diciembre 6, 2023

El enigma de la gestión de especies invasoras en Francia

Tiene la reputación de ser una de las especies más invasoras del planeta. La hormiga eléctrica, originaria de América del Sur, ya ha colonizado casi todos los continentes. Este pequeño insecto ante la dolorosa picadura forma supercolonias de varios nidos y vacía su territorio, expulsando a todas las demás especies. También tiene la rara habilidad de reproducirse por clonación. Esta hormiga fue descubierta por primera vez en la Francia metropolitana, durante el verano de 2022, en una residencia en Toulon. Recorridos por la zona ocupada, búsqueda de un tratamiento insecticida adecuado…

A mediados de enero, tras varios meses de investigaciones, la erradicación de la colonia es inminente. “Lo menos obvio, al final, fue identificar desde el principio los interlocutores correctos en los servicios del Estado: ¿quién hace qué, con qué presupuestos? Carecíamos de un plan de acción bien definido”relata Olivier Blight, biólogo de la Universidad de Avignon.

Sin embargo, durante los últimos cinco años, han surgido regulaciones en Francia, la lucha contra las especies exóticas invasoras (EEI) se está estructurando. Maíz “todavía hay un vacío con su aplicación concreta sobre el terreno”, señala el Sr. Blight. Sin embargo, hay mucho en juego: las EEI -especies introducidas por los humanos fuera de su área de origen y que dañan la biodiversidad, la economía o la salud- se crean como uno de los cinco principales factores de disminución de la biodiversidad en todo el mundo, según el Instituto Intergubernamental de Ciencias. -Plataforma de Políticas sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES, el “IPCC para la Biodiversidad”).

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Por qué las crisis climática y de biodiversidad están vinculadas

En 2017, Francia adoptó una estrategia nacional contra las EEI, que ahora se aplica en más de la mitad de las regiones. Al año siguiente, transpuso a ley la lista de EEI preocupantes dentro de la Unión Europea, una lista que se está ampliando y ahora incluye 88 especies cuya importación, tenencia o comercialización está prohibida: jacinto de agua, cangrejo americano, avispón asiático, ibis sagrado, etc. .

Sin embargo, cinco años después, el flujo de especies exóticas invasoras no muestra signos de disminuir. Al contrario, “sigue aumentando con fuerza”señala Yohann Soubeyran, coordinador del Centro de recursos de la IAS (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y Oficina Francesa para la Biodiversidad). Estos movimientos de especies en todas las direcciones se han acelerado desde la década de 1950, impulsados ​​por la intensificación del comercio globalizado. Desde la década de 1970, el número de EEI ha aumentado un 76 % en Europa. Y durante cuarenta años, un departamento francés ha visto instalarse una media de doce nuevos AEE cada diez años.

Te queda el 65,17% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.