julio 25, 2024

«Es un edificio monstruoso», «este aborto ridículo»: en defensa de la ‘arquitectura fea’ | Arquitectura | Diseño ICON

"Es un edificio monstruoso", "este aborto ridículo": en defensa de la 'arquitectura fea' |  Arquitectura |  Diseño ICON

En febrero de 1887, cerca de cincuenta escritores, pintores, escultores, arquitectos y otros «apasionados entusiastas de la belleza hasta ahora intacta de París» publicaron un cartel en el periódico. The Temps. Ellos protestaron «en nombre del buen gusto francés, amenazaron el arte y la historia, contra la erección en el corazón de nuestra capital, de la inútil y monstruosa Torre Eiffel». Esa campaña fue inútil. El inmenso éxito popular que cosechó durante la Exposición Universal de 1889 transformó ese «aborto de un ridículo y delgado perfil de la chimenea de una fábrica», como lo describe Guy de Maupassant, en un monumento que sobrecogió a todos los que visitan la Ciudad de la Luz durante 132 años , incluidos los más crueles y desalmados.

Construcción de la Torre Eiffel, París, para la Exposición Universal del 15 de abril de 1888.Roger Viollet / Roger Viollet a través de Getty Images

Esta misma historia se ha repetido decenas de veces. La arquitectura parece interesante, y no necesariamente Bien, Se diferencia de la «pura mierda» -como Frank Gehry describió en 2014 «el 98% de los edificios que se construyen ahora» – en que debe despertar emociones. Emociones y, lamentablemente, opiniones. En mayo de 1984, el príncipe Carlos se pronunció sobre el proyecto de ampliación de la National Gallery de Londres de Ahrends, Burton y Koralek. Le pareció feo. Lo llamó «un furúnculo monstruoso en la cara de un buen amigo». Esas palabras motivaron que el diseño original fuera reemplazado por una solución. paliativo, de Denise Scott Brown y Robert Venturi, que podemos ver hoy en Trafalgar Square. «Tu opinión es lo único a lo que no tienes derecho como gobernante», podría decirle María de Teck a su nieta, la reina Isabel II. Lástima que un buen consejo no sea hereditario.

Debe ser una cuestión de nobleza, porque para Francisco José I, emperador de Austria, rey de Hungría y rey ​​de Bohemia, la arquitectura moderna lucía tan mal como para el príncipe de Gales. Se dice que ordenó tapar todas las ventanas del Palacio Imperial de Hofburg desde donde se podía ver el edificio que diseñó Adolf Loos en la Michaelerplatz de Viena (1910-1911). Contrariamente a los excesos decorativos de la arquitectura vienesa de la época, Loos diseñó una fachada completamente desnuda, sin ningún tipo de motivo decorativo, como había defendido en Ornamento y crimen (1908), un manifiesto fundamental para la modernidad arquitectónica que comienza a gestarse a principios del siglo XX. La prensa local ha lanzado una campaña de desprestigio contra el proyecto (se han publicado viñetas comparando el proyecto con una tapa de alcantarilla) y la polémica ha llegado a tal punto que las autoridades han suspendido la obra. El arquitecto se vio obligado a hacer cambios para hacer su edificio menos feo y poder terminar la construcción. ¿Qué hizo él? Puso algunas macetas.

Looshaus, diseñado por el arquitecto Adolf Loos en 1910 en Michaelerplatz en el centro de Viena el 17 de enero de 2018.
Looshaus, diseñado por el arquitecto Adolf Loos en 1910 en Michaelerplatz en el centro de Viena el 17 de enero de 2018. VLADIMIR SIMICEK / Getty Images

Al igual que en la Torre Eiffel, también en este caso fueron los artistas quienes denunciaron el Museo Solomon R. Guggenheim (Nueva York, 1956-1959), de Frank Lloyd Wright. Hasta 21, incluidos los maestros del expresionismo abstracto Willem de Kooning y Robert Motherwell, firmaron una carta de protesta en la que se negaban a exhibir sus obras en el museo. El proyecto consistió en una gran rampa helicoidal, cuyas paredes curvas e inclinadas describían un espacio de exhibición que transgredía todos los estándares para contenedores de arte que se habían aplicado durante siglos. Además de ser extraño por dentro, el edificio era feo por fuera. Los críticos lo compararon con una lavadora o «un cuenco de avena volcado», mientras que Norman Mailer dijo que «destruyó el ambiente en el vecindario». Con casi cien años, «el mejor arquitecto del siglo XIX», como le encantaba decir a Philip Johnson con toda la mala leche del mundo, diseñó un edificio que era demasiado moderno y radical para la Nueva York ultramoderna y su extremo artistas radicales. En 2019, el Museo Solomon R. Guggenheim fue incluido en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Vista aérea del Museo Guggenheim de Frank Lloyd Wright el 11 de febrero de 1977 en Nueva York.
Vista aérea del Museo Guggenheim de Frank Lloyd Wright el 11 de febrero de 1977 en Nueva York.Santi Visalli / Getty Images

Incluso si también incluye un final feliz hecho en la UNESCO, La historia de Jørn Utzon de la Ópera de Sydney (1959-1973) fue mucho más espantosa. Obras mal planificadas que retrasaron una década la finalización de la obra más allá de los plazos pactados, sobrecostos que multiplicaron por 15 el presupuesto inicial, trampas contractuales y un sinfín de tensiones personales entre Utzon y las autoridades locales, obligaron al arquitecto a dimitir y abandonar el proyecto. Ese escándalo adquirió una dimensión nacional y dividió a la opinión pública a favor y en contra del edificio. Utzon fue declarado persona non grata por el gobierno australiano, y su nombre ni siquiera fue mencionado el día de la inauguración de su trabajo. Ahora, su perfil distintivo está grabado en sellos y monedas.

Las calles del París posrevolucionario de la década de 1960 cantaron una vez más «demasiado moderno para esta ciudad» cuando Renzo Piano y Richard Rogers erigieron en el hermoso e histórico 4to distrito el feo y muy moderno Centre Pompidou (1971-1977), una especie de plataforma petrolera llena de andamios, escaleras y tuberías de colores. esa irreverencia alta tecnología no salió muy bien. le Monde Más tarde publicó que «esta fanfarria chovinista de una banda de pop» era «una violación de París». Palabras gruesas para el segundo museo más visitado de Francia, solo detrás del Louvre.

The Lloyd's Building, en Londres, diseñado por el arquitecto británico Richard Rogers.
The Lloyd’s Building, en Londres, diseñado por el arquitecto británico Richard Rogers.Kevin George / Alamy Foto de stock

Inmediatamente después, Rogers, ya sin Plan, volvería a apostar por el escándalo tecnológico en un escenario histórico con el Lloyd’s Building (1978-1986), una fea torre en medio de la City de Londres. En un gesto a medio camino entre el respeto y la provocación, el arquitecto mantuvo la fachada de la antigua sede de Lloyd’s of London, un edificio neoclásico construido en 1928, como acceso principal a uno de los interiores más sorprendentes de la arquitectura del siglo XX.

La arquitectura brutalista ha sido, desde hace algunos años, objeto de este proceso de adaptación del paladar arquitectónico colectivo. A mediados del siglo pasado, en el imperio del hormigón en bruto no se ponía el sol: de Chandigarh a Londres, pasando por Belgrado, Boston, Madrid, Marsella o Sao Paulo, nuevas y viejas democracias, dictaduras comunistas, prestigiosas instituciones culturales y ministerios de la casa sembraron el planeta con una arquitectura que a nadie parecía gustarle. Por razones que no se pueden precisar, a principios de la década de 1990, “jóvenes arquitectos, diseñadores y pintores empezaron a divertirse en edificios muy publicitados como la Trellick Tower diseñada por el arquitecto Erno Goldfinger, un edificio de apartamentos de hormigón de 31 años. apartamentos terriblemente brutales que proyectan una sombra monumental sobre los interiores bohemios del oeste de Londres «, explica el crítico de arquitectura Jonathan Glancey en Brutalismo: cómo los edificios impopulares vuelven a estar de moda. De un día para otro, esas monstruosidades concretas que escandalizaban a medio mundo dejaron de ser feas.

Palacio de Fiestas, diseñado por Francisco Javier Sáenz de Oiza, en Santander, Cantabria.
Palacio de Fiestas, diseñado por Francisco Javier Sáenz de Oiza, en Santander, Cantabria.Alamy Foto de stock

¿Cuál será la próxima mala arquitectura en cambiar de bando? Hay quienes creen que ha llegado el momento de la redención del posmodernismo. Estamos ante un movimiento peligroso, que ha arrastrado a maestros de la talla de Francisco Javier Sáenz de Oiza a sus inciertas arenas movedizas, como lo demuestra el Palacio de Festivales de Cantabria (Santander, 1986-1990). Aunque juzgar el trabajo sobresaliente de Oiza desde este edificio sería como juzgar a los Beatles desde Ob-La-Di, Ob-La-Da, veremos quién puede dejarse seducir con esas ensaladas de órdenes de colores clásicos y personajes de Disney transformados en cariátides. Mientras tanto, el posmodernismo ya colocó su primera pica en Flandes: en 2018 la Comisión de Preservación de Monumentos Históricos de la Ciudad de Nueva York (LPC) incluyó el Edificio AT&T (1984), de Philip Johnson y John Burgee, en la categoría de edificio histórico, colocando este rascacielos en el forma de gabinete rococó entre las arquitecturas más importantes de Nueva York.

La fea arquitectura actual sigue despertando un desprecio más o menos fundado. En nuestro país, el Edificio Mirador (Madrid, 2005), de MVRDV y Blanca Lleó, es sin duda una de las obras más odiadas y, me atrevería a decir, también una de las más incomprendidas, por horizonte de Madrid. Estandarte de los mejores años de la Sociedad Municipal de la Edificación y del Territorio de Madrid antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, el proyecto MVRDV y Lleó pertenece a ese grupo de edificios residenciales que combinaban soluciones espaciales interiores poco convencionales con un exterior arriesgado y diametralmente opuesto. .a la aburrida monotonía del PAU a las afueras de la capital española. A pesar de sus innumerables éxitos, siempre que se menciona el Edificio Mirador, casi siempre se hace hincapié en sus problemas. Para la gran mayoría, es un edificio feo. Nada mas.

Pero la mala arquitectura lleva tiempo. Es posible que, dentro de unos años, el Edificio Mirador deje de ser feo y se convierta en uno de los más queridos de Madrid. Si no, ni siquiera es grave. Ya sabes que «los médicos tapan sus errores con suciedad, los abogados con papeles y los arquitectos aconsejan poner plantas», como dijo una vez Frank Lloyd Wright. Me pregunto a qué jungla deberíamos ir cuando decidamos cubrir las Torres KIO de una vez por todas.

Este edificio denominado Mirador, diseñado por el estudio MVRDV, es un barrio residencial en el extremo noreste de Madrid.
Este edificio denominado Mirador, diseñado por el estudio MVRDV, es un barrio residencial en el extremo noreste de Madrid.Alamy Foto de stock