportunidad de gobernar en el futuro sin la colaboración directa de Vox. Y ese dilema no se ha resuelto.

Casado todavía quería imaginar, hasta sus sueños de este verano, que su proyecto de gobierno podría construirse sin Vox o Santiago Abascal, pero con una imitación de otro Javier Fernández al frente del PSOE. Javier Fernández, ahora retirado en Asturias, fue secretario general del PSOE en esa etapa crítica de 2016 cuando Sánchez se vio obligado a dimitir de su comisión federal el 1 de octubre. Esa crítica y traumática abstención de 68 escaños socialistas permitió a Mariano Rajoy ser elegido presidente por solo 170 votos 30 días después. Desde las confidencias a los más cercanos y con los estudios demográficos favorables que aportan (33% para el PP y 23% para el PSOE), Casado ve factible llegar a la próxima cita con encuestas al nivel de 137 diputados a lo que Luego cayó Rajoy, superando a Sánchez en votos y escaños y que esta derrota representa el fin político del actual líder socialista. En este escenario, Casado sospecha que el PSOE no tendría más remedio que buscar un sustituto que entienda que lo mejor para España es no generar más inestabilidad con múltiples pactos con formaciones nacionalistas y separatistas.

Esa visión del líder del PP tiene muchas etapas para quemar, pero estructuró su desembarco en La Moncloa en tres fases de las que crea dos portadas y media: consolidar internamente después de demasiadas campañas y elecciones, renovar la organización a su gusto y construir. una alternativa y un equipo de gobierno sólido y creíble.

Cuando hace balance, Casado no es en absoluto autocrítico. Observe solo las cosas positivas en su entorno. Considera que internamente ya nadie lo cuestiona, se encuentra en la última fase de renovación de las cumbres regionales y provinciales y para esta semana se ha puesto la gran asamblea de una Conferencia Nacional abierta a expertos y con 500 voces externas que develarán un Más hoja de ruta transversal en comparación con el clásico PP.

Como el PP llegó a la conclusión de que el ciclo de Sánchez ha llegado a su fin, a pesar de que la legislatura está a mitad de camino y las previsiones económicas y de salud tras el fin de la pandemia apuntan a unas perspectivas más optimistas para el PSOE, Casado, se ve a sí mismo en la carretera de La Moncloa. No parece una quimera en absoluto.

Hace los números y cree que puede ser presidente como lo fue Rajoy en 2016, después de ese turbulento año electoral. La mayoría de las encuestas privadas (no las oficiales del CIS) pronostican ahora el PP en torno a los 130 escaños, lejos de los 176 de la mayoría absoluta, incluso con los 35 previstos para Vox. Casado todavía cree que estas predicciones se pueden mejorar. Va a eventos, varios al día, y siente que se le acerca más joven que antes, cuando él mismo se ha dado cuenta de que «políticamente no es muy sexy». Otros dirigentes del PP confirman que este «entusiasmo no era normal hasta ahora, porque no éramos un partido fresco para ese electorado». Y lo contrastan con los problemas que a veces encuentra Sánchez para pisar el camino sin contratiempos o sin ser reprendido.

El objetivo de Casado, tras especular que Sánchez no se recuperará tras el final de la crisis, es alcanzar ese 33% de los votos de Rajoy en el 10-N de 2016 (137 diputados), que el PSOE baja por debajo del 23% (85 escaños) y que no encaja lo suficiente con las alianzas ni con Unidos Podemos ni con los partidos separatistas.

El problema más evidente de ese plan es donde el PP de Casado convencerá a los socios de derrotar a Sánchez y provocar su abandono, si, como ha anunciado en varias ocasiones, no está dispuesto a gobernar con Vox y Ciudadanos perpetuando su desaparición.

En el entorno del líder popular, se especula que, tras otra gran crisis socialista ante esa hipotética derrota en las elecciones de 2023, líderes moderados del PSOE como Emiliano García-Page, Guillermo Fernández Vara o Javier Lambán podrían tomar responsabilidad de forzar la reversión del voto al menos a la abstención, como en 2016. Es por ello que muchos de sus dirigentes regionales más moderados, como el gallego Alberto Núñez Feijóo, el castellano Alfonso Fernández Mañueco o el andaluz Juan Manuel Moreno se encargan de esas relaciones como tanto como sea posible. Y creen que el PNV o Coalición de Canarias podría reorientar su voto hacia el pragmatismo, a pesar de las duras acusaciones que se hicieron cuando ayudaron a invertir a Sánchez.

Casado defiende que se mantiene la ruptura con Vox. Hasta el día de hoy todavía niega esos votos. Se niega a reconstruir su empeorada mala relación con Abascal. Y es por ello que agradece tanto el éxito de su proyecto «generosidad» y el saber hacer hasta ahora del andaluz Juan Manuel Moreno, del que pende la incógnita de un incierto avance electoral, y el disparo de Isabel. Díaz de Madrid Ayuso. Pero el éxito de Ayuso en 4-M le ha enseñado un camino que ahora quiere tomar por su cuenta, su estilo y su programa. Sus entornos no se comprenden ni comparten intereses comunes. Ayuso se ha rodeado sin complejos de los pesos pesados ​​del Aznarismo y Casado, mientras Esperanza Aguirre pone el dedo en la llaga, de su joven e inexperta banda de amigos, de las Nuevas Generaciones y de Twitter, donde se cruza con casi todo.