enero 15, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

El yihadismo penetra en Níger por el agujero de la pobreza | Internacional

El yihadismo penetra en Níger por el agujero de la pobreza |  Internacional

Desde que salieron de Niamey, la capital de Níger, los tres vehículos han ido a toda velocidad por una estrecha carretera pavimentada. Parar está prohibido, es demasiado arriesgado. Un equipo de gobierno está embarcando en dirección a Abala, en el norte de Tillabéri, epicentro de la violencia yihadista que se extiende por todo el Sahel y que solo en el país ha causado 4.400 muertos desde 2015. Ya han caído las primeras lluvias del año. . y algunos charcos aparecen en el paisaje austero y dominante de arbustos y arena. Los terroristas se esconden en alguna parte. Hace una semana, 19 granjeros fueron asesinados y sus graneros quemados en una noche de tormenta. Las miradas se han vuelto esquivas. Todo el mundo tiene miedo. Amenazado desde todas sus fronteras, Níger apenas resiste.

La ciudad de Abala está a 140 kilómetros de Niamey (la capital) y a solo 40 kilómetros de la frontera con Mali. Ha sufrido cuatro ataques graves en los últimos cinco años. “Fueron varias fases”, dice Ornella Moderan, experta del Instituto de Estudios de Seguridad (Iss), quien explica que “primero los yihadistas atacaron a las autoridades tradicionales para desestabilizar la zona, luego se enfocaron en las fuerzas de defensa y seguridad. para intentar expulsarlos y ahora masacrar a civiles. El detonante suele ser banal: venganza, enfrentamiento, robo de ganado ”. El grupo que hace cumplir su ley en esta área es el Estado Islámico del Gran Sahara (EIGS), con bases móviles en ambos lados de la frontera, liderado por Abu Walid al Saharaui, el terrorista más buscado del Sahel.

Más información

Los tres coches paran en la Prefectura, a las afueras del pueblo. Los miembros de la Guardia Nacional, atrincherados detrás de muros de barro, observan los alrededores. «Esto se ha vuelto muy peligroso, realmente agradezco el esfuerzo que hacen para venir aquí», dijo Assumana Alassane, prefecto de Abala, al jefe de la delegación del gobierno, Ramatoulaye Ibrahima Yacouba, director de prevención de conflictos de la Alta Autoridad para la consolidación de la Paz. , la estructura responsable del diálogo con las comunidades afectadas por la violencia. Con misiones como esta, el estado nigeriano intenta recuperar el terreno perdido, ganarse la confianza de los ciudadanos. Pero no es sencillo. La pobreza, la injusticia, la falta de expectativas no desaparecen de la noche a la mañana.

«Para que exista la paz y la estabilidad, los ciudadanos deben sentir que el poder político está ahí para protegerlos, que no son tratados como esclavos o ganado», dijo el veterano militante de izquierda Moussa Tchangari, activista y presidente de Espacios Alternativos Ciudadanos. «Toda esta violencia no es aceptable, pero en un contexto de gran abandono de la población, de enormes injusticias y pobreza, aparecen personas con armas y poder que sacuden el orden establecido, que marcan nuevas reglas, que proponen una alternativa, que escuchan sus . En realidad, el islamismo radical es la única opción antisistema que avanza en nuestros países. Ese es el problema ”, añade.

Una misión de mantenimiento de la paz del gobierno nigeriano lleva a cabo actividades de sensibilización en varias aldeas cercanas a Abala, en la región de Tillabéri, con el objetivo principal de recuperar el territorio y evitar que los jóvenes se unan a grupos terroristas.  Juan Luis Rod
Una misión de mantenimiento de la paz del gobierno nigeriano lleva a cabo actividades de sensibilización en varias aldeas cercanas a Abala, en la región de Tillabéri, con el objetivo principal de recuperar el territorio y evitar que los jóvenes se unan a grupos terroristas. Juan Luis RodJuan Luis Rod

En el pequeño pueblo de Takasasam, a pocos kilómetros de Abala, unas 40 personas están sentadas sobre alfombras a la sombra de tres árboles. Vinieron a escuchar lo que esta gente está diciendo sobre la capital. No hay escuela para reunirse. En realidad no hay construcción, solo chozas construidas con palos de madera. Tampoco hay un pozo con agua suficiente para todos. «El mundo cambió», dice Alkasun Anaouar, uno de los dos líderes de la ciudad, «antes de que educáramos a nuestros hijos de una manera diferente y ellos respetaran a sus mayores». Decenas de jóvenes de la zona se suman hoy a las filas del EIGS. «Es el dinero fácil lo que los empuja a ir con los terroristas», dijo el prefecto.

En Niamey, el general Abou Tarka, presidente de la Alta Autoridad para la Construcción de la Paz, admite que muchos nigerianos forman parte de estos grupos armados, pero confía en la clave del diálogo para desactivar el problema. “Hablamos con las comunidades. Escuchamos sus solicitudes e intentamos mejorar sus condiciones de vida. A través de ellos transmitimos a los terroristas el mensaje de que pueden deponer las armas y emprender el camino de la paz ”. Con la rebelión tuareg de la década de 1990, la fórmula funcionó. “Hoy los ex rebeldes están en la Administración, en las Fuerzas Armadas, son alcaldes. Salieron de Kalashnikov y son parte del estado «, agrega.

La caravana de la paz, como ellos llaman a su misión, se dirige a Initdan. Son las once de la mañana y el calor aprieta. Se acerca el momento de la siembra, pero los agricultores temen alejarse de la seguridad de sus pueblos y entrar en los campos. Los cultivos se abandonan, hay menos cereales en el mercado y los precios suben. La consecuencia es el riesgo de hambruna, que se ha triplicado este año, según las agencias humanitarias. La existencia de alrededor de 300.000 desplazados internos por la violencia, así como alrededor de 240.000 refugiados de Malí, Burkina Faso y Nigeria complica aún más las cosas. El gobierno ha puesto en marcha un plan para regresar a sus hogares, pero el peligro de que vuelvan a ser atacados está muy presente.

En ausencia de un estado retirado en los centros urbanos, algunas ciudades comenzaron a organizar milicias de autodefensa. Sucedió en Mali, luego en Burkina Faso y está comenzando a suceder en Níger. Es la ruptura del tejido social, el salto de la violencia yihadista a la venganza entre comunidades. El mantra es culpa de los peul, una etnia muy extendida en casi toda la región que tradicionalmente se dedica al pastoreo. «Las cifras hablan por sí solas. Es cierto que el 80% de los radicales pertenecen a esta etnia, pero el 99,9% de los peul no son terroristas. El problema es la fusión, acusando a una comunidad de lo que hacen 200 de sus miembros», dice el general Abou Tarka.

La tensión entre pastores y ganaderos peul y agricultores sedentarios en otras comunidades siempre ha existido, pero el problema ha crecido en los últimos años. “Roban su ganado, ocupan sus pastos tradicionales y nadie los escucha”, dice Tchangari. La explosión demográfica de Níger (23 millones de habitantes), el país más pobre del mundo con el récord mundial de siete niños en promedio por mujer, empuja a los agricultores más al norte y desplaza a los peul. El cambio climático, que trae lluvias irregulares y sequías, tampoco ayuda. Los grupos armados radicales se alimentan de esta tensión, la estimulan y la aprovechan.

Gandou Zakara, juez del Tribunal Constitucional, catedrático de derecho e investigador universitario, realizó hace unos años un estudio sociológico sobre el origen de la violencia con cientos de entrevistas anónimas. “Lo que más me llamó la atención fue que las propias autoridades reconocieron que se trataba de un problema de gobernabilidad, discriminación, exclusión; nada que ver con la religión. Hay ciudades donde no hay autoridad en un radio de 40 kilómetros y los ciudadanos no tienen a quién acudir ante las injusticias. Este es el caldo de cultivo para el radicalismo. Además, los grupos armados generan actividad económica a través del narcotráfico o robos. Muchos yihadistas ni siquiera saben rezar y son analfabetos, no fueron a la escuela ”.

Si grandes áreas de Mali y Burkina Faso ya están fuera del control de sus respectivos gobiernos y los yihadistas son desenfrenados, Níger está emergiendo como el nuevo frente en esta guerra. Conscientes de sus primeras derrotas, «no estamos ganando esta batalla», aseguró el presidente de Níger, Mohamed Bazoum, en una reciente entrevista a EL PAÍS, las Fuerzas Armadas se están adaptando a una lucha que requiere más cirugía, trabajo de inteligencia y unidades más. adaptado a un enemigo móvil, que está en todas partes, infiltrado en pueblos y ciudades, arraigado en la población.

La inestabilidad de Libia preocupa en el norte; Boko Haram y el Estado Islámico de África Occidental presionan por la región de Diffa hacia el este; Los bandidos nigerianos asentados en Katsina y Zamfara se desestabilizan desde el sur en la región de Maradí; y el EIGS y el Islam and Muslim Support Group (JNIM) han ganado fuerza en Occidente. La comunidad internacional teme que Níger profundice, como ha sucedido en Mali y Burkina Faso, y que surja un corredor yihadista que conecte el lago Chad con la frontera con Mauritania. Están en juego el control de la migración, de la que este país es socio estratégico para Europa, y el flujo de recursos naturales fundamentales como el uranio.