diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Convención PP: Todos juntos: «Gracias, Pablo» | España

Convención PP: Todos juntos: "Gracias, Pablo" |  España

No era solo Ayuso, eran todos. El presidente de Murcia, Fernando López Miras, también es considerado uno de los más matones y simpatizante indiscutible de Pablo Casado y su equipo, quiso introducir una especie de broma muy reveladora al final de su intervención: «Presidente, yo también me quedaré en Murcia». Así, López Miras parafraseó un pasaje previamente pronunciado con mucha parsimonia por la gran estrella de la jornada, Isabel Díaz Ayuso de Madrid, que pareció en muchos momentos abrumada por la emoción y el aluvión de aprobaciones, aplausos y aplausos que ha cosechado desde su aparición de la Palacio de las Artes y las Ciencias de Valencia en el congreso nacional de los PP. «Mi salida y mi objetivo político es Madrid», dijo Ayuso. Y aprovechó para volver a decir «gracias» a Casado y «dejar claro» dónde cree que está ahora su sitio: en Madrid. Por supuesto, a la cabeza de la Comunidad y también del partido. Todos los demás presidentes, barones regionales y, sobre todo, el secretario general, Teodoro García Egea, han agradecido reiteradamente a Casado.

La catarata de los aduladores programada en la jornada para reafirmar y relanzar a Casado, en esta fase que el PP pretende ser la fase final de su alternativa para arrebatarle La Moncloa al socialista Pedro Sánchez, ha llegado a su punto álgido con el discurso que ha hecho Egea confiado reitera su mantra: «Sin partido no hay gobierno». Su primera frase de estímulo coincidió con la última para explicar el motivo de pertenencia al PP a los 1.500 feroces militantes que pudieron acceder al pequeño auditorio: «Unir para ganar, ganar para gobernar y gobernar para ofrecer un proyecto de vida al Españoles «. los número dos Se envolvió con una pantalla gigante detrás de él que, sobre un fondo azul, fue desarrollando al alza los resultados y las expectativas de voto de su partido y Casado desde que ganaron el congreso interno y llegaron hace 38 meses como presidente del PP. Egea, en ese curso, enumeró elecciones y momentos críticos de estos más de tres años, hasta las frustradas mociones que intentó el PSOE en Murcia y Castilla y León, que consideró «la primera vuelta» del éxito que se obtuvo entonces en las elecciones de Madrid el 4 de mayo, cuando Díaz Ayuso asumió la presidencia.

Todas las palabras, incluso las silenciosas, y todos los gestos, incluso los más pequeños, parecían perseguir alguna reacción de Ayuso. Incluso algunos malentendidos, como cuando el propio Casado detuvo en su lugar al expresidente de México, Felipe Calderón, que quiso levantarse para aplaudir parte de la intervención del madrileño. Este es el grado de inquietud, incertidumbre, nerviosismo e inquietud que ahora provoca que todo tenga que ver con Ayuso en el PP de Casado. Por eso Egea ha reiterado reiteradamente el llamado a unirse para conquistar a toda la centroizquierda, alcanzar el nivel de 176 escaños que dan mayoría absoluta (no ha aclarado si con Vox dentro o fuera) y transformar el país con sus políticas ”. en uno de los 10 países más importantes del mundo ”. Y por eso no ha dejado de agradecer a su amigo Pablo, a quien elevó a la categoría de «líder, no administrador» y luego se sonrojó con una lluvia de piropos: «Luchador, leal, imprescindible …».

Cómo Ayuso eclipsó todo desde su entrada con la categoría de «¡Presidente, Presidente!» para la base, hasta decenas de medios de comunicación, la gran conversación preparada entre seis líderes regionales para presumir de los «gobiernos de la libertad» fue bastante deslucida. Algunos de los llamados barones moderados, eternos aspirantes a subir un peldaño más en la escalera del poder del futuro PP cuando a Casado se le acaben las balas electorales, se han visto obligados a alargar e improvisar discursos para una candidatura, nadie sabe exactamente qué. El que más lo intentó fue el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, canciller de los beneficios del bipartidismo, que empezó con algo más que una advertencia: «Poder gobernar no es un regalo». E invitó a todos los presentes a volver a casa el lunes, tras la clausura de las jornadas dominicales en Casado, «conectados con la ilusión» pero dispuestos a trabajar.

El andaluz Juan Manuel Moreno, que se acercó a Ayuso en la recogida de adhesiones que recogió en el auditorio, se adhirió más a las pretensiones de los programadores del evento y, sobre todo, ejerció las recetas de su modelo de gobierno en la Junta de Andalucía tras 40 años de socialismo: «Honestidad y falta de corrupción, reformismo, diálogo, creación de puentes y puntos de encuentro, tranquilidad, seriedad y paciencia». Moreno llegó a Valencia tras sentar las bases en su tierra de lo que habría sido un pacto sin precedentes hasta ahora en España, la gran coalición del PP y el PSOE para cerrar unos presupuestos sin extremismo Vox en la mayor región del país. Y uno de los que aportan más votantes en una elección.

La esperada conversación entre los presidentes autonómicos del PP se convirtió en un monólogo nada más subir al escenario Ayuso con sus 15 reflexiones sobre el éxito de su modelo de gobierno, que se puede resumir bastante: no intimidar ni confundir moderación con equidistancia, lucha. todas las batallas en especial contra Pedro Sánchez, rodéate de lo mejor, libertad y protege España. El popular madrileño se ha puesto un lema: «Las águilas vuelan solas y los cuervos en bandada». Eso sí, no quiso terminar y cerrar la convención sin mostrarle su lealtad a su mentor a su manera y que siempre estará con él, aunque lo instara a dar un paso adelante: “Gracias, Pablo. . Quiero aclarar que sé dónde está mi sitio, en Madrid, lo haré lo mejor que pueda por Madrid, porque Madrid es España y por qué necesitamos que vengas a La Moncloa ”. La convención continúa y este domingo corrida Casado en Plaza de Valencia. Egea promete más fuegos artificiales valencianos.