mayo 30, 2024

en medio de la sequía, se registraron heladas tardías en la zona central del país

Buena parte de la provincia de Buenos Aires recibió una helada esta mañana del 12 de octubre, y de acuerdo a los testimonios de productores, si bien en la mayoría de las localidades fue leve, en la zona central llegó a ser moderada. Ello se puede ver en el mapa que ilustra a estas líneas.

En algunos pocos lugares alcanzó el rango de intensa en localidades en torno a 25 de mayo, Carlos Casares, 9 de Julio, General Alvear y Saladillo. También recibieron alguna helada siempre suave las zonas sur de Santa Fe y de Córdoba, este y centro la provincia de La Pampa.

Los trigos no denaotan el impacto de la helada, al menos por el momento.Los trigos no denaotan el impacto de la helada, al menos por el momento.

Antes de la pandemia dicen los memoriosos también heló más tarde aún que en esta oportunidad, recuerdan que en el 2017 o 2018, antes de las condiciones de la seca ocurrida durante 3 años, cayó una helada para el 20 de octubre.

En esta oportunidad, los trigos, si bien precisan agua, por el momento y con las lluvias caídas, vienen alcanzando un buen desarrollo en en general y todas las localidades de la provincia.

Por su parte, Horacio Esteban “Peco” Repetto, Ing. Agr. asesor en una amplia zona al sur de la Ruta Nacional 5 y con centro en Azul, provincia de Buenos Aires, dice, “hablando de trigo, el daño de la helada mucho tiene que ver con el estadio y el estado de las plantas. Es decir, por ejemplo, el año pasado las heladas causaron daños importantes, debido a la situación de estrés hídrico en la que estaba la mayoría de los cultivos».

Al sur de la Ruta Nacional 5 la helada fue bastante dura, pero el daño no será más que en casos puntuales debido al estadio de las plantas y al estado de salud de las mismas.Al sur de la Ruta Nacional 5 la helada fue bastante dura, pero el daño no será más que en casos puntuales debido al estadio de las plantas y al estado de salud de las mismas.

Enseguida, subraya, «La diferencia que veo ahora con la campaña pasada, es que estamos en una situación mucho mejor, si bien con muchos productores pidiendo agua, pero los cultivos de fina no están tan estresados, al menos en el sur y centro de la provincia».

Al sur de la 5, puntualiza el Ingeniero, «La helada fue bastante dura con registros de 4 grados bajo cero en casilla meteorológica es decir a 1,5 m de altura y si tenemos en cuenta que el cultivo esta a menor altura, puede haber sido una helada de 6 o 7 °C bajo cero».

«En la zona en general no se ven trigos espigados, y en algunos que están espigados es probable que haya daño, pero la proporción de incidencia será baja porque los cultivos vienen evolucionando sin estrés hídrico. Si hubiese daño, será en casos puntuales», dice Peco Repetto.

Producción

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) recortó la estimación nacional de producción del cereal en casi un 5 por ciento con respecto a un mes atrás, cayendo de 15 a 14,3 millones de toneladas. Y advirtió que el escenario es «muy complejo» para el cultivo, que se encuentra en su etapa crítica para la definición del rendimiento, y la situación «aún podría empeorar».

Trigo, producción a octubre de 2023. Fuente BCR.Trigo, producción a octubre de 2023. Fuente BCR.

«Salvo las lluvias de fines de mayo sobre el este de la región pampeana, las de la primera semana de septiembre en el centro de la zona núcleo, las que han acompañado al sudeste bonaerense y hasta hace un mes atrás a Entre Ríos, la campaña triguera 2023/24 no recibió lluvias importantes en lo que va del ciclo», repasaron los técnicos de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR.

Cabe recordar que, luego de la sequía más severa en décadas, la campaña de invierno ya había dado largada con los suelos en condiciones limitantes de humedad. Ahora, el cultivo sigue deteriorándose y el aporte importante de agua a gran escala «es urgente para poder completar los granos y detener la caída de rinde que se viene corroborando a cada semana», indicó la entidad.

«La sequía que castiga duramente desde hace más de un año no da tregua y «le ha quitado al trigo las posibilidades de alcanzar siquiera los 15,6 millones de toneladas que se proyectaban como escenario de normalidad al comienzo de la campaña», lamentaron desde la Bolsa rosarina.