noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Encuentro nacional del PP: Casado pide a Sánchez ante ex dirigentes europeos que «lleve Puigdemont a España» | España

Encuentro nacional del PP: Casado pide a Sánchez ante ex dirigentes europeos que "lleve Puigdemont a España" |  España
El presidente del PP, Pablo Casado, a su llegada a la convención nacional del partido este martes en Valladolid.
El presidente del PP, Pablo Casado, a su llegada a la convención nacional del partido este martes en Valladolid.NACHO GALLEGO / EFE

Pablo Casado se siente muy cómodo rodeándose de líderes europeos en la convención nacional del PP, con los que aspira a proyectar una imagen presidencial. El líder del PP intenta mostrar complicidad con los líderes comunitarios de la derecha europea, que le permiten elevar su perfil, aunque no ha logrado estar acompañado estos días por las principales figuras de su familia política, Angela Merkel y Christine Lagarde. . Este martes, el líder del PP estuvo acompañado a Valladolid, segunda etapa de su cónclave itinerante, por el ex presidente del Consejo Europeo Donald Tusk y el ex presidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani, dos políticos con perfiles muy distintos. La primera batalla en su Polonia natal contra el régimen autoritario conservador, y la segunda pertenece al partido de Silvio Berlusconi, que no dudó en aliarse con los extremistas italianos de la Liga Norte. Ante sus dos compañeros europeos, Casado acusó al gobierno de Pedro Sánchez de gobernar con «comunistas», «populistas» y «nacionalistas», y le pidió que trajera a España al expresidente catalán Carles Puigdemont, aunque esa decisión ahora depende de la Autoridades italianas.

«El presidente no está respondiendo al pedido de la empresa española de cumplir su palabra», instó Casado Sánchez bajo la atenta mirada del ex primer ministro polaco en Valladolid. «Pedro Sánchez debe cumplir su palabra de llevar a Puigdemont a España y hacer que lo juzguen», dijo el líder del PP. Debe defender la justicia y debe hacer todo lo posible por respetar la ley, y no debe poner los palos en el arco como hizo con los abogados del estado o ponerse de perfil para mantenerse en el poder ”. Casado acusa al Ejecutivo de torpedear la rendición en España del expresidente catalán según el criterio legal del Ministerio de Justicia, en el que se enmarca el Ilustre Colegio de Abogados, que cree que la eventual rendición del expresidente de la Generalitat España será Tendrá que esperar a que el Tribunal de la Unión Europea (TGUE) se pronuncie sobre su inmunidad.

Frente a los ex dirigentes europeos que le acompañaron, Casado también trazó un retrato negativo de la política española, sobre todo gracias al apoyo del PSOE. “La Unión Europea se ha formado a partir de nuestra familia política como respuesta a tres enemigos de la libertad: el comunismo, el nacionalismo y el populismo; fascismo ”, defendió el líder popular. «Ese comunismo, ese populismo, ese nacionalismo tienen demasiado peso en la política nacional de España hoy». Desde esa premisa, Casado culpó al ejecutivo de Pedro Sánchez por su apoyo. “El gobierno no puede chupar y resoplar al mismo tiempo. No es posible en Europa proponer una agenda europeísta para obtener fondos europeos y, al mismo tiempo, contar aquí con un partido comunista, un partido populista y nacionalistas que quieren la desintegración del territorio europeo ”. Sin embargo, no dijo nada sobre Vox, un partido extremista con un lado claramente antieuropeo en el que se apoya el PP para gobernar en Madrid, Andalucía y Murcia.

Casado reivindica el europeísmo del PP y critica a los socialistas por sus acuerdos, pero sigue evitando el debate que le cuestiona: si el PP debe, en consecuencia, rechazar cualquier pacto con la ultraderecha de Vox, como hace la derecha alemana y la francesa con la derecha- extremistas del ala. Esa pregunta sigue sin respuesta, a pesar de que el generoso Donald Tusk lo felicitó por ser «la esperanza de la política europea, porque no acepta el triunfo del extremismo político». El propio Tusk argumentó que «no hay mucha diferencia entre la derecha radical en Polonia y la izquierda radical en España».

Los mensajes de los barones populares que también participan en la convención -este martes el invitado fue Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León- parecen apuntar, de alguna manera, hacia una política que marca distancias con Vox. Sin embargo, nadie viene a pedir claramente que el PP renuncie a llegar a acuerdos con ese partido. «Tenemos que romper con los que no creen en Europa», advirtió este martes Mañueco frente a Casado, en lo que parecía un llamamiento en ese sentido. Aunque en fila, Mañueco empezó a hablar de los comunistas y no mencionó a Vox. Quien no cree en Europa, precisó, es «ese comunismo, ese populismo, ese nacionalismo independentista que no cree en Europa, en las naciones, en España». Este lunes, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, instó al PP a «no caer en las trampas del populismo». El Barón gallego y el Barón de Castilla y León son los dos únicos presidentes autonómicos del PP que no necesitaban a Vox para gobernar.

El congreso del PP también pasó de puntillas sobre otro tema: la actualidad política europea más importante, a pesar de que este martes la jornada está dedicada en parte a Europa. Solo Casado hizo una breve mención del resultado de las elecciones alemanas, en las que el portazo de la CDU ofrece a los socialdemócratas la posibilidad de recuperar la cancillería de la principal potencia europea. El líder del PP aprovechó para hacer una lectura benéfica de un resultado que va en contra de los intereses de los suegros. «Los resultados de Alemania exigen aún más responsabilidad por parte del PP español», dijo Casado. «Si la CDU no logra formar gobierno, seguiremos siendo el primer partido con representación institucional de toda la centroderecha europea».