diciembre 1, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

De Jean Paul Sartre a Muhammad Ali, pasando por Yuri Gagarin

De Jean Paul Sartre a Muhammad Ali, pasando por Yuri Gagarin

Para el 1 de enero de 1959 ya se habían construido los hoteles Habana Hilton, Riviera y Capri, pero el Nacional seguía siendo el Nacional. Unas horas después del triunfo de la revolución, el mafioso Meyer Lansky mandó a buscar a Jaime Casielles, uno de sus hombres de confianza en Cuba, y le pidió que fuera urgente al hotel: «Lansky ya sabía que Batista y su familia habían huido del país». . Me dijo: ‘Niño, tenemos que pasar por los casinos y recoger el dinero antes de que la multitud salga a las calles’. Todo en la isla había cambiado.

Durante más de un año el Nacional permaneció en manos de sus dueños norteamericanos, pero pronto comenzaron los conflictos con el nuevo gobierno y los aristócratas y estrellas de Hollywood comenzaron a desvanecerse, aunque llegaron nuevos invitados para observar los nuevos tiempos. El 20 de febrero de 1960 se quedaron Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, invitados por Carlos Franqui, director del periódico. Revolución. Su objetivo era conocer de primera mano el proceso político que se estaba dando en Cuba.

Fidel Castro acompaña a Jean Paul Sartre en su viaje a Cuba en 1960.
Fidel Castro acompaña a Jean Paul Sartre en su viaje a Cuba en 1960.Cortesía del Estado de Alberto Korda.

“Vivimos en uno de los mejores barrios, en el Hotel Nacional, una lujosa fortaleza flanqueada por dos torres cuadradas almenadas. A sus clientes, que vienen de Estados Unidos, sólo se les pide dos cualidades: suerte y gusto. Como rara vez son reconciliables, si tienen lo primero, deberían ser lo segundo sin descubrir mucho ”, escribió a su regreso a Francia. “Puse el aire acondicionado a tope para disfrutar del frío de los ricos. Con treinta grados a la sombra, me acerco a las ventanas y, con suntuosos escalofríos, observo cómo los que pasan sudan. No he tenido que buscar las razones en las que se basa desde hace mucho tiempo la supremacía aún indiscutible de la Nacional. Me bastó con tirar de las cortinas apenas llegué: vi largos y graciosos fantasmas que se extendían hacia el cielo ”.

Las Palmas. Siempre las palmeras, las mismas que encandilaron a Lucky Luciano ya otros invitados famosos, pero los Sartra no habían venido a Cuba por eso. Al día siguiente la pareja partió hacia Santiago y luego marchó a Holguín, donde Fidel Castro abrió una escuela en lo que había sido un cuartel militar. Allí conocieron al líder cubano y también conocieron al Che Guevara.

Áreas externas del Hotel Nacional de Cuba, Monumento Nacional y declarado Memoria Mundial por la UNESCO.
Áreas externas del Hotel Nacional de Cuba, Monumento Nacional y declarado Memoria Mundial por la UNESCO.Yander Zamora.

De regreso en el Nacional, les dijeron que el Che los recibiría a la medianoche en su oficina del Banco Nacional, la institución que él dirige. «Y tuve suerte de todos modos», recordó Sartre, «los periodistas y visitantes extranjeros son bienvenidos y durante mucho tiempo, pero a las dos o tres de la mañana». Ese encuentro con el Che lo inmortalizó el fotógrafo Alberto Korda y el filósofo lo describirá en uno de los artículos que publicó en los siguientes meses en la revista. France Soir, recopilado más adelante en el libro Huracán sobre el azúcar.

«La noche no entra en esa oficina. En esos hombres en plena vigilia, para el mejor de ellos, el sueño no parece una necesidad natural sino una rutina de la que más o menos se han liberado. No sé cuándo Guevara y sus compañeros descansan. eso depende: la actuación decide; si baja, paran «. Sartre estaba sorprendido y conmovido por la juventud de los revolucionarios (Castro tenía 33 años, Che 31).» El mayor escándalo de la revolución cubana es no haber expropiado fincas y tierras, sino haber llevado a los muchachos al poder «, dijo.» Porque se necesitaba una revolución, las circunstancias instruyeron a los jóvenes para llevarla a cabo. Sólo el joven sintió suficiente rabia y angustia para emprenderla y había suficiente pureza para que esto suceda.

Guevara le dijo esa noche que la cubana era una «revolución de contragolpe», y Sartre concluyó que era un proceso con una ideología «libre de elaboración», quizás «la revolución más original del mundo», basada «en una democracia». directo «. Cuando se le preguntó en una entrevista qué era, el autor de Ser y nada Él respondió: “Ese Fidel Castro que viaja continuamente en helicóptero o en carro; que a menudo habla tres veces a la semana en la televisión durante horas y horas; eso explica cada paso de su gobierno; discutir toda la realización; que escucha a los campesinos y toma nota de sus críticas; que inaugura escuelas en rincones perdidos y discute apasionadamente con sus ministros, qué es la democracia directa ”.

Sartre y Beauvoir han viajado por toda la isla, muchas veces en compañía de Fidel Castro, y uno de esos descubrimientos produjo una de las grandes anécdotas de la visita. Llegaron a un lugar turístico y pidieron limonada. Fue tibio y Fidel protestó, preguntando al gerente por qué los cubanos deberían recibir tal flaco favor. La mujer respondió que el frigorífico estaba roto y que el encargado de la reparación no se presentó. Ante nuevas preguntas de Fidel, el empleado cerró la conversación con una frase que anticipó lo que sucedería a continuación: «Ya sabes cómo están las cosas».

El 4 de marzo, en el Hotel Nacional, la explosión del La Coubre en el puerto de La Habana, donde fondeó el vapor francés con su carga de 76 toneladas de armas y municiones para la revolución. 136 personas murieron y al día siguiente, durante el entierro, Castro pronunció un célebre discurso en el que por primera vez pronunció su lema ‘Patria o muerte’. Ese día en el escenario estaban Sartre, Beauvoir y los principales líderes de la revolución, y allí Korda tomó la mítica foto de Guevara con una gorra y la mirada perdida que se convertiría en un ícono revolucionario.

Los intelectuales franceses permanecieron en La Habana hasta el 15 de marzo y una semana después de su partida, el Nacional fue expropiado. Cuando Sartre y Beauvoir regresaron en octubre del mismo año, el hotel ya comenzaba a llenarse de alfabetizadores, obreros de vanguardia y campesinos de las zonas montañosas que llegaban a La Habana a estudiar. Los nuevos invitados extranjeros ya no procedían de Estados Unidos.

Fidel Castro y Yuri Gagarin intercambian sombreros durante el viaje del cosmonauta a Cuba en 1961.
Fidel Castro y Yuri Gagarin intercambian sombreros durante el viaje del cosmonauta a Cuba en 1961.Cortesía del Estado de Alberto Korda.

En julio de 1961, tres meses después de su viaje espacial, llegó Yuri Gagarin y se reunió con Castro en varias ocasiones, además de participar en las celebraciones del asalto al cuartel Moncada y el canje de gorras. Antes de su discurso de bienvenida, Castro le preguntó a Gagarin: «¿Cuánto tiempo llevas en la Tierra?» «En una hora y media, comandante», respondió. Fidel sonrió y dijo: «Entonces empieza a contar».

Hoy, un busto del cosmonauta adorna uno de los bares del hotel, frente a varios retratos de Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Lula, quienes también son clientes del hotel. Los mismos jardines de Nacional por donde paseaba Gagarin se llenaron de piezas de artillería y trincheras un año después, durante la crisis de los misiles de 1962. No sucedió después de la retirada de Nikita Khrushchev de los cohetes nucleares de Cuba sin contar con Fidel. Al líder cubano no le gustó, y en ese momento salieron las congas en el paseo marítimo, incluso frente al Nacional, que cantó: «Nikita, mariquita, lo que das no te lo pueden quitar».

Un tractor donado por los trabajadores del Hotel Nacional de Cuba a la Reforma Agraria, en 1961 (arriba, derecha) junto con imágenes de la crisis de los misiles en Cuba, en 1962.
Un tractor donado por los trabajadores del Hotel Nacional de Cuba a la Reforma Agraria, en 1961 (arriba, derecha) junto con imágenes de la crisis de los misiles en Cuba, en 1962.Cortesía del Estado de Alberto Korda.

A medida que la revolución se radicalizó y Estados Unidos promulgó un embargo, la economía se convirtió en soviética y el turismo comenzó a ser considerado un mal, al igual que el período gris de cinco años para la cultura. El encarcelamiento del poeta Heberto Padilla en 1971, acusado de «actividades subversivas», provocó el colapso de parte de la intelectualidad latinoamericana y europea, y entre los que primero firmaron la carta de protesta por la Caso padilla Estaban Sartre y Simone de Beauvoir.

A mediados de la década de 1980 llegaban a la isla 150.000 turistas al año, la mitad de ellos de países socialistas, y los hoteles estaban en declive. Se cuenta la historia de un huésped que, mientras se duchaba, sintió que la bañera se movía a sus pies, y por temor a un accidente se envolvió en una toalla y bajó a su maletín para protestar: «Mira, sabiendo cómo es, ¿tuviste suerte de no caer en eso? vestíbulo«, respondió la recepcionista.

La falta de mantenimiento comenzó a pasar factura también a la Nacional, y llegó un momento en que el hotel cerró sus puertas por una importante remodelación (1990-1992). Cuando reabrió, la crisis del Período Especial ya se había asentado en Cuba y la atracción de divisas y la atracción del turismo extranjero se convirtió en una prioridad nacional, fue entonces cuando a los cubanos se les prohibió hospedarse en hoteles para dedicar las habitaciones disponibles a la «zona dólar». «Esa crisis dejó a los cubanos exhaustos, los apagones duraron 12 y 14 horas diarias, no había medicinas, ni comida, ni transporte público, y mientras Estados Unidos intensificaba el embargo, algunas organizaciones de ayuda norteamericanas comenzaron a enviar ayuda a Cuba. Una de estas misiones fue a la isla con Muhammad Ali al frente de la delegación en 1996. Se distribuyeron medio millón de dólares en insumos médicos y el periodista norteamericano Gay Talase también viajó con la tarea de hacer un reportaje. Ali en Cuba, Talase relató las vicisitudes de esa estadía de cinco días en la que el ex campeón mundial de peso pesado fue honrado como un héroe dondequiera que fuera.

A Ali le temblaban las manos y ya no hablaba por el Parkinson, pero era amable con sus fanáticos, que lo paraban cuando caminaba por el gran salón del Nacional para pedir autógrafos. “Le tomó treinta segundos poner su nombre en cualquier tarjeta o papel”, explicó Talase, pero “lo escribió en su totalidad, ‘Muhammad Ali’, no escribió ‘Ali’ solo para ganar tiempo. Nunca ha escatimado en audiencia ”.

La noche anterior a su regreso a Estados Unidos, el mandatario cubano recibió al grupo en el Palacio de la Revolución. Ali y Castro hicieron la simulación de intercambiar algunos golpes frente a las cámaras y, al despedirse, la esposa del exboxeador le dijo a Fidel que si pasaba por Estados Unidos sería bienvenido en su casa. Castro luego se quejó de que cuando fue a su país para asistir a una Asamblea General de las Naciones Unidas, no se le permitió salir de Nueva York.

– «Pero las cosas cambian», añadió.

Fidel Castro estaba equivocado. Las cosas no han cambiado, las tensiones han aumentado y un año después estalló una bomba en Nacional.

(sigue así)