julio 21, 2024

El Nobel de Química premia la revolución de los puntos cuánticos, claves para la TV y la nueva medicina

La Real Academia de las Ciencias de Suecia ha decidido otorgar el Premio Nobel de Química 2023 a los investigadores Moungi Bawendi (1961, Francia), Louis Brus (1943, Estados Unidos) y Alexei Ekimov (1945, Rusia) por el hallazgo y desarrollo de los puntos cuánticos, «unas nanopartículas tan pequeñas que su tamaño determina sus propiedades». La decisión, filtrada por error horas antes del anuncio oficial, ha sido ampliamente aplaudida por la comunidad científica. Sobre todo porque este descubrimiento se usó para desarrollar las luces LED y las pantallas de televisión, ya se está aplicando para guiar las operaciones de alta precisión y, algún día, podrían iluminar el camino para la búsqueda de nuevos medicamentos.

Según explican desde el comité del Nobel, los trabajos de Bawendi, Brus y Ekimov han supuesto una verdadera revolución científica. «Los puntos cuánticos tienen muchas propiedades fascinantes e inusuales y aportan grandes beneficios a la humanidad», explica Johan Åqvist, presidente del Comité del Nobel de Química. Los expertos creen que, algún día, este tipo de herramientas podría contribuir al desarrollo de la electrónica flexible, sensores cada vez más diminutos, células solares más delgadas y hasta podría mejorar la comunicación cuántica cifrada. «Acabamos de comenzar a explorar el potencial de estas partículas diminutas», afirman desde el panel que este miércoles ha otorgado este prestigioso galardón.

«Es un premio Nobel que se centra en unos nuevos materiales que no existen en la naturaleza y en los que nosotros diseñamos las propiedades», explica Iván Mora Seró, catedrático de Física Aplicada de la Universidad Jaume I de Castellón, sobre la importancia de los puntos cuánticos. «[El descubrimiento de los puntos cuánticos] ha abierto un campo nuevo en el que hay mucha ciencia porque son materiales hechos a medida«, añade el experto en declaraciones al Science Media Centre. 

Los nombres de los galardonados de este año, así como sus revolucionarios trabajos, son muy conocidos en los laboratorios de física, nanotecnología y, en general, ciencia de materiales. Sus principales hallazgos tuvieron lugar en la década de los 80 y 90 y ahora, más de 40 años más tarde, siguen estando muy presentes en los centros de investigación de todo el mundo. En estos momentos, Bawendi es profesor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts; Brus es profesor emérito en la Universidad de Columbia, y Ekimov trabaja para la empresa Nanocrystals Technology Inc.

Premios científicos

Noticias relacionadas

El galardón de Química es el último de los Nobel científicos que se entregan en esta edición. El lunes se anunció que los ganadores de la categoría de Medicina eran Katalin Karikó (1955, Hungría) y Drew Weisseman (1959, Estados Unidos) por el desarrollo de la tecnología que permitió desarrollar las primeras vacunas contra el covid-19. El martes, en la rama de Física se premió el trabajo de los investigadores Pierre Agostini, Ferenc Krauzs y Anne L’Huillier por estudiar algo tan fascinante como el recorrido que realiza la luz en una trillonésima parte de un segundo.

En esta edición, solo dos de los ocho profesionales premiados son mujeres. Karikó, por su parte, ha sido la 13ª mujer galardonada con el premio de Medicina y L’Huillier la quinta seleccionada en la categoría de Física. En Química, la disciplina premiada este miércoles, solo hay ocho mujeres cuya trayectoria ha sido distinguida con este prestigioso reconocimiento. En total, en el conjunto de las categorías científicas, se estima que en más de un siglo de historia las mujeres apenas han recibido un 3% de los galardones del Nobel.