marzo 1, 2024

Gigi Dall’Igna, el genio silencioso del éxito de Ducati en MotoGP | Motociclismo | Deportar

Pecco Bagnaia, durante el GP de Qatar.AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

El título de campeón del mundo de MotoGP es el de los dos pilotos, Pecco Bagnaia y Jorge Martín. Ambos lomos de una Ducati. Por eso hay una persona que se erige como un hombre que participa en el último gran premio del año al final de semana en Valencia. Luigi Dall’Igna (Thiene, Italia; 57 años), Gigi para todos, es el gurú que se alza al margen de la rotonda de Ducati. Es una buena máquina la que la fábrica de Bolonia construyó con Marco Bezzecchi, con la moto del año pasado, que certificó su tercera potencia en la clasificación general en la última carrera del curso en Qatar. Las Desmosedici consiguieron hacerlo todo en este mundo, y la noche del domingo, en el circuito de Losail, consiguieron la decimosexta victoria de la temporada, un nuevo récord absoluto en la categoría reina para un fabricante.

Ahora bien, este también es el caso de Ducati y gran parte de esta hazaña es obra del brillante trabajo en el garaje y oficinas de Dall’Igna, un ingeniero mecánico que trabajó durante más de 30 años en el mundo de la competición. “Gigi es, ante todo, una ganadora, alguien más y muy competitivo. Aunque no sea así, hay que vivir para ganar”, afirmó Paolo Ciabbatti, director deportivo de la marca Borgo Panigale, en conversación con EL PAÍS. El ejecutivo italiano conoce bien al hombre que, en 2013, vivió una década de Éxito en Aprilia gracias a la ambición de convertir una Ducati en la referencia del motociclismo mundial. Ahora director general de Ducati Corse, el departamento de competición de la marca, Dall’Igna puede presumir de múltiples récords y dos años de numerosos títulos tanto en MotoGP como en MotoGP. Mundial de Superbikes.

“Gigi es un genio, un ingeniero brutal y, además, un gran tipo muy apreciado en el paddock«, afirma Jorge Martínez Aspar, que supo que Dall’Igna lo estaba usando con Aprilia. “Hay un motor con un tipo de cambio concreto que marca la diferencia, pero en algún momento podemos imaginarlo para poder aprender lecciones”, reconocemos. Desde puertas afuera, Gigi es un tipo muy normal. Se trata de su calma imperturbable en un mundo acompañado de las emociones más extremas. “La tensión que lleva al corazón y la seguridad que hay en el corazón como lo hace todo de ahora en adelante”, Matiza Ciabbatti. Su tranquilidad, se dice, es la que permite pensar más y mejor en situaciones de máximo estrés.

Aficionado al buen vino, aunque instaló su bodega en casa, sabe bien que Dall’Igna lo describe como un tipo familiar. Cuando puedas escapar de los circuitos, el encanto de Irse con tu furgoneta camper se dirige al paraíso natural con tu mujer Lucía y sus dos hijos, Anna y Andrea. También es deportista sentado, líder en bicicleta y jugador. Aún hoy, el cartel de los gurús lucha en la disciplina, su participación en el motociclismo competitivo era puramente ocasional. Quiso es físico o astronómico, pero finalmente se decantó por la ingeniería y se especializa en motores. Sin más. Cuando termine la carrera podrá trabajar en una empresa de prototipos deportivos con sede en Ferrari. Se ha escrito todo sobre ti, pero el proyecto ha terminado y eres tú quien se busca la vida. Tengo la oportunidad de conocerlo en Aprilia. Entonces, las motos simplemente estaban interesadas en el medio de transporte que había llevado a la calle un buen joven de Turquía y Grecia.

Gigi Dall
Gigi Dall’Igna.Lisa Guglielmi (ZUMAPRESS.com / Cordon Press)

Dall’Igna tiene el cargo de profesor de meditación. Es todo pelo blanco y mucho pelo de las páginas de JRR Tolkien. Escuche siempre con la máxima atención y sus diálogos sean claros, concisos y descansados, cualquier producto de un discurso predeterminado o de marketing que suele darse en la alta competencia. « Este reto entre final ducati «Es cada vez más apasionante y fascinante para nuestra gente», declaró sobre el duelo previsto por el título entre Bagnaia, piloto oficial de la marca, y Martín, piloto del equipo satélite Pramac, que acudieron al GP de la Comunidad Valencia separados por 21 puntos y 37 en juego. Su imparcialidad puede resultar extraña, pero es sincera y transparente. Ya no es posible aplicar los colores y sólo los suyos peleando productos en condiciones idénticas a las de la corona mundial. “Una cosa es lo que otras personas de la marca, pero para ella que Jorge o Pecco sea lo mismo. Gana Ducati y gana él”, certificó Aspar.

El método para que todo sea replicado.

La excelencia del ingeniero italiano se explica por la intervención y la dedicación. La clave está en su forma de trabajar, que rompe categorías. “Gigi es un socio técnico con las sensaciones del piloto, pero sólo los datos”, afirmó Álvaro Bautista, dual camp con Ducati en el Mundial de Superbike, proyecto que también supervisó Dall’Igna. “Con esto no se valida todo lo que funciona en el papel, pero el piloto tiene mucho poder de decisión”, añadió. Ciabbati repite su fórmula con los elementos esenciales. “En primer lugar, aceptamos algunas de las pérdidas en el traslado de las piezas para que estén listas para el día siguiente. Esto cambia mucho respecto a la convención establecida por las fábricas japonesas hasta ahora. En segundo lugar, compartimos toda la información entre ingenieros y conductores, y esto también aceleró la capacidad de respuesta en pista”, explica. Hay que añadir un tercer elemento que la fábrica de Bolonia nunca ha entendido: Ducati cuenta con sus motos y sus pilotos con estilos muy distintos que le permiten bajar más rápido que los secretos de cada trabajo.

El actual dominio indiscutible, sin embargo, va por un largo camino y por un arduo camino. “Ahora que sabemos que hemos ganado lo correcto, tenemos que llegar allí”, afirmó el propio Dall’Igna. Gigi poco a poco, con mucha paciencia y las ideas muy claras, levantó el proyecto Ducati. Aquel día, la Desmosedici era una moto indomable y hoy lo es en la Honda de la que Marc Márquez tuvo que recordar, precisamente, en la moto italiana. La máquina que actualmente domina MotoGP nació del proyecto de celebridades que cayeron con Valentino Rossi, que ya hizo que Yamaha intentara hoy un éxito sin precedentes: ganar una motocicleta y un piloto italiano para el título de MotoGP.

Para acceder al transporte de mercancías, Dall’Igna recurrió a un grupo de jóvenes ingenieros muy competentes y orientados hacia la gran cantidad de productos tradicionales. «Gigi ha desarrollado áreas en las que debería prestar atención», dijo Ciabatti. En 2015 lanzó una motocicleta completamente nueva que, por primera vez, introdujo los elementos y conceptos aerodinámicos más limpios de la Fórmula 1 en el mundo de las dos ruedas. Hoy en día, son el resto de fabricantes los que intentan reproducir el método Dall’Igna, que siempre parece haberse mantenido uno bajo la manga cuando las otras marcas se acercan. Gane Bagnaia o Gane Martín y Ricardo Tormo de Cheste se asegurarán este domingo una Ducati y el genio silencioso que lideró una década de trabajo que transformó el universo MotoGP en su totalidad.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_