diciembre 6, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

El Tribunal Supremo pide a Italia medidas para que Puigdemont ya no escape a la justicia | España

El Tribunal Supremo pide a Italia medidas para que Puigdemont ya no escape a la justicia |  España
Carles Puigdemont, luego de que un juez de Cerdeña lo liberara el sábado.
Carles Puigdemont, luego de que un juez de Cerdeña lo liberara el sábado.MIGUEL MEDINA / AFP

La detención de Carles Puigdemont en Cerdeña (Italia) ha abierto una nueva puerta al Tribunal Supremo por no tener que confiar la entrega del expresidente catalán en exclusiva a la justicia belga, que hasta ahora ha puesto trabas a la ejecución de los Euroordins contra los líderes separatistas que huyeron a ese país tras la declaración unilateral de independencia en octubre de 2017. Consciente de esta oportunidad, el instructor de la causa de tu elaboras En el tribunal superior, el magistrado Pablo Llarena envió este jueves una carta a la justicia italiana en la que aseguró que, contrariamente a lo dicho por la Fiscalía del Estado, sigue vigente la orden del euro contra Carles Puigdemont y apoya al tribunal de apelación de Sassari ( Italia) la «entrega inmediata» de ex presidente. El juez también pide a Italia que, si Puigdemont recupera su inmunidad, tomará «las medidas que se puedan entender como necesarias» para garantizar su rendición cuando vuelva a perder la protección como eurodiputado.

El objetivo de Llarena es mantener vivo en Italia el proceso de ejecución de la orden del euro que se inició el pasado viernes, tras la detención de Puigdemont en Cerdeña, y que se tambalea por las dudas generadas sobre la inmunidad de la ex presidente y la supuesta suspensión de la ordenanza del euro dictada en su contra. «Hemos tenido conocimiento de una información que niega que pueda estar vigente la orden de detención europea de Carles Puigdemont i Casamajó», comienza Llarena en su misiva, en la que se opone a la tesis sustentada por la Fiscalía en la información remitida a la Corte. de la Unión Europea (TGUE) y que le llevó a revocar la inmunidad del exlíder catalán el pasado 30 de julio.

El instructor de tu elaboras asegura que el Euroorder no ha sido suspendido por el fallo prejudicial ante la justicia europea sobre la interpretación que hacía Bélgica de la directiva que regulaba Euroorders. Llarena recuerda que, si bien las recomendaciones comunitarias a los tribunales nacionales en materia prejudicial establecen que la interposición de un recurso como el presentado en este caso conlleva la suspensión del procedimiento, la misma recomendación subraya que la adopción de medidas cautelares no está sujeta a este régimen de suspensión obligatoria, pero corresponderá al juez nacional decidir si suspenderlo o no. Y la orden de detención del expresidente catalán y la orden de detención europea que se aprobaron el 14 de octubre de 2019 -día en que el Tribunal Supremo condenó a Oriol Junqueras y a otros cinco miembros del Gobierno de Puigdemont- tienen, según Llarena, «un indiscutible carácter precautorio». “Son decisiones que sirven para asegurar que el evadido quede a disposición de la Justicia y que se pueda afrontar una acción criminal que -hasta ahora- ha sido impedida por la fuga”, advierte el magistrado.

Llarena afirma en su escrito que es el único competente para activar y desactivar el Euroorder y que, al no haber dictado resolución alguna para suspenderlo, el pedido sigue activo. Y, en su relato, acusa al Colegio de Abogados del Estado de haber denunciado la suspensión de la orden del euro a pesar de que sabían que no lo era. «Esta situación [que la orden estaba vigente] No sería ajeno al Colegio de Abogados del Estado, ya que es parte en los procesos penales que se están llevando a cabo ante el Tribunal Supremo ”, dice el instructor, quien recuerda que el Tribunal Superior nunca ha notificado a los servicios jurídicos del Gobierno de la suspensión de la orden del euro, «Ni el Colegio de Abogados del Estado ha promovido tal decisión».

Contenido del Artículo

Entrega del escudo

El primer objetivo de Llarena es que lo logre Italia ex presidente, pero el instructor abre el camino en el caso de que Puigdemont, como anunció, pida a la justicia europea que le restaure su inmunidad como medida de precaución. En este caso, Llarena pide a Italia que no desestime el proceso, sino que lo suspenda y, como indica la legislación que rige las euroordenes, adopte «las medidas que se entiendan necesarias para asegurar que las condiciones materiales necesarias para una efectiva entrega «cuando Puigdemont vuelva a perder su armadura. En virtud de esta solicitud, según fuentes judiciales, Italia podría imponer la ex presidente determinadas medidas de control compatibles con su inmunidad, como las comparecencias periódicas ante los tribunales.

En Italia este jueves despertó sorpresa la carta del juez Llarena, interpretada como una medida de presión ante la idea ya preconcebida de que Puigdemont volverá a ser liberado tras declarar al día siguiente 4. Fuentes jurídicas cercanas al caso señalan que la decisión ha expirado exclusivamente para el juez, pero, en todo caso, sería extraño que la decisión adoptada fuera diferente a la ya esbozada, no imponiendo medidas cautelares a los ex presidente.

La interpretación del juez de turno del Juzgado de Sassari fue que la orden fue suspendida y que Puigdemont «aún goza de inmunidad». El mismo tribunal se reunirá ahora para tomar la decisión final. Sin embargo, según la justicia italiana, si Puigdemont no se hubiera presentado a declarar el 4 de octubre, el juicio se habría cerrado «sin lugar a donde proceder por estar fuera del territorio». Algo que, según fuentes cercanas al caso, haría que no tuviera sentido pedir la entrega y que normalmente lleva a los imputados a no comparecer en estas audiencias. «El juzgado de Sassari tendrá que valorar la orden de captura procedente de España, pero lo normal sería que dejara que Puigdemont saliera del país hasta entonces y lo citara a declarar nuevamente», dicen las fuentes consultadas.

Malestar en Italia

La detención de Puigdemont generó mucho malestar en Italia. El Ejecutivo se enteró del incidente a través de los medios de comunicación y el propio Mario Draghi, primer ministro del país, explicó este miércoles que no tiene contacto con el gobierno español. «Era puramente una cuestión de policía y justicia», dijo.

El ambiente defensivo de Puigdemont asegura que viajará el 4 de octubre desde Bruselas a Cerdeña y se pondrá a disposición del juez de allí, como ya defendió este lunes cuando regresó a la sede del Parlamento Europeo en la capital belga, informa. Guillermo April.

El juicio contra Carles Puigdemont y los otros dos exconsejeros de la Generalitat residentes en Bélgica y los parlamentarios europeos, Toni Comín y Clara Ponsatí, se pospondrá durante meses en la justicia europea, donde hay dos casos pendientes.

Por un lado, está el recurso de casación que los tres eurodiputados plantearon en mayo ante el Tribunal General de la UE (TGUE), después de que el Parlamento Europeo votara en marzo a favor de la suspensión de su inmunidad para que los tribunales belgas pudieran evaluar. su entrega a España. La audiencia aún no se ha realizado, pero fuentes judiciales estiman que tal caso podría demorar hasta 17 meses.

El clamor en torno a la inmunidad de Puigdemont tiene que ver en parte con este caso, ya que fue a raíz de este asunto que el TGUE emitió una orden el 30 de julio con la que revocó la tutela cautelar que se le había otorgado. El tribunal entendió que Puigdemont no corría peligro de ser detenido, ya que el fiscal aseguró que el proceso en su contra ex presidente había sido suspendida cuando Llarena planteó una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la UE.

Este, precisamente, es el otro problema que está pendiente de resolución. La solicitud de Llarena se deriva de la decisión del Tribunal de Apelación de Bruselas de no entregar a España también el ex empleado perseguido por la justicia española, Lluís Puig. Fuentes judiciales aseguran que estos hechos duran en promedio unos 15 meses. El entorno defensivo de Puigdemont asegura que viajará el 4 de octubre desde Bruselas a Cerdeña y se pondrá a disposición del juez de esa zona.