julio 25, 2024

El plástico, una amenaza proteica

Cada minuto, el equivalente a un camión de basura lleno de desechos plásticos se derrama en los océanos. La imagen impactante se usa a menudo para informar sobre la «bomba de relojería» representada por la contaminación plástica. Pero la amenaza no se limita a las áreas marinas o al tema de los desechos solamente; es proteico. A lo largo de su ciclo de vida (desde la extracción de la energía fósil necesaria para su fabricación hasta su eliminación), los plásticos (existen más de 4.000) representan un peligro global para el medio ambiente, la salud y el clima.

Después de años de andanzas, la comunidad internacional finalmente parece decidida a abordarlo. Del 29 de mayo al 2 de junio, París acoge la segunda reunión de negociaciones destinada a redactar un tratado global jurídicamente vinculante para 2024. Con una ambición acorde con el peligro: “Acabemos con la contaminación plástica. »

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Contaminación plástica: París, un paso crucial en las negociaciones de un tratado internacional

Contaminación fuera de control

Cada año se generan en todo el mundo más de 350 millones de toneladas de residuos plásticos (el equivalente en peso a 350 millones de automóviles). Una cifra asombrosa que debería triplicarse para 2060 hasta superar los mil millones de toneladas, según proyecciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Se estima que alrededor del 80% de los productos fabricados con plástico acaban como residuos en menos de un año.

Solo para el año 2019, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha evaluado que, de 460 millones de toneladas producidas, 353 millones de toneladas se han convertido en residuos. Una parte muy pequeña se recicla (9%), casi la mitad se entierra en vertederos y el 19% se incinera. Le reste (22 %) se retrouve dans l’environnement sous forme de fragments de macroplastiques (88 %) et de microplastiques (inférieurs à 5 millimètres) et nanoplastiques (inférieurs à 1 microgramme) à mesure qu’il se dégrade (mille ans pour una botella). En total, más de 8.000 millones de toneladas de residuos plásticos se han añadido así a la superficie de la Tierra desde la década de 1950, como si el globo terrestre estuviera completamente cubierto por una película de medio centímetro de plástico.

Pero la contaminación plástica no se limita a la basura. Los plásticos contaminan a lo largo de su vida: a medida que envejecen, las partículas de plástico utilizadas en los edificios, las fibras textiles en la ropa o el caucho de los neumáticos se degradan en micro y nanoplásticos y terminan en la atmósfera. Contaminación descontrolada que afecta a todos los rincones del planeta, hasta la cumbre del Everest, en la depresión oceánica de las Marianas a 11.000 metros de profundidad, en los desiertos, en los témpanos de la Antártida. La cantidad de microplásticos en el aire que se encuentran en las áreas árticas se ha multiplicado por 20 en la última década.

Te queda el 63,41% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.