julio 25, 2024

España: la nueva normativa para máscaras en el extranjero obligará a llevarlas en caso de que no se respete la distancia de seguridad | Sociedad

España: la nueva normativa para máscaras en el extranjero obligará a llevarlas en caso de que no se respete la distancia de seguridad |  Sociedad

La nueva normativa sobre el uso de máscaras, que entrará en vigor este sábado 26 de junio, permitirá a los ciudadanos circular sin ellas por la calle, siempre que se pueda respetar una distancia de seguridad de 1,5 metros con personas que no convivan. , pero será obligatorio que siempre lleven consigo uno en caso de que existan circunstancias en las que no se pueda mantener esta separación. Estos son algunos de los detalles sobre los que la ministra de Salud, Carolina Darias, informó este miércoles al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Los criterios se basan en un informe del Consejo de Alerta, al que tuvo acceso EL PAÍS. El texto propone derogar el artículo 6 de la Ley 2/2021, de 29 de marzo, que establece la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores e interiores, independientemente de la distancia, hasta el final de la pandemia. En cambio, el ministro confirmó que se aplicará una regla más flexible, que sigue manteniendo la obligación en interiores, en el transporte público (excepto camarotes y cubiertas de barcos) y también en exteriores si no es posible mantener la distancia de seguridad: en presencia de multitudes o eventos masivos. Sin embargo, si estos eventos tienen lugar al aire libre y las personas ocupan asientos separados entre sí por al menos 1,5 metros, puedes ir destapado.

Más información

El texto de los técnicos añade: “Cuando las personas se encuentren fuera de casa, deberán disponer siempre de una mascarilla para uso personal en caso de que se requiera o en previsión de reuniones o necesidades imprevistas en los espacios interiores o en transporte público”. Los expertos advierten de esto: hasta ahora, el uso generalizado de esta protección ha evitado dudas y olvidos. Ahora los ciudadanos tendrán que considerar cuándo no pueden mantener la distancia o taparse la nariz y la boca si se detienen a hablar con alguien en la calle a menos de 1,5 metros. El ministro no precisó si salir de casa sin máscara será punible y ha sido aplazado al real decreto ley que será aprobado este jueves por un Consejo de Ministros extraordinario convocado expresamente para abordar el tema.

Además, la nueva normativa eximirá a los residentes de los centros sociosanitarios de la obligación de utilizar mascarillas donde más del 80% hayan recibido el programa de vacunación completo, que a efectos prácticos incluye todas las residencias en España. Dado que prácticamente todas las personas que viven en estos centros están vacunadas, en la práctica la norma se aplicará a todas las residencias. La excepción no se aplica a las visitas ni a los trabajadores de estos centros. Tampoco deben llevarlo a instalaciones de servicios esenciales que hayan pasado la misma tasa de inmunización, como una estación de bomberos.

Estos criterios no fueron sometidos a votación del CISNS. “Un real decreto ley forma parte de las competencias del gobierno español. Es un criterio constante en todo el país. Esto es importante: mensajes claros, sencillos, comprensibles para la ciudadanía ”, dijo Darias al finalizar el encuentro con las comunidades autónomas.

El ministro justificó la flexibilidad para mejorar los datos epidemiológicos y avanzar en la vacunación. “Si miramos hacia atrás, uno de los elementos que más hemos asociado a la pandemia es el uso obligatorio de la máscara, que es una prenda más con la que salimos de casa. Es una medida no farmacológica que ha sido de gran ayuda para controlar la transmisión. Pero la evolución de la pandemia, con datos positivos, nos está encaminando por la senda de la nueva normalidad, no solo en la incidencia acumulada, sino sobre todo en los datos de ocupación hospitalaria, un indicador muy sensible. Todo el mundo nos dice que vamos por buen camino ”, dijo, defendiendo la flexibilidad de las máscaras como una medida“ progresiva, paulatina y prudente ”.

La incidencia se congela y la vacunación bate récords

La incidencia acumulada ha aumentado unas décimas este miércoles respecto al martes y se sitúa en 92,57 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Si bien no es posible hablar de cambio de tendencia, es la primera vez que este indicador deja de caer desde el 26 de abril, cuando se alcanzó el pico de la cuarta ola (235). En tanto, la inmunización alcanzó varios hitos este miércoles: se rompió el récord de inyecciones en 24 horas (680.540); Más del 50% de los españoles han recibido al menos una dosis, más de 15 millones tienen la pauta completa.

Este último es un hito que llega con dos días de retraso: el Gobierno lo había anticipado para la semana pasada, pero el retraso en la llegada de las dosis de Janssen es un acción de los casi tres millones de vacunas que las comunidades tienen sin administrar, no les ha permitido llegar a tiempo. En cualquier caso, el ministro está convencido de que las próximas se llevarán a cabo y llegarán el 19 de julio con la mitad de la población inmunizada y el 18 de agosto con el 70%.

Los técnicos sanitarios y las comunidades autónomas piden que se revise periódicamente el estándar de las mascarillas y se propongan cambios en función de la evolución de la epidemia, considerando la cobertura de vacunación de cada grupo de población, el nivel de alerta de los territorios según el documento. Acciones de respuesta coordinadas para controlar la transmisión de covid-19 (Semáforo sanitario), y los indicadores de incidencia y ocupación de las camas en las Unidades de Cuidados Intensivos.

El ministro no reveló cuál será el procedimiento para revisar esta norma a partir de ahora, si tendrá que volver a pasar por el Consejo de Ministros cada vez que los datos sugieran un cambio, para bien o para mal, o si se fijará un sistema. ágil en el Consejo Interterritorial. En cualquier caso, el documento en el que se basará la nueva normativa siempre conserva la posibilidad de que la flexibilidad pueda ser cancelada en determinadas circunstancias por «criterios epidemiológicos» siempre que las autoridades sanitarias lo establezcan.