diciembre 4, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Copa América: Argentina se despierta ante Uruguay | Copa América 2021

Copa América: Argentina se despierta ante Uruguay |  Copa América 2021
Los futbolistas argentinos celebran el gol de Guido Rodríguez en la Copa América.
Los futbolistas argentinos celebran el gol de Guido Rodríguez en la Copa América.Eraldo Peres / AP

Argentina se reencontró con la victoria. Lo hizo, nada menos que contra Uruguay. Después de tres empates consecutivos -dos en las eliminatorias sudamericanas, el resto ante Chile en el primero de la Copa América- la Albiceleste gana confianza, pero sobre todo despeja dudas. En la nueva generación de Argentina aparecieron dos viejos rockeros, Nicolás Otamendi para secar Luis Suárez y, como no podía ser de otra manera: Lionel Messi. El 10 hizo el 10. Lideró un equipo discreto pero muy pragmático. Y la Albiceleste ya pasó la fase más dura del grupo A, un empate ante Chile en el nuevo clásico (1-1), una victoria ante Uruguay en el clásico de la historia (1-0).

Si Inglaterra-Escocia es el primer clásico del mundo, nació el 30 de noviembre de 1872, hace 149 años, Argentina-Uruguay es el más repetido: 207 partidos. En 1902 tuvo lugar en Montevideo el derbi del Río de la Plata, una rivalidad mundial (disputaron la final en 1930), principalmente sudamericano: Uruguay suma 15 Copas de las Américas a 14 de Argentina. En definitiva, una rivalidad tradicional, hoy simbolizada en una amistad: la de Messi con Luis Suárez. Apareció el argentino; el uruguayo, no. Nada cambió en su duelo personal: Suárez nunca venció a Messi y Argentina despertó en la Copa América.

Más información

Errático en ataque, frágil en defensa en su debut ante Chile, Scaloni ha vuelto a sacudir el once. Nada nuevo en su inventario, aunque esta vez fue sorprendente porque en el anterior había advertido que no haría muchos cambios. Hizo cuatro frente al duelo contra Red, tres atrás. El cuerpo técnico de la Albiceleste estaba preocupado por la falta de fiabilidad del equipo cuando no tenía balón, sustancialmente débil cuando se vio obligado a retirarse. La estrategia funcionó para Scaloni. Con el balón, Argentina se plantó en el campo de Uruguay. Sin la piel, recogió líneas lejos de Emiliano Martínez. No sufrió en defensa. Buenas noticias. También encontró una forma de lastimar a Uruguay. Noticias mucho mejores.

Desde el inicio, Acuña dio tarjeta amarilla con un disparo fuerte desde la portería del área. Messi lo imitó. Muslera atrapó con facilidad el disparo del Sevilla, pero menos lúcido contra el 10. El problema es que el rebote cayó sobre Lautaro Martínez, a quien se le negó el gol tras sumar cuatro partidos sin marcar. Pero Messi insistió. Activo para presionar, moviéndose para encontrar el balón, en el 10 comienza por la derecha, se retira al centro del campo para generar superioridad, se presenta como lateral izquierdo para mandar el pase a la cabeza de Guido Rodríguez que cierra el 1- 0. La reacción de Uruguay fue tímida, Cavani (32 toques) más presente que Luis Suárez (25), nadie ganando.

Lo que le pasa a Uruguay en ataque es paradójico. Cavani (34) y Luis Suárez (34) que, entre los dos, han marcado 114 goles, en los 119 partidos que han coincidido en el terreno de juego y que en sus clubes han firmado respectivamente 17 y 21 goles en la última temporada, no pueden traspasar con la Celeste. El delantero del Manchester United no ha intentado ningún disparo contra Argentina, el del Atlético. Tampoco apuntaba al gol. Uruguay, que ya lleva cuatro partidos sin marcar y en Brasilia, nunca ha molestado a Emiliano Martínez, ni siquiera cuando la Albiceleste, empatada al resultado, se retiró. Messi jugó, Otamendi resistió y Argentina está enganchada a la Copa América.

Regístrese aquí en Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región