abril 16, 2024

El Tour de Francia vuelve al País Vasco español tras 31 años de ausencia

Para Christian Prudhomme, director del Tour de Francia, el ciclismo vasco es inseparable de la marea naranja de aficionados del Euskaltel-Euskadi, que se amontonan al borde de las carreteras pirenaicas para animar a sus campeones. El conjunto local, hoy en Pro team -el equivalente a la segunda división-, no fue invitado a esta Grande Boucle 2023 (del 1oh al 23 de julio). Pero el jueves 29 de mayo, en Bilbao (España), cuando los 176 corredores inscritos en esta edición se inclinaron ante el tradicional desfile que precedía a la gran salida, un fervor similar al descrito por el patrón de la prueba también se respiraba en todos.

Lea también la ruta del Tour de Francia 2023: Salida hacia Bilbao, el Grand Colombier para el 14 de julio y regreso al Puy de Dôme…

Al caer la tarde, a los pies del museo Guggenheim, joya arquitectónica del estadounidense Frank Gehry dedicada al arte moderno y contemporáneo, pañuelos amarillos con la efigie del Tour de Francia, la ikurriña (la bandera vasca) y naranja Los sombreros con el logo de Euskaltel fueron numerosos. Contrastaban con los cielos grises de la capital de Vizcaya, una de las tres provincias del País Vasco español. Frente a ellos fueron apareciendo, uno a uno, los veintidós equipos implicados, la mayoría de ellos también luciendo boina para la ocasión, otro símbolo local, muy útil cuando la lluvia invitaba a la fiesta.

No alcanza para colmar el buen humor del público, más ruidoso a medida que transcurren las regionales, como Pello Bilbao y Mikel Landa, del Bahrain-Victorious, o incluso Ion Izagirre, integrante del equipo Cofidis. O cuando el esloveno Tadej Pogacar, doble ganador de la carrera (2020, 2021), lanzó un “Gora Euskadi” («Viva el País Vasco») a la multitud.

¿Podemos realmente sorprendernos? En la parte superior de la página de inicio del sitio.El Correo, el diario de referencia en el País Vasco, ya llevaba varios días mostrando una cuenta atrás que indicaba el tiempo que faltaba para el gran comienzo. Más de dos años antes, cuando la organización deportiva Amaury (ASO), gestora del Tour, había confirmado que la caravana se instalaría en la región en 2023, el titulo ya fue exito acoger el tercer evento deportivo a escala planetaria, después de los Juegos Olímpicos [d’été] y la copa del mundo [masculine] futbol «. “Bilbao atraerá los focos mundiales con un evento cuyas imágenes se emitirán en 190 países, con una audiencia potencial de 3.500 millones de espectadores. »

Inestabilidad política

El diario recogía principalmente el trabajo a largo plazo, realizado entre bambalinas por el Ayuntamiento, la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno del País Vasco para convencer a la Grande Boucle de volver a una comarca por la que ya había pasado tres veces: en 1949 en San Sebastián, en 1977 con llegada y salida en Vitoria, y finalmente en 1992. Ese año, San Sebastián fue la ciudad anfitriona de la gran salida y, como guinda, un nativo del país, el navarro Miguel Indurain ganó el prólogo antes de acabar de amarilla en los Campos Elíseos.

Dado que… no hay Grand Tour. Porque, durante esta edición de 1992, se produjeron dos explosiones el día antes de la salida en un parking público del centro de la ciudad, cerca del hotel sede del evento. El símbolo de una región sobre la que se cernía la sombra de ETA, la organización independentista Euskadi ta Askatasuna (“País Vasco y Libertad”), ahora disuelta.

Los espectadores aplauden a Jonas Vingaard (Jumbo-Visma) durante la presentación oficial de los equipos, en Bilbao, el 29 de junio de 2023.

Creado en 1959, ya había dificultado en varias ocasiones el buen desarrollo de la Vuelta. En 1968, una bomba explotó justo antes de la llegada del pelotón durante una etapa entre Vitoria y Pamplona, ​​sin causar ningún muerto. Diez años después, se colocaron troncos de árboles y tablones tachonados en el recorrido del 19mi etapa, entre Amurrio y San Sebastián, para impedir el paso de los coches siguientes.

Sin embargo, el ciclismo había regresado al País Vasco en 1997 para los campeonatos del mundo que, de nuevo, no habían escapado a la inestabilidad política de la región: un coche bomba había herido a tres guardias civiles. Recién en 2011 la región volverá al mapa de la Vuelta a España, otro evento autorizado por ASO. Qué esperanza de que el granero de la Grande Boucle se asiente allí de nuevo. Después de treinta y un años de ausencia, ahora se elige hecho.

Lea también la guía de la siesta del Tour de Francia 2023: Todos los momentos destacados de la Grande Boucle para importar a su calendario