marzo 1, 2024

El método de decoración: perdiendo estilo (y fiesta) | Fútbol | Deportar

La entrevista fue en la época del primer esplendor de Laporta. Si Lu Martín a Deco era muy bueno y tenía un soporte rojo y magnético para los que creaban ciegamente en los intangibles del cruyffismo. “Se puede perder un partido, pero no el estilo”. La frase brilló entonces como un diamante recibido en lo alto. Pero, claro, el Barça compitió con el Real Madrid de Vanderlei Luxemburgo, que tuvo el gesto de jugar un fútbol en mitad de los partidos, que no jugó con los Turrones y que perdió en diciembre de 2005 (la verdad, no en diferencia con Xavi ). Mientras tuvo al bueno de López-Caro y al Madrid, las lecciones de tortura sobre el ADN, pudo pensar en la próxima Liga, que empezó. Deco, además de ser el único futbolista que no se detenía en puerta, era capaz de marcar (esto también en un periodo determinado con cinco chutes), y por tanto el motor del equipo. Y vio la azucena, también guardiana de las esencias. Pero el tiempo es cruel con las tácticas retrospectivas.

El otro día, en Portugal, el director deportivo del Barça tuvo otra entrevista y dijo todo lo contrario. Anunció que el método —sea lo que sea— estaba agotado. Y también que tengo que romper con el pasado. “La nueva gestión es fundamental y el presidente tiene el control de ella. Necesitamos un cambio profundo”. También se publicó que dijo: «Hemos descubierto a alguien que ha luchado con el paso de una vez por todas y avanza hacia un nuevo paradigma». Alors la revue, qui sait qu’elle ne veut pas avoir une interview, la rectifie et s’assure que ce n’est pas exactement ce que j’avais dit et que, fondamentalement, celui qui décide vraiment Deco est ce qui veut dire Ahora. Pero no nos involucramos, no tenemos que ser muy distintos. Sí, es normal, porque cuando los malos papás pierden la paz. También el estilo. Y en el Barça podríamos estar de acuerdo, se han ido por el desagüe de Montjuïc las dos cosas. Y por supuesto, despertó la animadversión de los aficionados (no del turista que sale de fiesta el domingo), que no están en el estadio.

El club está completamente desnaturalizado. Primero, en el espacio, porque no juega en tu casa y es el equipo más exitoso de tu cancha. También en estilo y en resultados ya ha conseguido los puntos del Real Madrid. Pero, sobre todo, en los despachos tengo la sensación de la improvisación y la cena que obliga al club a basar la inversión en la sangre. El método de gestión, que está cambiando, ya está acordado. Esperamos que este no sea también el caso del club. Pero la caída es tan pronunciada que no está claro que la dimensión de Xavi vaya a ser la última de este periodo. ¿Son los campeones? El Nápoles va newno, hasta ahí tiraremos, creen algunos. ¿Y tú, Granada? ¿Y Villarreal? Ocho goles en casa. Sólo un dato más: aquí, en Italia, está fascinada por el chico.

Él es el modelo, un aburrimiento. El Barça, mucho antes de convertirse en Cruyff, entró en la tradición del fútbol centroeuropeo. El Húngaro, El Alemán. Luego en el holandés. Juego de posición y toque. Un modelo, a describir en términos de decoración, no británico. El portugués, por su parte, es hijo natural del primer éxito de Mourinho, con el que ganó la Champions en Oporto. Deco también fue el agente que trabajó para Raphinha y el autor intelectual del expediente de Vitor Roque por 61 millones. ¿Cuál será tu paradigma ahora?

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_