julio 13, 2024

“Fuera de Bolsonaro”, el grito de cientos de miles de personas que marchan por Brasil | Internacional

“Fuera de Bolsonaro”, el grito de cientos de miles de personas que marchan por Brasil |  Internacional
Manifestación contra el presidente de Brasil, Jai Bolsonaro, en la Avenida Paulista de Sao Paulo, este sábado.PAULO PINTO / AFP

Brasil volvió a salir a las calles este sábado para manifestarse contra el presidente Jair Bolsonaro, justo el día en que el país alcanzó el hito de más de 500.000 muertes por coronavirus. Una vez más, las banderas de sindicatos, partidos y colectivos tiñeron las calles de varias capitales, en particular São Paulo, Río de Janeiro y Brasilia, donde las marchas fueron masivas. En Sao Paulo, la gente comenzó a reunirse a las 4 de la tarde en la Avenida Paulista y una hora después los manifestantes ocuparon nueve cuadras.

Con pancartas, camisetas y calcomanías pidiendo que el presidente se fuera, los manifestantes, la mayoría de los cuales usaban máscaras, buscaron unirse a las filas del levantamiento contra el actual panorama pandémico de coronavirus. Además de las 500.000 muertes por covid-19, la lentitud de las vacunaciones, la devolución de la ayuda de emergencia de 600 reales, el desempleo, el abandono de la educación y el medio ambiente y el uso de la violencia contra la población negra fueron las consignas en las calles. La socióloga Dulce Neri, de 71 años, no participó en la protesta del 29 de mayo por temor a la multitud. Pero decidió unirse este sábado. Vino con sus hijas y su nieto. «Es imposible mantener la calma en casa con 500.000 muertos y este mal gobierno», dijo en la Avenida Paulista.

«El gusano mató a mi abuelo», decía el letrero que llevaba Clayton. “Mató a mi padre ya otras 498.000 personas. Fuera genocida «, escribió Francisco, de 24 años, en una nota.» Perdí a mi padre hace tres meses. Había luchado contra el cáncer, pero desafortunadamente, debido a este genocidio en el poder, contrajo el virus y murió «, dice. y empieza a llorar. «Estoy aquí por todas las vidas que hemos perdido y contra este gobierno».

Más información

El gobierno optó por contradecir las recomendaciones de los científicos, lo que llevó a Bolsonaro a despedir a dos ministros de Salud -Luiz Henrique Mandetta y Nelson Teich-, para mantener activo a un general que apoyó su errática política del presidente, hasta llegar al actual ministro, Marcelo Queiroga. .

Queiroga logró la independencia para defender el uso de la máscara y el encarcelamiento, mostrándose más cercano a la ciencia. Pero por encima de él está un presidente que sigue acudiendo al proceso sin máscara, mientras difunde falsas teorías sobre la pandemia. Hace unos días dijo en su Facebook en vivo semanalmente que estar infectado con el virus era más eficaz que la vacuna. La brecha entre el presidente y su ministro se hizo evidente el sábado. Mientras Queiroga simpatizaba con los 500.000 muertos por el covid-19, Bolsonaro prefirió saludar a los policías que intentaban detener al asesino Lázaro Barbosa, prófugo desde hace 11 días en el Distrito Federal.

Las calles de Brasil se mueven y la clase política está tratando de sintonizar con sus demandas. Los senadores que investigan a Bolsonaro por el manejo de la pandemia aprovecharon la fecha para comprometerse a hacer pagar a los responsables de parte del medio millón de muertes «por sus errores, omisiones, desprecio y libertinaje». “No llegamos por casualidad a esta imagen devastadora e inhumana. Los culpables están ahí y serán castigados de manera ejemplar. Los crímenes de lesa humanidad, asesinatos y genocidios no se cancelan ni caducan. Son eternos y, ante la justicia divina, se encontrarán con la justicia de los hombres ”, se lee en un texto firmado por nueve senadores.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva insinuó que participaría en las protestas, pero finalmente no participó. En el proceso, sin embargo, su nombre fue el más recordado. Varias personas vestían camisetas del Partido de los Trabajadores o de Lula. Los amigos Thayná Ferreira, de 25 años, Fernando Siqueira, de 28, y Daniel Felício, de 22, portaban cada uno una bandera del PT envuelta alrededor del cuerpo. «Me gradué de Lula y mis padres tienen una casa municipal gracias a él», dijo Daniel, quien es ejecutivo de publicidad. La presencia de sindicatos puede explicar la preferencia por Lula. No había banderas ni pegatinas de otros opositores de Bolsonaro.

Sin embargo, no todos salieron a la calle pensando en las elecciones de 2022. El joven Gonçalves, de 24 años, trabaja en la subprefectura de Santo Amaro, pero como los tiempos son «duros», ha complementado sus ingresos como dependiente en la entrega de solicitudes. “Estamos aquí en la lucha contra esta mala gestión de Bolsonaro y por los muertos. También tuve parientes, tío y primo, que murieron por esta mala gestión antivacunas, negacionista ”. Dice que su vida ha sido un «caos» también por el tema económico. Por eso está esperando que el presidente se vaya lo antes posible.

También hubo mensajes para el vicepresidente, Hamilton Mourão, y para los militares. Algunas pancartas incluían «Fuera de Mourão» y «Fuera de Bolsonaro y sus generales», en un momento en que los militares apoyan cada vez más al presidente y hay ataques persistentes a los pactos democráticos en varias áreas. La destitución de Bolsonaro sigue siendo una expectativa para sus oponentes. Pero hay quienes miran más allá, hasta 2022. «Incluso si no derrocamos a Bolsonaro ahora, es importante aumentar nuestra fuerza para derrotarlo el próximo año», dijo Aldino Graef, jubilado de 70 años.

Registrate aquí por Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región