diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Cumbre Vieja: A merced de los caprichos del errático volcán de La Palma | Sociedad

Cumbre Vieja: A merced de los caprichos del errático volcán de La Palma |  Sociedad

Maura Martín, de 74 años, habla con dos ancianos del pueblo de Tazacorte (4.600 habitantes) y les cuenta una de esas cosas inéditas que están pasando ahora en La Palma: “La lava se lanzó ayer [por el domingo] la casa de mi hija y yo dejamos la antena de televisión en pie, que allí estaba plantada ”. Otra señora se une al trío: «Dicen que el volcán se ha detenido». Entonces llega una enfermera que vive cerca y se une a la conversación con la frase que está en boca de todos: «Ahora se detuvo, ¿no?» A esa misma hora, a las diez de la mañana de este lunes, la alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García, del PP, llamó a una de sus asesoras: «Parece que se ha detenido, ¿no?» En la televisión canaria, en ese preciso momento, el alcalde de Tazacorte, Juan Miguel Rodríguez, de Nueva Canarias, confirma que de hecho el volcán se ha detenido y que ha dejado de emitir lava. «Crucemos los dedos», agrega.

Al mismo tiempo, en los alrededores del cercano municipio de Fuencaliente (1.700 habitantes), se empezó a detectar una sucesión de pequeños terremotos. Algunos especialistas han explicado que el silencio del volcán podría incluso ser dañino, consecuencia de una especie de tapón magmático; y que era posible que la fuerza de las rocas ardientes lo enviara a todas partes y explotara en todos los rincones de la región. Por ejemplo, en Fuencaliente. Un tipo que escuchaba las noticias en un bar fue aún más explícito: “Como una botella de champán cerrada, temblabas. Verás ahora ”.

Más información

La población de La Palma, especialmente esta parte de la isla ubicada al pie de la cordillera volcánica Cumbre Vieja, vive anticipándose a los caprichos del volcán, a sus bofetadas. Y depende de su comportamiento, particularmente impredecible este lunes, su noveno día activo. El domingo, una marea de lava refluyó a gran velocidad y en menos de 45 minutos, cabalgando sobre la capa de roca volcánica inmóvil que había sido arrojada días atrás, demolió la simbólica iglesia de Todoque, la carnicería del barrio, el deambulatorio y un cuarentena de casas. «Fue como si una montaña de escombros cayera contra cada edificio», describió el concejal de Obras de Los Llanos, Fran Leal, quien en ese momento estaba allí para vaciar las casas de los vecinos, sacar neveras y lavadoras, y que tuvo que dejar a su equipo fugitivo junto.

La avalancha también afectó la sede de la asociación de vecinos, que dejó temblorosa, con grietas en los muros del tamaño de un hombre. El barrio de Todoque se partió en dos y su centro desapareció para siempre. Video del campanario colapsando en medio de una nube de polvo y humo que se extendió por la isla en segundos. Los expertos pronosticaron que, dado el vertiginoso avance de la lava, llegaría al mar al amanecer. Por este motivo, el Gobierno de Canarias ha ordenado el confinamiento de algunas pedanías costeras de Tazacorte para evitar inhalar los gases tóxicos que surgen cuando la lava se sumerge en el agua.

En la noche del domingo, el volcán parecía más violento que nunca, enviando llamas de rocas de cientos de metros de altura, formando columnas incandescentes que brillaban en la oscuridad a lo lejos, en un espectáculo sobrecogedor y abrumador.

Sin embargo, su actividad y la velocidad meteórica de la lava se desaceleró bruscamente por la mañana, a las ocho y media. Los confinados vecinos de los barrios de la costa de Tazacorte seguían encerrados en la casa frente al televisor y contenían la respiración sin saber qué hacer, ya que, finalmente, la lava no había llegado al mar y no había ningún elemento tóxico flotando. la zona. Pero muy pocos se han atrevido a salir, asustados y hartos de este volcán maníaco. Uno de ellos también se burló de los geólogos y vulcanólogos, quienes, como los economistas, decían «predicen muy bien el pasado».

Pino Monterrey mira la pantalla, atento al avance de la lava, a escasos metros de su finca en Tazacorte (La Palma).
Pino Monterrey mira la pantalla, atento al avance de la lava, a escasos metros de su finca en Tazacorte (La Palma). Samuel Sánchez

Nadie sabía lo que podía pasar: se abriría una nueva grieta explosiva en Fuencaliente o, simplemente, nada. En un bar de Tazacorte cerca de las plantaciones bananeras donde vive la mitad de la isla, la televisión transmitió imágenes en vivo, captadas por un dron, de la zona destruida por la lava.

Pino Monterrey, una mujer de 46 años, miraba obsesivamente la pantalla. Su plantación de plátanos de una hectárea y media estaba ubicada a cien metros de la lava. El día anterior lo había dado por perdido y se había levantado con la certeza de que esa mañana contemplaría cómo el volcán había carbonizado su tierra y su forma de vida. Pero cuando estaba a punto de despedirse, el volcán se detuvo; y Pino, que lo estaba viendo por televisión, se armó de nuevo de esperanza y pensó que tal vez, por qué no … Hay muchos otros vecinos que prefieren que el volcán decida y actúe, que destruya de inmediato su casa y por lo tanto no viva. en esa angustiosa incertidumbre.

En este, a las 10:30, el volcán se despertó nuevamente, después de aparentemente dormir durante dos horas, y comenzó a bombear lava nuevamente. Todos los ojos de la isla se trasladaron al mismo lugar. «Veamos qué quiere ahora», dijo el comisario de Obras.