julio 25, 2024

Dónde será obligatoria la máscara y dónde no a partir del sábado | Sociedad

Dónde será obligatoria la máscara y dónde no a partir del sábado |  Sociedad

El Consejo de Ministros aprobó el jueves 24 de junio un real decreto que permite a los ciudadanos viajar al extranjero sin máscara, 401 días después de la entrada en vigor del primer reglamento que imponía la obligación en las carreteras españolas. A partir del sábado 26 de junio es posible prescindir de la máscara siempre que se mantenga una distancia de 1,5 metros con personas que no vivan en espacios abiertos.

Lo que el gobierno está haciendo ahora es derogar el artículo 6 de la Ley 2/2021, de 29 de marzo, que estableció la obligatoriedad de la máscara en exteriores y en interiores, independientemente de la distancia, hasta el final de la pandemia. Y lo sustituye por uno más flexible, con el que también permite a los vecinos de los centros socio-sanitarios con más del 80% de vacunación (prácticamente todos) ir sin mascarilla, aunque deban conservarla los trabajadores y visitantes. Esta misma flexibilidad también se aplica a las unidades de servicios esenciales (como una estación de bomberos) con esa tasa de inmunización.

La máscara seguirá siendo obligatoria en interiores para uso público, en transporte público (excepto en cabinas privadas y muelles de botes) y en exteriores cuando haya una multitud o no se pueda respetar la distancia de seguridad. Por este motivo será necesario seguir llevando esta protección si fuera necesario, como sucedería si, por ejemplo, una persona camina y entra en una calle concurrida. O si conoces a alguien que conoces y hablas con él sin mantener tu distancia. O, por supuesto, si decides entrar en un intercambio.

También será necesario seguir usándolo al aire libre cuando haya multitud o en grandes eventos, como conciertos, a menos que haya asientos separados por más de 1,5 metros.

Según precisó luego del Consejo de Ministros la ministra de Salud, Carolina Darias, el texto no prevé la obligación de llevarlo a cabo, ni habrá sanción por incumplimiento. Darias anunció que «las máscaras dan paso a las sonrisas». «Va a producir [el relajamiento del uso de los cubrebocas] progresivamente, con prudencia, liberándonos de la máscara cuando la posibilidad de transmisión es casi inexistente. Es una medida muy bien pensada que nos pone en las mismas condiciones que los países vecinos. Nos acerca a la normalidad, con prudencia y nos da alegría colectiva ”, aseguró.

Con el tiempo, a medida que avanza la vacunación y disminuyen los casos, el estándar de las mascarillas puede seguir siendo más flexible. Pero, como era de esperar, todavía hay meses en los que seguirá siendo obligatorio en interiores.

En las primeras etapas de la pandemia, las autoridades sanitarias europeas no lo consideraron necesario, pero poco después se convirtió en un elemento clave para detener la propagación del coronavirus. Al principio se pensó que una persona asintomática no podía contagiar el COVID, por lo que no se recomendaba tomarlo a menos que hubiera signos de la enfermedad.

Pero poco a poco se fue descubriendo que los asintomáticos jugaban un papel importante en la transmisión y, en paralelo, que los aerosoles suspendidos en el aire, y no solo las gotitas, como se pensaba inicialmente, eran los responsables de la infección. .

El Centro Europeo para el Control de Enfermedades cambió sus criterios el 8 de abril de 2020, cuando admitió por primera vez que las máscaras podrían desempeñar un papel para frenar la pandemia. Dos días después, el Ministerio de Salud comenzó a recomendarlos en transporte público y en lugares cerrados donde no era posible mantener la distancia.

Pasó casi un mes antes de que se establecieran por primera vez las regulaciones que exigen el uso de una máscara. El 4 de mayo empezaron a ser obligatorios en el transporte público y solo un par de semanas después entró en vigor una norma que lo hacía obligatorio en todos los lugares interiores y exteriores, siempre que no se pudiera mantener una distancia segura.

Durante el verano de 2020, mientras se gestaba la segunda oleada, las comunidades autónomas fueron endureciendo su normativa sobre el uso de máscaras. En septiembre ya era obligatorio en todos, incluso al aire libre, aunque se podía mantener la distancia, solo con algunas excepciones, como cuando se practicaba deporte o en la playa. Pero en marzo de 2021, el Parlamento aprobó una ley, que estaba desactualizada, según el propio Ministerio de Salud. Es el que ahora se está cambiando, y eso ha dificultado aún más el uso de la máscara.