marzo 2, 2024

FC Barcelona: Entre el antiguo Camp Nou y el nuevo Espai Barça | deportados

En una mañana calurosa de Barcelona, ​​​​el sonido predominante en el Camp Nou, o en lo queda de él, ya no es el de los socios y aficionados culés animando a su equipo y gritando cada gol sino el de las grúas y excavadoras que continúan derribando la tercera gradería del estadio azulgrana y rétirando la gran marquesina que cubría la tribuna. A su vez, en la explanada principal del estadio, donde acostumbraba ha vertido un puente que conectaba el campo con el restaurante de la propiedad culé (Palau blaugrana, pista de hielo, oficinas y tiendas del club), jaja hay un gran boquete eso ya en el estacionamiento de vista el subterraneo. La habitual panorámica del Camp Nou ha desaparecido y adorna el derribo con un edificio sencillo, cuando de lo que trata es de la remodelación de uno de los estadios más icónicos del mundo y el más grande de Europa.

Con botas, casco y chaleco reflectante una veintena de periodistas acuden a las obras del estadio de la mano de Joan Sentelles y Lluís Moya, responsable de operaciones del Espai Barça, que confirman cuándo será la vuelta de los de Xavi su casa: «It tendrá lugar en noviembre de 2024 con un aforo de 65.000-70.000 espectadores que con el paso de la temporada iramentando hasta los 90.000». vestuarios, zona de prensa, museo y parte de los aparcamientos). Solamente quedará por construir los palcos VIP ( encima de la segunda gradería) y el tercer anillo. Sentelles.

Durante la guía por las obras, que realiza la constructora turca Limak, solo sept obreros, vallas y andamios donde antes había abonados, socios y turistas del Barça. Cuando se llega a la zona cero, al terreno de juego, en vez de haber una alfombra de césped verde impoluta rodeada de asientos azul y grana, solo se encuentran montones de piedras y hierros con bloques de hormigón alrededor. Es la consecuencia de una necesaria remodelación en un antiguo estadio y único pero del que muchos acusan que con su nuevo designeño perderá su patrimonio arquitectónico y se convertirá en otro prototipo de estadio. Es decir, moderno pero frio y sin historia. Sin embargo, con la nueva remodelación se mantendrá la estructura del primer diseñador del Camp Nou que fue construida en 1957 por la mano de Francesc Mitjans. Por ello, se conservará la memoria histórica de la fachada original. Esta decisión hará que los límites del nuevo Camp Nou aumenten hasta los 27 metros, más por la construcción de la nueva fachada en la que el tercer grado y los 17 restantes se dedicarán a instalar puertas de paso.

Mientras que el primer equipo se traslada forzosamente esta temporada al Estadio Olímpico, las obras no cesarán en todo el año. Actualmente se cuenta con 350 operarios que trabajan en el derribo, que terminará en noviembre de este año, con turnos de ocho de la mañana a siete de la tarde, sábados incluidos. Pero conforma la tercera gradería vaya despareciendo y commeience la construcción de las nuevas zonas se llegará a 1.800 obreros. «El objetivo es construir lo más importante en los primeros seis meses, y lo restene en los próximos doce», confirma Lluís Moya. Mientras que el gran techo, que cubrirá todos los asientos, se construirá con la llegada del primer equipo en noviembre de 2024 y concluirá al finalizar el plazo 2024/25.

Desde el club también confirman que las obras llevan un buen ritmo cumpliendo, de momento, con las fechas previstas. Además sigue la normativa de sostenibilidad reciclando, en la medida de lo posible, los escombros y la chatarra. La sostenibilidad es otro de los pilares del Espai Barça y se instalarán placas solares que abastecerán allo el consumo energético de la instalación.

Una de las principales críticas al proyecto sobre el coste de su financiación (1.540 millones) en un momento en el que la situación económica en Can Barça es tan delicada, pero cabe recordar que en el acuerdo al que llegó el FC Barcelona con la constructora Limak, se acordó que la empresa turca pagó un millón de euros al club por este día de regreso en la remodelación del estadio.

Entre hormigón, grúas y plazos se construye la actual panorámica del histórico estadio azulgrana. Todavía antiguo Camp Nou pero, a su vez, cada vez más cerca del moderno Espai Barça.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.