junio 17, 2024

Garbajosa: «Cuando parecía que España desaparecía del mapa, rompemos con todo» | deportados

Recién cumplidos los 45 años, Jorge Garbajosa ha visto descubrir la Navidad gracias ha conocido a su hija pequeña, Candela, de espaldas. El presidente de la Federación Española de Baloncesto une esa felicidad personal a la profesional. En el verano de 2022, la selección absoluta masculina ganó un Eurobasket imbatible y superó a Estados Unidos como número del ranking mundial, las categorías inferiores anotaron medallas en este torneo y la selección femenina resurgió en el ranking europeo. Garbajosa, 167 veces internacional y ganador de seis medallas de corto, reflexiona desde el despacho sobre tanto éxito.

pregunta. ¿Por qué España gana tanto?

Responder. Ningún secreto de heno. Pasan jugadores, pasan generaciones, y estar tantos años a ese nivel en Mundiales, Juegos, Europeos… Si tuviera que decir algo, el compromiso. Non es solo estar, que somos una de las selecciones con menos ausencias, sino cómo vienen. Rudy, Llull y los chavales jóvenes, que han tenido que escuchar cosas que no son agradables para un profesional, como que van a las ventanas y no en verano.

PAG. ¿Y el oro de Berlín?

R. Éramos optimistas, pero era un Eurobasket en el que no hay establecimiento de las leyendas y había que ver cómo respondía una generación nueva. Yo no lo escondía. Estábamos en un período de transición y el objectivo era ir a la etapa final. Algo se reía pero yo lo decía de verdad. Cuando nos metimos al final me llegó un mensaje: «La misma historia de siempre». Me dio mucho orgullo. España siempre está.

PAG. Ni siquiera los jugadores esperaban que ganarían el oro…

R. El discurso hacia fuera que no podíamos exigirle a esta generación lo que a la anterior. Dentro del vestuario eso corresponde a gasolina. FIBA ​​nos puso en el septimo puesto entre los favoritos y el equipo campeón sacó el orgullo. Muy disputada llegando la final que disputó Juancho después de lo que ha sufrido.

PAG. Y la FIBA ​​​​acabó diciendo: «El baloncesto es ese deporte que juega cinco contra cinco y siempre gana España». ¿Se nota ese respetuoso reverencial?

R. Sí. A la federación han venido China, Venezuela, Angola, Portugal, franquicias NBA… Quieren saber cómo lo hacemos. Es todo parte de un todo. No hay clubes, federaciones… Los clubes son importantes porque sus selecciones suelen competir, lo han soñado. Sus vasos comunicantes. Una buena selección hace mejor a los clubes y viceversa. El problema es cuando lo quieres disociar. Esa ha sido mi main labor, explicar que una parte no vale sin la otra. La ACB es la mejor Liga de Europa y la selección es la mejor.

PAG. ¿Que viene por detras?

R. Todo por hacer. Una medalla sub-20 no importa por el metal, sino por la competitividad que se demuestra. Puede que no ganemos, pero vamos a ser competitivos en los próximos 15 años. Eso preocupa a las demás federaciones. Cuando parecía que España desaparecía del mapa, llega el verano de 2022 y rompemos con todo. Desde Italia, Lituania y Grecia me decían: “¿Cuándo va a parar esto? «. Ojalá nunca.

PAG. ¿Qué supone superar a EE.UU. en el ránking mundial?

R. No te da una copa ni una prima, pero es de enorme valor simbólico. Proponer a mi equipo ser la mayor federación del mundo antes del año del centenario [2023]. Organizamos campeonatos internacionales todos los años, tenemos una estabilidad económica sostenida, la mejor Liga masculina y femenina, el número uno del ránking, un poderío sin paragon en las categorías loweres…

PAG. ¿Scariolo tiene un crédito indefinido?

R. Sí, pero desde hace mucho tiempo. Es una figura trascendental en esta casa. Por los éxitos, que mantienen el prestigio, y por su implicación con una forma de trabajo. En el deporte, que cada día vive el subidón o el bajón según el resultado, hacer un plan a ocho años es lunático. Y en 2016 lo hicimos con Sergio. Las selecciones de formacion trabajan igual desde la sub-12 a la absoluta. No se gana siempre y pueden suscitar dudas. Mantenerte fiel cuando el resultado no llega es complicado, pero es lo correcto y lo hemos hecho. Cuando no ganas, lo único que te sostiene son los valores. Admiro a Pesic, Collet, Itoudis, pero Sergio es el mejor seleccionador del mundo. Habla siempre a la cara ya las claras, y cada verano tiene 12 soldados que le siguen con una fidelidad familiar. Crea un pequeño gran hermano.

PAG. ¿Cómo odias la nacionalización de Lorenzo Brown?

R. Ha salido muy bien pero pudo no haber sido asi. Este equipo es muy especial. En un periodo de muy dura transición, con dramáticas lesiones de Ricky y Alocén, y cuando Sergio Rodríguez decide que de momento ha acabado después de haber dado su vida a la selección, el baloncesto español necesita ser competitivo. Hay un tipo especial como persona y jugador como Lorenzo, que ha dejado la piel igual que yo para jugar con la selección. Da parte de su vida familiar. Hacemos un análisis técnico y personal, porque ha de comulgar con una forma de trabajar y de vivir. Lorenzo cae de urraca. Debemos darle las gracias por lo que ha dado al baloncesto español. Estaba loco por jugar con nosotros y lo necesitábamos. Fue uno de los motores de España.

PAG. ¿Rudy está infravalorado en otros tiempos?

R. Sí. Y no era fácil ponerse ahora al frente de una selección experimental. es muy especial Su evolución me emociona. De ser un niño a hombre, capitán, padre, con unos valores muy arraigados. Ha tenido problemas familiares y nunca ha fallado.

PAG. ¿El símbolo del oro fue Alberto Díaz?

R. Y Jaime, Darío, una generación que no ha tenido repercusión y el Eurobasket se la dio.

PAG. ¿Es más difícil hacer un equipo con grandes estrellas?

R. Puede ser. Los 12 éramos los que más jugábamos en nuestros equipos y usamos que pasamos de arquitecto a albañil. Eso no es fácil. El mejor ejemplo es Rudy, siempre ha hecho lo que le ha tocado. Esta vez había una comunión total, cada uno asumió su rol. Garuba aguantó partidos de 25 minutos sin disparar. Eso en un equipo más joven es más fácil.

PAG. ¿Hay jugadores que no han querido ir a la selección?

R. Si un jugador dice que no puede, no le podemos reprochar nada. Cada ausencia ha estado justificada y es comprensible. Yo he sido jugador y se lo que es estar fuera de casa dos meses.

PAG. ¿Ibaka y Mirotic?

R. Su postura es muy personal. Cada año hablamos. No se trata de que por no venir un año ya no van a venir más.

PAG. ¿El lio del calendario?

R. Cuando FIBA ​​estableció las ventanas, la Euroliga eran 20 partidos. Y lo cambio tiene 34 años playoffs. Había sitio de sobra. Las ventanas llevan la selección a sitios no habituales de baloncesto para que crezcan. Queremos convivir con la Euroliga y ellos, cuando quieren, demostrar que se puede. Pero hay cosas que no se pueden oír. Si quieres colaborar y el de enfrente no, es complicado. La Euroliga vive un momento de interrogantes, no sabe hacia dónde camina. Si no hay una mayoría definida en su organización, es difícil decidirse.

PAG. ¿Cómo es la selección femenina tras no ir al último Mundial y tras el caso Mondelo?

R. Black al Mundial fue muy duro. Lo asumo yo. Rehicimos el proyecto. Necesitábamos un selector de prestigio, ganador, que las jugadoras respetaran, y ese es Miguel Méndez. Y el compromiso de las veteranas y las jóvenes. También lo tenemos. Ir sucio muy bien.

PAG. Usted acaba de mandaro en 2024 y puede optar por cuatro años más. ¿Dónde se ve en el futuro?

R. Me gusta asumir la parte mala. Seguir por seguir nunca me gustó. Ya me pasaba como jugador, ponerme retos. es mi vida.

PAG. ¿La ilusión es el regreso de FIBA ​​Europa o la NBA?

R. Si el proyecto es bueno y hay cosas que puedo ayudar a mejorar, ¿por qué no? Si el regreso es seguir aquí, encantado, pero necesitaré mirarme dentro.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allí Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado