mayo 30, 2024

ECLIPSE SOLAR 21 DE AGOSTO 2023

Numerosos medios de comunicación han publicado estos días que habrá un eclipse de sol este lunes, 21 de agosto. Pero nada más lejos de la realidad.

En un año se producen entre 4 y 7 eclipses, incluyendo los de sol y los de luna. Y lo normal es que se acompañen entre ellos, es decir, que uno se produzca media lunación después que el otro, por lo que «cada año hay al menos dos eclipses solares y dos lunares», apunta Miguel Querejeta, astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional.

En lo que va de año, ya se han producido dos -el híbrido o mixto de sol del pasado 20 de abril y el penumbral de luna del pasado 5 de mayo-, y en octubre se producen los otros dos: el día 14 el de sol y el 28 el de luna, según añade Querejeta. «Y no hay más eclipses este año», finaliza.

Paso de objetos celestes

Un eclipse es un fenómeno astronómico en el que un objeto celeste pasa entre otro objeto celeste y la fuente de luz, creando una sombra que oscurece temporalmente el objeto que se encuentra detrás. Dependiendo de la alineación exacta de los objetos y de la posición del observador, los eclipses pueden ser parciales, totales o híbridos.

Un eclipse parcial ocurre cuando solo una parte del sol o de la luna se oscurece. En un eclipse parcial de sol, la luna pasa por delante del sol, pero no lo cubre completamente, dejando una porción del sol visible en todo momento. Este tipo de eclipse solo es visible desde una estrecha franja de la Tierra, ya que solo las áreas dentro de esta franja experimentarán la ocultación parcial del sol.

Un eclipse total de sol ocurre cuando la luna pasa directamente entre la Tierra y el sol, cubriendo por completo el disco solar desde la perspectiva de la Tierra. Durante este tipo de eclipse, la luna bloquea completamente la luz solar, lo que resulta en un oscurecimiento total del día durante el periodo del eclipse.

Eclipse lunar

Noticias relacionadas

Si el eclipse es de luna, es la Tierra la que se interpone entre el sol y la luna, proyectando su sombra sobre la superficie lunar. Si es parcial, deja la característica sombra negra sobre la luna. Si es total, en lugar de bloquear completamente la luz, la atmósfera terrestre dispersa la luz solar y filtra los colores más azules y verdes, permitiendo que solo los colores rojos y anaranjados alcancen la superficie lunar. Esto da como resultado un tono rojizo en la luna durante el eclipse total, lo que le vale le ha valido el apodo de luna de sangre o luna llena de sangre (porque un eclipse lunar solo es posible si hay luna llena). En este tipo de eclipse, la luna puede volverse completamente oscura y luego adquirir un tono rojizo mientras pasa por la sombra de la Tierra.

Finalmente, un eclipse híbrido o mixto es un eclipse que empieza siendo parcial y se convierte en total.