noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Elvira Dyangani Ose: “No tengo miedo de ser mujer y negra. La pregunta es si otros lo tienen «| Cultura

Elvira Dyangani Ose: “No tengo miedo de ser mujer y negra.  La pregunta es si otros lo tienen "|  Cultura

Elvira Dyangani Ose (Córdoba, 47) es directora del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) desde julio, en sustitución de Ferran Barenblit, que dirige este centro desde 2015. Llega en un momento de cambio radical, ya que Está prevista la inauguración de su ampliación en 2023, una gran galería que se levantará frente al edificio creado en 1995 por Richard Meier y que llevará a reorganizar los espacios y cambiar la forma de funcionamiento del museo.

Esta mujer enérgica y comunicativa, que irradia positivismo, se ha especializado en proyectos enfocados a observar la narración, intervenir en el espacio público y recuperar narrativas no occidentales. Procedente de una familia originaria de Guinea Ecuatorial, estudió en la Universidad Autónoma de Barcelona y en la Universidad Cornell de Nueva York. Tras pasar por el Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas (CAAM) y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), en 2011 se incorporó a la Tate Modern de Londres, donde colaboró ​​con el Comité Africano de Adquisiciones en la compra de obras relacionadas a la diáspora africana. En 2014 fue comisaria de la Bienal de Arte Contemporáneo de Gotemburgo y desde 2018 dirige la galería The Showroom en Londres.

Más información

Solicitud. ¿Le molestó que le dijeran que es la primera mujer en conducir el Macba?

Respuesta. No, pero me parece interesante notar que el 90% de los trabajadores del Macba son mujeres, que han llevado a otras personas que estaban en el poder a lograr sus resultados con su trabajo visible e invisible. Que estoy aquí es un mérito compartido. El hecho de que una mujer alcance una posición de esta magnitud no debería sorprendernos. Y que también sea alguien de una comunidad que se ha considerado racializada. El mundo en el que quiero vivir ya entiende que esto es normal.

pag. ¿Y te sorprende que nadie haya dicho que eres negro?

R. No es mi problema. La pregunta es por qué se ha omitido algo que es parte de la historia de este museo y de las instituciones culturales que no tuvieron a la cabeza a personas de una comunidad racializada. No tengo que decirlo, por supuesto. La cuestión es esa perseverancia en perpetuar ciertos silencios.

Sería un logro increíble que el público ingresara al museo de forma gratuita durante los próximos cinco años.

pag. ¿Tiene miedo de que esto se use en su contra?

R. No. He sido mujer y negra toda mi vida. No tengo miedo, pero la pregunta es si otros lo tienen. Tal vez tenga que lidiar con cómo afectará a las personas que no han tenido que lidiar con eso. Pero con este gesto todos debemos crecer.

pag. ¿Alguien podría pensar que su nombramiento tiene mucho sentido en Macba, ubicado en el multicultural barrio del Raval?

R. No debería tener sentido en ninguna parte, sino en todas partes. Existe una realidad social e histórica en España, Cataluña y Barcelona que está ligada a otras realidades del resto del mundo y que debe ser visible en cualquier institución que cuente la historia de esta comunidad tan plural y diversa. España debe seguir como el resto del mundo. Hay mucha más gente que la comunidad blanca establecida.

pag. Tenías que marcharte para seguir formándote y trabajando.

R. Quería poder contar las cosas como quería, con diferentes valoraciones de la percepción de la comunidad negra. Parecía imprescindible desmontar el mito del otro y hubo un momento en el que sentí que aquí no tenía la oportunidad. Esto está aquí, lo quieran algunos estratos o no. La historia debe ser desjerarquizada, a favor de la pluralidad de historias, narradores y protagonistas.

La historia debe ser desjerarquizada, a favor de la pluralidad de historias, narradores y protagonistas.

pag. En su presentación dijo que era su momento.

R. Habría quedado claro que mi paso por el CAAM de Canarias y el CAAC Sevilla me traería hasta aquí. Pero luego sentí que el espacio en el que quería repensar la institución aún no existía, para formalizar las prácticas descoloniales y de género de otra manera. Mi desafío ahora será confrontarme con esta estructura física del museo, esta definición casi decimonónica, para llevarla a un lugar donde la experiencia domine.

Elvira Dyangani Ose, directora del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba).
Elvira Dyangani Ose, directora del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba).Albert García / EL PAÍS

pag. ¿Podrá su llegada acabar con la sensación de elitismo que se cierne sobre el Macba?

R. No trabajo para el museo que dirigiré durante cinco o diez años, sino para el museo que permanecerá. Y ese museo debe ser entendido por el responsable. Necesitamos ser autocríticos y romper con modelos como los de los noventa, en los que todas las prácticas giraban en torno a una agenda más personal. Esto hay que olvidarlo y darle un sentido colectivo y corresponsable. El lunes pasado di la conferencia inaugural de la Universitat Autònoma de Barcelona y dije: “Hay que crear un museo que no quiera un mundo posible, sino que funcione como si ese mundo existiera y ese gesto resonara más allá de los muros del museo. «.

Ir a un museo debe ser una experiencia especial. Ese sentimiento de inmensidad no debe olvidar al pequeño.

pag. Asegura que quiere que sucedan cosas memorables en este museo.

R. Ir a un museo debe ser una experiencia especial. Ese sentimiento de inmensidad no debe olvidar al pequeño. No soy amigo de los grandes gestos. Me gustan las cosas cotidianas que son noticia. Cosas memorables tienen que ver con esa sutileza, con el museo más cercano. Que la plaza donde está ubicada pueda entrar al museo, que haya una permeabilidad. Debe haber un museo donde se pueda invitar a artistas emergentes a desarrollar proyectos imposibles de hacer de otra manera.

pag. El consorcio gestor del museo (formado por el Ayuntamiento de Barcelona, ​​la Generalitat, el Ministerio de Cultura y la Fundación Macba) asegura que no lo dejará solo. ¿Inyectarán más recursos?

R.. La inyección de recursos es necesaria. Creo que contribuimos a una visión de un museo más democrático y que esto garantizará que las administraciones nos ayuden a planificar. Y si tenemos un museo más grande, con la ampliación prevista para 2023, queremos tener la posibilidad de que el público pueda entrar gratis. Sería un logro increíble hacerlo durante los próximos cinco años.

pag. Del presupuesto de diez millones para este año, nueve son gastos fijos y uno por planificar.

R. Si quieres tener un museo ambicioso, no es mucho dinero. Cualquier gran exposición lo cuesta. No queremos hacer éxito de taquilla, pero se necesitan más recursos y un modelo económico sostenible. Los directores de museo deben aprovechar la situación que prevé el nuevo Estatuto del Artista y el Consejo de las Artes Visuales para pensar en nuevas propuestas.

Los directores de los museos deben aprovechar la situación que prevé el nuevo Estatuto del Artista y del Consejo de las Artes Visuales que se está generando para pensar en nuevas propuestas.

pag. Pediste que te permitieran trabajar.

R. Mi presentación coincidió con el despido de la jefa conservadora, Tanya Barson, y del director de programas, Pablo Martínez. Me sorprendió y podría haberse hecho de otra manera. Me hubiera gustado participar de esos cambios porque podían influir en la propuesta ganadora, que era la mía.

pag. ¿Quién gobierna el Macba?

R.. El director. Hay una dirección que eleva los contenidos, la ideología, la filosofía y los conceptos y marca la historia de Macba. Esta es mi misión, y la de la gestión es señalar las cosas que son posibles. Tenemos diferentes roles y responsabilidades. Es una biicefalia la que gobierna la institución. La relación de comprensión y cordialidad entre los dos es importante.

pag. Pero se ha dicho que el gerente tiene más poder que tú.

R. Cuando eres una persona negra, la gente hace suposiciones sobre quién eres en términos abstractos. No se juzga a Elvira Dyangani Ose, sino a una mujer negra. Los prejuicios sobre el otro han existido desde el comienzo de la historia. Una especie de desconfianza. Con el tiempo, suceden muchas cosas en torno a lo que se dice y comenta y menos sobre lo que realmente está sucediendo. Es importante ser una institución transparente que dé explicaciones, porque habrá menos especulaciones.

pag. El Macba es, sin duda, uno de los museos de arte contemporáneo más importantes de España. ¿Se reconoce como tal?

R. Todos en la industria saben qué es Macba. Y hay mucho interés en poder exponer y trabajar aquí. Es cierto que queda mucho por hacer. El otro día un taxista al que pedí que me llevara a Macba me preguntó si iba a patinar.

Debe preguntarse por qué solo 350.000 personas vienen a visitar Macba cada año. ¿Qué hay de malo en evitar activar la curiosidad del posible visitante que se dirige a otros sitios?

pag. ¿Le molesta que el éxito de su trabajo se mida en la cantidad de visitantes?

R. Hay que repensar las escalas de valores, pero así son las cosas. Tenemos la responsabilidad de atraer más público porque este museo cuenta con el apoyo de juegos públicos. Y hay que tener en cuenta por qué solo 350.000 personas vienen al Macba cada año. [en 2020 fueron 86.000]. Lo que está mal es no activar la curiosidad del visitante que se dirige a otros sitios. Tienes que despertar ese entusiasmo.

pag. En 2018, Macba presentó su primera exposición permanente, Un siglo corto. ¿Lo conservarás?

R. Hasta la inauguración del nuevo edificio en 2023, se mantendrá la presentación. Estamos pensando en los formatos en torno a la colección, pero también en las obras que no se han expuesto, en las últimas adquisiciones y trabajando en la ausencia de la colección para generar nuevas visiones. Creo que debe haber una jerarquía entre las obras de la colección permanente y las que participan en las exposiciones temporales y que las historias deben ser generadas por todas las obras que se exhiben, porque todas son parte de la historia del museo. Debemos poseer la capacidad de generar historias en torno a objetos de arte sin tener que poseerlos.

pag. Define el trabajo de tu predecesor, Barenblit, al frente de Macba.

R. Realizó una obra de continuidad recuperando aspectos del Macba de los primeros años de Manuel Borja-Villel. Es algo reconocido.

pag. ¿Qué veremos a partir de ahora en Macba?

R. Mis cosas comenzarán a mostrarse a partir de 2023, porque hasta ese momento ya hay suficiente planificación hecha. Sí, las nuevas ideas que traigo a los programas y proyectos públicos que nos ayudarán a repensar los espacios del nuevo museo se verán antes.

pag. ¿Sigue en curso la ampliación?

R. Uno de los cambios más drásticos que se verán es cómo se articulará arquitectónicamente este espacio de permeabilidad. La arquitectura responde a un programa de necesidad. Es necesario sentar las bases de ese plan de uso en el que se busca una posible programación libre y una serie de espacios de vida que se deben generar, que se conviertan en salas de estar y que permitan que la plaza entre en el nuevo edificio y en el de Meier.

pag. Pero, ¿es una oportunidad o un problema?

R. Lo nuevo, para mí, es siempre una oportunidad. Amo los desafíos. Soy lo que soy y lo que ves, una persona sencilla y abierta. Esto es lo que encontrarás todos los días.