diciembre 8, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Consejo de Ministros decide aumentar el salario mínimo en 15 euros en 2021 y prorrogar el ERTE hasta el 28 de febrero de 2022 | Economía

Consejo de Ministros decide aumentar el salario mínimo en 15 euros en 2021 y prorrogar el ERTE hasta el 28 de febrero de 2022 |  Economía
José Luis Escrivá, junto a Isabel Rodríguez (c) y Yolanda Díaz, durante la rueda de prensa de este martes en Moncloa.
José Luis Escrivá, junto a Isabel Rodríguez (c) y Yolanda Díaz, durante la rueda de prensa de este martes en Moncloa.JJ Guillén / EFE

El Consejo de Ministros reunido este martes aprobó el aumento del salario mínimo interprofesional (SMI) a 965 euros mensuales en 14 cuotas junto con la prórroga de ERTE hasta el 28 de febrero de 2022. Se trata de dos medidas de capital dentro de la cartera social de la Ejecutivos, y que se han presentado con distinto grado de apoyo por parte de los agentes sociales. Si bien el aumento del SMI solo contó con el visto bueno de los sindicatos, la ampliación más allá del 30 de septiembre de los expedientes del reglamento del trabajo temporal ha obtenido finalmente el visto bueno de la patronal tras haber sido sometida, el pasado lunes por la tarde, a la evaluación de la sus órganos internos.

MÁS INFORMACIÓN

«Devolvemos su compromiso a todos los que levantaron el país durante la pandemia», dijo la vicepresidenta Yolanda Díaz, una de las figuras dentro del gobierno de coalición que más presión ha ejercido para que el aumento del salario básico se dé antes. .fin de año. El ministro de Trabajo también indicó que con su incremento «se reduce la brecha de género» y permite que «mujeres y jóvenes vean mejoradas sus condiciones salariales».

Junto a Díaz, también compareció el consejero de Seguridad Social, José Luis Escrivá, quien valoró que este martes es «el sexto acuerdo de protección laboral». Además de la renovación de la ERTE, también acogió con satisfacción la ampliación del beneficio extraordinario de cese de actividad para los autónomos hasta el 28 de febrero, otra de las principales medidas que forman parte del contrato firmado esta mañana y que la mayoría han celebró organizaciones representativas de autónomos (ATA, UPTA y Uatae).

La negociación para subir el salario mínimo en 15 € para el resto del año -a pesar de haber sido aprobada a finales de este mes, se hará un ajuste en las nóminas de septiembre en las que se contemplará el aumento- no tuvo éxito. llegar a consensos entre los agentes sociales.

Aunque los sindicatos han considerado necesario que el Gobierno acuerde un crecimiento no inferior a los 25 euros para el año en curso, junto con el compromiso de llevarlo a los 1.000 euros en enero de 2022, el Ejecutivo finalmente ha fijado una cantidad menor, pero está comprometido a mantener la senda de crecimiento. Esos 15 euros estaban en el corazón de la propuesta elaborada por el comité de expertos reunido por Work, y que en su informe final había fijado el rango de elevación para 2021 entre 12 y 19 euros. Los cálculos de la comisión se dirigen al compromiso del gobierno de subir el salario mínimo hasta alcanzar el 60% del salario medio en España al final de la legislatura, en 2023.

Sin embargo, durante uno de los capítulos finales de la negociación, Trabajo propuso rebajar la subida por debajo de los 12 euros para sumar el apoyo de los emprendedores, lo que no sucedió. El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, se mantuvo firme en su negativa a aceptar un nuevo incremento, asegurando que esto podría socavar la senda de recuperación que está atravesando la economía española.

Ni siquiera el VI Convenio Social en Defensa del Empleo en el que se enmarca la ampliación de la ERTE fue un charco de petróleo. Si bien las posiciones de partida entre el gobierno, los sindicatos y los empresarios no fueron tan duras como en los demás temas discutidos en el diálogo social -reforma laboral y previsional- en reuniones recientes, casi no se ha avanzado.

Ausencias comprometidas

Dos ausencias del Ministerio de Seguridad Social en reuniones recientes comprometieron la ratificación del acuerdo en el Consejo de Ministros de este martes -el último del mes- y caldearon el ambiente. La voluntad del ministro José Luis Escrivá de que la continuidad de este mecanismo de protección -bajo el que actualmente se protegen 253.000 personas- esté estrechamente vinculada a la formación de los trabajadores fue algo que no satisfizo a los empresarios. Las objeciones iniciales de los sindicatos giraban en torno a otras cuestiones, por ejemplo, cuáles deberían ser esos planes, a pesar de que su mayor desacuerdo tenía que ver con cuánto tiempo tendrían que someterse las empresas.

Por este motivo, finalmente se decidió prorrogar la normativa ERTE actual hasta el 31 de octubre, y aplazar la entrada en vigor de la nueva hasta el 1 de noviembre. En ellos, el importe de las exenciones de las que las empresas seguirán beneficiándose en las cotizaciones a la seguridad social de los trabajadores suspendidos variará en función de que presenten o no estos planes de formación.

Tras las últimas revisiones realizadas el lunes por la noche, el convenio prevé exenciones del 40% para empresas con más de 10 trabajadores que no ofrezcan formación a sus empleados y del 80% si realizan acciones formativas dentro de ERTE por limitación de actividades; mientras que para las empresas más pequeñas, con menos de 10 empleados, estas exenciones alcanzan el 50% sin capacitación y el 80% con capacitación. En el caso de inactividad de ERTE, las exenciones para todas las empresas serán del 100%.

Además, el convenio prevé la implantación de ERTE específicos para las empresas afectadas por la erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla de La Palma y en todas las Islas Canarias. Los trabajadores tendrán protección y las empresas se beneficiarán de exenciones de hasta el 100% de las cotizaciones sociales en caso de impedimento total de su actividad y de hasta el 90% en caso de limitación de actividad.