noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Ferran Freixa, paciente observador de luces, sombras y sombras | Cultura

Ferran Freixa, paciente observador de luces, sombras y sombras |  Cultura
Fotógrafo Ferran Freixa, en una imagen de 2020.
Fotógrafo Ferran Freixa, en una imagen de 2020.Carme masia

Ferran Freixa (Barcelona, ​​1950), falleció el 13 de junio a los setenta años. Fue uno de los máximos exponentes de la fértil generación catalana de fotógrafos de los años setenta y siempre ha destacado por un estilo clásico y moderno que le ha llevado a ser un referente en la representación de la arquitectura, los espacios urbanos y la intimidad de la vida cosmopolita.

Freixa tenía una capacidad excepcional para capturar y sublimar el estado de cosas. Paciente observador de luces, sombras y sombras, ha capturado el paso del tiempo a partir de escenas y objetos ambiguos, espacios o arquitecturas inertes.

Inició su actividad artística en 1965 estudiando dibujo y pintura, pero fueron sus proyectos en el campo de la gráfica a partir de 1969 (año en que abrió su primer estudio con Pep Rigol y Lluís Casals) los que le llevaron al mundo de la fotografía. Era autodidacta, por eso a menudo le gustaba decir que «mi escuela son mis libros».

'Sastrería La Neutral, Barcelona', de Ferran Freixa, 1979.
‘Sastrería La Neutral, Barcelona’, de Ferran Freixa, 1979.ferran freixa / vegap

A partir de 1978 se especializó en fotografía de arquitectura, colaborando con los mejores profesionales, sin dejar de trabajar en su «trabajo personal» con su cámara Hasselblad. En 1990 participó en el proyecto fotográfico puesto en marcha por la revista «Quaderns» del Colegio de Arquitectos de Cataluña, y recibió el encargo de fotografiar la transformación del Eixample en Barcelona durante la fase preolímpica, así como de realizar una taxonomía de la Tiendas antiguas de la ciudad.

Desde el año 1994 es su famosa serie de la Gran Teatro Liceo fotografiado inmediatamente después del incendio que destruyó el Coliseo La Rambla. Sus obras en los años siguientes están marcadas por viajes y fotografías de diferentes lugares: Cabo de Gata, Marruecos, Pequín …, así como por la vasta serie de Colonias textiles de Cataluña.

'Pensione Ségusso, Venecia' construida en 1950 por Ferran Freixa adquirida en 2017 por la Generalitat.
‘Pensione Ségusso, Venecia’ construida en 1950 por Ferran Freixa adquirida en 2017 por la Generalitat.

En 2014 Freixa se traslada a su casa familiar en Sant Vicenç de Montalt, donde fotografía espacios y arquitectura cercanos y abandonados, como el Hotel Estrach (2016), La el jardín de maría (2018) o ¿Cabanyes? (2020). Además de poder extraer sombras realmente sorprendentes de la cámara de su teléfono móvil.

La melancolía, la sensibilidad para captar detalles sutiles y decisivos y el arte de la composición son algunas de las características esenciales de su mirada, que deja una impronta lírica en la memoria de las cosas.

“El nuestro es un período nostálgico y las fotografías promueven activamente la nostalgia. La fotografía es un arte elegíaco, un arte crepuscular. Casi todo lo fotografiado está impregnado de patetismo por el simple hecho de ser fotografiado. Una cosa fea y grotesca puede moverse porque la atención del fotógrafo la ha ennoblecido. Algo bello puede despertar amargura porque ha envejecido o ya no existe ”. Este texto extraído de la obra Sobre la fotografía de Susan Sontag de 1977 es el que el autor eligió para su última exposición en la Fundació Palau, Caldes d’Estrach, en la provincia de Barcelona, ​​que cerró el pasado mes de marzo de 2021.

Su obra, admirada por fotógrafos, artistas, diseñadores, arquitectos, editores y teóricos -por desgracia de nuevo- ha carecido del reconocimiento institucional que su genio y su obra merecen, sin duda, por ser uno de los fotógrafos españoles más importantes de su Generacion.