junio 17, 2024

España concluye misión de evacuación de Afganistán | España

España concluye misión de evacuación de Afganistán |  España
Españoles y afganos abordan el A400M para su evacuación de Kabul el 19 de agosto.
Españoles y afganos abordan el A400M para su evacuación de Kabul el 19 de agosto.MINISTERIO DE DEFENSA / Prensa Europa

El gobierno español concluye oficialmente su operación de evacuación de Afganistán. Los dos últimos aviones, dos Air Force A400M, llegaron a Dubai desde Kabul a las 06:45 y a las 07:20 del viernes, según informó el Ministerio de Defensa. En ambos vuelos regresan los últimos 81 españoles que se marcharon en la capital afgana, entre militares, policías y personal de la embajada.

Todos deben llegar a la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) a las 16.45 horas en un vuelo chárter a Air Europa desde Dubai. En total, España evacuó a 1.900 afganos y sus familias que trabajaban para el continente español al país asiático y de otros países y organizaciones como Portugal, Estados Unidos, la UE, Naciones Unidas o la OTAN.

Los últimos en abandonar el barco fueron el embajador, Gabriel Ferrán (60) y su segunda a bordo de la legación española en Kabul, Paula Sánchez, así como una veintena de policías del cuerpo de seguridad de la embajada y una cincuentena de soldados enviados en evacuación cronometrada. misión de los talibanes a Afganistán.

Como buenos capitanes, los integrantes de la operación de evacuación, improvisada y coordinada sobre el terreno frente a la velocidad del avance talibán desde la base militar española cerca del aeródromo Hamid Karzai en la capital afgana, primero decidieron no irse antes de que él se las arreglara. sacar del país a todos los posibles colaboradores «de España y de la Unión Europea». Y luego optaron por dejar lo último de un país sumido en el caos tras la progresiva retirada de las tropas estadounidenses, que se retirarán definitivamente el 31 de agosto siguiendo el apresurado guión previsto.

En ocho días, 17 policías (luego reforzados con otros tres miembros de GEO), 110 soldados (luego reforzados con una brigada especial de gorras verdes) y dos diplomáticos (incluso con un pequeño refuerzo posterior) lograron sacar del país a cerca de 2.000 refugiados afganos, que llegaron en sucesivos vuelos a Torrejón. Todos han sido localizados y rescatados in extremis cerca de un aeropuerto rodeado por los controles de milicias fundamentalistas, asediado y derrumbado por miles de personas que intentaron escapar del nuevo régimen establecido por los talibanes hace una semana en el país, y molestos por los ataques mortales del jueves reivindicados por el Estado Islámico. (ISIS).

Ni el embajador -en el cargo desde el pasado 4 de agosto que ha sido designado como su reemplazo- ni el segundo jefe de la legación española en Kabul, ni los agentes del GEO y las Unidades de Intervención Policial (UIP) adscritos a la Embajada, capturados por el avance de los talibanes, querían irse hasta el final. Hasta llevar a cabo una misión imposible, porque muchas personas no pudieron salir queriendo hacerlo, a pesar de los 110 soldados que habían sido enviados para colaborar en la evacuación y la brigada especial del ejército terrestre que llegó más tarde.

Han sido días interminables, como interminables fueron las listas de personas con las que intentaron ponerse en contacto y que han ido creciendo día a día. Citas en puntos presuntamente seguros, traslados tumultuosos a través de las puertas autorizadas del aeropuerto, identificaciones comprobadas minuciosamente para no introducir «manzanas podridas» (posibles miembros de los talibanes) en ningún avión, todo rápidamente, todo tratando de coincidir con los puntos de encuentro y los horarios con la salida de vuelos en medio del caos. Todo a una carta, a una sola oportunidad.

Este viernes, si se concretan los planes, aterrizarán en Torrejón por la tarde, con el último vuelo desde Kabul, y coincidirá con muchos de los que les salvaron la vida.