marzo 2, 2024

Detrás de la inteligencia artificial, el regreso de las utopías tecnológicas

“Hemos perdido nuestro sentido de optimismo sobre el futuro, a veces por una buena razón. Pero creo que es nuestro deber con todos nosotros revivirlo. (…) Y la única forma que conozco de averiguarlo es usar la tecnología para crear abundancia. » Este credo fue formulado por Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI, el 15 de mayo de en una conferencia en toronto. Menos de seis meses después de lanzar el chatbot ChatGPT, el empresario estadounidense de 38 años habló en la metrópolis canadiense con motivo de una gira mundial digna de un jefe de Estado que lo llevó a Bruselas, Río, Londres, Tokio o París. donde lo recibió Emmanuel Macron en el Elíseo. Su empresa, OpenAI, ha arrojado luz sobre la inteligencia artificial (IA), que será uno de los temas estrella de la feria VivaTech, organizada en París del 14 al 17 de junio, con el presidente francés Elon Musk y responsables de Google como ponentes DeepMind.

Un cambio de tono en el sector tecnológico

Esta profesión de fe a favor del «tecnooptimismo», Sam Altman ya la había teorizado en 2021, en un post titulado «Ley de Moore para todo». Una referencia al principio, establecido por el ingeniero Gordon Moore, de crecimiento exponencial en la capacidad de cómputo de los chips de computadora.

“El avance tecnológico que haremos en los próximos cien años superará con creces todo lo que hemos hecho desde que dominamos el fuego e inventamos la rueda”, allí predijo el líder de OpenAI, admitiendo que “Parece utópico”. “Podemos construir una inteligencia artificial general. Podemos colonizar el espacio. Podemos hacer que funcione la fusión nuclear y masificar la energía solar. Podemos curar todas las enfermedades. Podemos construir nuevas realidades”desde entonces ha detallado, en una serie de tuits de febrero de 2022… poco antes del lanzamiento de ChatGPT y DALL-E2, estos software capaces de crear, a partir de instrucciones escritas, textos e imágenes de farol.

Los comentarios de Sam Altman ilustran el regreso, en tecnología, de discursos más conquistadores, incluso prometeicos y mesiánicos. 2016, Desde 2016, el tono fue a menudo más defensivo y civilizado entre los líderes de los gigantes digitales Facebook, Google, Apple o Amazon, acusados ​​a su vez de haber permitido que los Estados interfirieran en la elección de Donald Trump, mal protegidos de los datos personales. abusó de su posición dominante…

Lea el descifrado: Artículo reservado para nuestros suscriptores ChatGPT, el software capaz de escribir pequeños textos confusos

Estos mensajes más ambiciosos están alimentados por el auge de la IA. Pero también por la aparición de start-ups en campos alejados de la Web, como la biotecnología o la energía. Los llevan figuras como Sam Altman, ex-CEO de la incubadora de start-ups Y Combinator, o Elon Musk, que sigue -en su estilo provocador que recuerda a Donald Trump- ampliando su conglomerado, en el automóvil (Tesla), implantes cerebrales (Neuralink), espacio (SpaceX)… En este último ámbito, su rival es Jeff Bezos, exdirector general de Amazon, ahora inversor multisectorial.

Te queda el 87,46% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.