julio 25, 2024

El llamamiento perdona: un camino lleno de dudas | España

El llamamiento perdona: un camino lleno de dudas |  España
La cúpula de Vox, con Santiago Abascal al frente, este jueves ante el Tribunal Supremo para presentar recursos contra indultos.cicatriz Cañas / Europa Press

Los recursos presentados este jueves a la Corte Suprema por Vox y Ciudadanos abren la batalla judicial para revocar los indultos otorgados a los nueve dirigentes de la tu elaboras condenado por sedición. Las medidas de gracia son irrevocables por ley, pero pueden ser impugnadas ante la Sección Tercera de lo Contencioso-Administrativo de la Corte Suprema. Sin embargo, son muy pocos los recursos que se adelantan, porque el propio Tribunal de Casación admite que su control se limita a asegurar que los motivos de la disposición se incluyan en el acta del proceso. Y, además, en el caso de los recursos ahora anunciados, existen dudas sobre quién tiene derecho a impugnar las medidas de gracia. Los juristas solo ven claramente la legitimidad de la Fiscalía, que no tiene intención de hacerlo.

Más información

La decisión de acoger o no los recursos presentados por Vox y Ciudadanos (y el anunciado por el PP) corresponderá a la Sala de lo Contencioso. En principio, corresponde a la sección quinta, que es a la que se encomiendan todos los recursos de indulto que lleguen al Tribunal de Casación. Sin embargo, algunas fuentes de la Corte no descartan que el asunto sea llevado al Pleno por su interés en establecer la doctrina sobre la legitimidad de los partidos políticos o representantes para impugnar indultos, cuestión sobre la que la Audiencia Nacional nunca se ha pronunciado expresamente.

Legitimación

La ley de jurisdicción contencioso-administrativa considera a «las personas naturales o jurídicas que tienen derecho o interés legítimo de participar en los procesos judiciales». En esa jurisdicción no existe la acción pública como tal, por lo que los demandantes deben acreditar que la medida que están impugnando les perjudica o perjudica directamente; en este caso, lo siento.

Si bien el Tribunal Superior no tiene jurisprudencia específica sobre la legitimidad de los partidos o representantes políticos para apelar el indulto, ha tenido que pronunciarse al respecto en algunas ocasiones, como el indulto concedido al banquero Alfredo Sáenz. En esa ocasión, el Tribunal Supremo no aceptó los recursos presentados por los diputados Joan Coscubiela y Laia Ortiz. El relator de esta orden fue el presidente de la Corte Suprema y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, quien concluyó que la legitimidad del recurso «no puede basarse en el simple hecho del cargo público que desempeñan, ya que su campo de acción la acción es la representación política, pero no la defensa genérica de la legalidad ante los tribunales ”. Lesmes advirtió también de una consecuencia «inmediata» de abrir la puerta a los recursos de partidos y diputados: «La apertura de la legitimidad para apelar a innumerables personas y colectivos».

Según muchos juristas, este razonamiento disuelve las dudas sobre la posibilidad de que las partes impugnen el indulto del tu elaborasPor eso las partes buscan otras formas de convencer al tribunal.

Vox como acusación popular

Vox se compromete a refugiarse en el rol de fiscalía popular que desempeñó en el juicio de los líderes independentistas, condición que no le permite impugnar directamente el indulto porque existe una discrepancia de que los cargos populares de un juicio penal puedan apelar a la gracia o si sólo los afectados directamente por los delitos perdonados pueden hacerlo. Así lo entendió la Sala Penal con una orden emitida el pasado mes de mayo en la que rechazó la solicitud de Vox de presentar denuncias contra los indultos de la tu elaboras. Los magistrados negaron la participación del partido de Santiago Abascal con el argumento de que la acusación popular «no es considerada como una de las partes que legítimamente puede intervenir en el expediente de indulto».

Por su parte, tanto el PP como Ciudadanos han anunciado que presentarán sus recursos no en nombre de la formación, sino de forma individualizada de algunos diputados. Esto es lo que hizo ayer Inés Arrimadas, quien personalmente impugnó las medidas de indulto junto a los diputados José María Espejo y Carlos Carrizosa alegando ser «víctimas identificadas de los delitos de los indultados» porque los tres fueron diputados al Parlamento en 2016 y 2017 «. Cuando se aprobó el marco legal de la vía unilateral hacia la independencia por lo que se condenó a los ahora indultados ”, según el memorando presentado a la Corte Suprema. La sedición fue posible, según el texto, «sobre la base de la violación de los derechos» de Arrimadas, Espejo, Carrizosa y el resto de diputados de los partidos que se opusieron a la elaboración de las leyes quebrantadas.

Los juristas y magistrados cuestionados dudan de que estos argumentos puedan ser realizados por la Corte Suprema. “La sedición según la sentencia no fue para la promulgación de leyes, sino para inducir a los ciudadanos a desobedecer a la policía ya ir a votar. Se puede pensar que todo va de la mano, pero en mi opinión no se puede decir que los diputados de todos los partidos que se oponen a la independencia se vean afectados directamente por el indulto, que está a punto ”, dice un catedrático de derecho penal que pide quedarse. anónimo.

También se presenta como representante de las “víctimas de tu elaborasEl organismo catalán para la convivencia ciudadana, que el pasado miércoles impugnó la disposición del indulto. “Ser una asociación de ciudadanos de Cataluña que sufren personalmente los efectos de los actos delictivos cometidos por indultos nos da un interés directo por la acción administrativa, lo que nos da plena legitimidad procesal para impugnar los indultos”, afirma el organismo en su escrito. Admitir este argumento legitimaría el recurso a todos los catalanes, y también a los españoles, que no son separatistas, advierten los juristas.