julio 25, 2024

Covid-19: El rayo de los bazares chinos en España | Trato

Covid-19: El rayo de los bazares chinos en España |  Trato
Bazar chino cerrado en el distrito de Chamberí de Madrid.Susana carrizosa

La crisis sanitaria y el brutal golpe al consumo desde el inicio de la pandemia también están causando estragos en el comercio asiático establecido en las grandes ciudades, en los conocidos bazares chinos. Es fácil contemplar grandes locales abandonados o liquidados en Madrid y Barcelona. Hay varias causas. Parte de esta comunidad ha regresado a China. «La salud es lo primero», dicen los comerciantes. En contra de «quitarse la máscara al aire libre», como dicen algunos en esta quinta ola, vuelan a su país para vacunarse y partir de allí. Otros, aprovechando la recuperación actual, abandonan sus fábricas para abrirlas en grandes áreas ubicadas en las afueras de la ciudad, y un tercer grupo, más emprendedor, opta por reinventarse.

Simplemente da un paseo por Madrid. Desde Fuencarral-El Pardo, Chamberí, Moncloa-Aravaca, Arganzuela hasta Centro, Carabanchel, Villa de Vallecas o Usera. Sus calles anuncian locales disponibles para la venta o alquiler en los bazares chinos de por vida. Pedro Nueno, profesor del IESE, fundador y presidente de honor de la China Europe International Business School (CEIBS), justifica estos cierres por varios motivos: «Covid-19, el declive del turismo, el drástico cambio de hábitos de consumo que está afectando al físico tienda, calidad del producto en algunos casos y el aumento de normativas y controles de todos los negocios ”.

El abogado Lidan Qi, director de la consultora Puente China España, que asesora a grandes empresas y emprendedores chinos, prioriza criterios de salud. “Hay compatriotas que ven muy lejos el final de la pandemia y no se sienten seguros aquí”. «El asiático es muy cauteloso», dice, y recuerda su confinamiento en enero-febrero de 2020. Qi señala: «Muchos cierres provienen de comerciantes que se fueron al comienzo de la pandemia y no pueden regresar porque no tienen más ahorros. . para comenzar. de nuevo «. Las cifras del INE reflejan este descenso teniendo en cuenta una población de 232.807 chinos en 2020 (170 muertes) y 228.564 al 1 de enero de 2021.

Otro motivo del cierre tiene que ver con la asfixiante pausa en las ventas de meses atrás y la imposibilidad de seguir asumiendo costos como los altos alquileres. Es el caso de uno de los dos bazares de la calle de Juan Montalvo, en la zona madrileña de la Ciudad Universitaria. Su inquilino ha dejado los 300 metros cuadrados «porque no está en venta». Una plaza por la que pagó 4.000 euros al mes y no llegó a un acuerdo con el propietario para rebajarlo. Eduardo Molet, propietario de la agencia inmobiliaria que lleva su nombre, reconoce que «aunque hay quienes han empezado a bajar el alquiler, la baja rentabilidad de estas actividades les impide seguir con el negocio».

Contenido del Artículo

Emprendedores natos

Molet subraya: «Las empresas asiáticas han resistido más», pero «las que se habían retrasado hasta el verano comienzan a decaer». Sin embargo, el incipiente recorte de alquiler anunciado por el experto inmobiliario está comenzando a ser explotado por los comerciantes asiáticos que optan por reinventarse «con otro tipo de negocios más baratos como las panaderías», dice Lidan Qi. «Los chinos son una persona muy emprendedora y los que se quedan en España buscarán qué hacer ahora». Y lo hará sin perder tiempo porque, como asegura Pedro Nueno, “estamos hablando de profesionales que saben aprovechar las oportunidades y moverse con rapidez”.

De hecho, un portavoz de la Asociación de Chinos de España, que se identifica como Li, apunta: “Quienes ven la crisis como una oportunidad han cerrado sus tiendas y ya están trabajando para abrir negocios y franquicias relacionadas con la energía, el pan, entrega y venta a domicilio en línea«. Se espera que sean las nuevas empresas chinas en España. Li agrega, entre las razones que llevaron a la bancarrota a sus compatriotas, el aumento de los costos del transporte internacional, «tres veces mayor», que afectó su declive y la recepción, con gran retraso, de mercancías procedentes de China.

El dueño del bazar de la calle de Fernando el Católico, 4, de Chamberí, que no quiere decir su nombre, culpa al cierre de la pandemia «porque la gente sale menos y compra bastante» y también a la enorme competencia de e- comercio, «ya se ha comprado casi todo en línea». «Ya no gastamos con alegría», dicen los vecinos del barrio. A pocas calles, en Cea Bermúdez, hay otro bazar en liquidación.

Un residente de Magallanes ahora tiene suerte. Su cierre es una oportunidad para la joven pareja asiática que lo alcanzó a un precio de 2.500 euros al mes. Desde el anonimato se reconocen “afrontando el reto con mucha ilusión” a pesar de los numerosos gastos (mercancías, impuestos, personal…) ”y“ cuando existe la incertidumbre de la recuperación. Un miembro de la pareja confiesa que se lanza porque conoce muy bien el negocio y cuento con la ayuda de su madre, que tiene otra estructura.

En Barcelona pasa algo diferente. El cierre de las pequeñas empresas «por quiebra o contagio incontrolado» ha motivado un cambio de estrategia para el empresario chino, según explica Jonhi Zhang, mayorista textil y secretario general de la Federación de Empresas Chinas de España. Acudimos a locales de más de 1.000 metros cuadrados en la ciudad ya grandes superficies, a partir de 5.000 metros cuadrados, en la periferia ”. Y ejemplifica: “Cierran un pequeño restaurante y abren grandes wok porque Barcelona es un buen momento para tomar buenos asientos”. Otro movimiento del que habla es el desarrollo de cadenas de panaderías dirigidas por chinos que emplean personal nacional. Son tiempos de transformación empresarial.