enero 15, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Gobierno presenta Declaración de derechos digitales para orientar las políticas tecnológicas futuras | Tecnología

Gobierno presenta Declaración de derechos digitales para orientar las políticas tecnológicas futuras |  Tecnología
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto a la ministra de Justicia, Pilar Llop (i), y la vicepresidenta primera y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño (c), durante la presentación de la Carta de Derechos digitales.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto a la ministra de Justicia, Pilar Llop (i), y la vicepresidenta primera y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño (c), durante la presentación de la Carta de Derechos digitales.Chema Moya / EFE

“Necesitamos una sociedad con más derechos, pero sobre todo que sepa proteger a los que ya han sido conquistados en los nuevos tiempos. Creo que estamos dando un paso sensacional en esa dirección ”. Con estas palabras, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cerró ayer la presentación de la Carta de los derechos digitales, un documento que tiene como objetivo «proteger, defender y ampliar» los derechos de las personas en el entorno digital. La Carta sale a la luz tras más de un año de trabajo de varios expertos coordinados por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Cátedra) y tras dos consultas públicas.

La Carta no tiene un espíritu normativo, sino descriptivo: incluye los derechos más importantes relacionados con el entorno digital y difundidos en la Constitución y en diversas leyes y reglamentos. Según el presidente, servirá de marco para la futura legislación.

Estructurado en seis bloques, el documento incluye, por ejemplo, el derecho de las personas a no ser ubicadas ni perfiladas, a acceder a Internet oa la seguridad informática. Aspectos todos ellos amparados por la Ley de Protección de Datos y otros códigos. También añade nuevos elementos, como el derecho a la identidad digital (la propia identidad en el entorno digital no puede ser «alterada, controlada o manipulada por terceros contra la voluntad de la persona»), para seudónimo (el usuario tiene derecho a utilizar un seudónimo si no quiere dar su nombre y apellidos) o el derecho a la inteligencia artificial (la garantía de que ningún ciudadano sea discriminado por decisiones basadas en algoritmos).

La puesta en escena que preparó la Moncloa para la presentación de la Carta fue la de grandes ocasiones. Además de Sánchez, asistieron al acto la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, y dos ministras: Pilar Llop, ministra de Justicia, y Diana Morant, de Ciencia e Innovación. El despliegue muestra la importancia que el Gobierno concede al documento, a pesar de que en lugar de enunciar nuevos derechos o deberes, lo que hace es ordenar los existentes.

Esta es precisamente la principal crítica que ha recibido la Carta: la ausencia de contenido práctico. “El problema no es la definición de derechos, sino su protección efectiva. Ya pasó el tiempo de las declaraciones de intenciones: fuera de España ya se está discutiendo cómo integrar todas estas inquietudes en políticas concretas, verificables y transparentes para que la tecnología respete el marco legal existente ”, dijo Gemma Galdon a EL PAÍS. Director General de Eticas Consulting y asesor en ética de algoritmos para la OCDE, la ONU o el Parlamento Europeo. Galdon fue parte del equipo que escribió la primera versión de la Carta, aunque fue eliminado del proceso en el camino.

Este experto recuerda, sin embargo, que España ya ha firmado declaraciones de intenciones por parte de un tribunal similar al documento presentado ayer. La última fue la Declaración de Lisboa sobre los derechos digitales, presentada por Ursula von der Leyen hace un mes y ratificada por los 27 Estados miembros. La Comisión Europea, por su parte, está elaborando una Declaración de Principios Digitales que en este momento y hasta septiembre se encuentra en fase de consulta pública.

Del «seudónimo» a la seguridad de la información

“Los derechos digitales son un tema que puede pasar desapercibido con el ruido cotidiano pero que es trascendental para la vida de los ciudadanos y sobre todo para definir qué mundo queremos para nuestros niños”, dijo ayer el vicepresidente Calviño sobre la Carta de Derechos Digital. El documento consta de 28 derechos o garantías divididos en seis bloques.

Además de los ya mencionados, destaca el derecho a la neutralidad de Internet (los proveedores deben proponer una oferta transparente de servicios sin discriminación por razones técnicas o económicas), derechos en el lugar de trabajo (se garantiza la desconexión digital a los trabajadores) o el derecho a la participación ciudadana a través de medios digitales. medios (se promoverá el acceso a la información pública, la transparencia o la rendición de cuentas a través de medios cibernéticos).

También se incluye un apartado de derechos digitales en el uso de la neurotecnología, que garantiza el control de cada persona sobre su identidad, o el derecho a la ciberseguridad, lo que exige que los medios digitales a nuestra disposición estén debidamente protegidos.

«Estoy particularmente satisfecho con el derecho a la identidad digital y el derecho a seudónimo, porque eran derechos que no estaban en la Constitución ”, dijo Borja Adsuara, experto en derecho digital y uno de los autores del documento, durante la presentación. «Sí, existía el derecho al honor, la privacidad y la propia imagen, pero no el derecho a la identidad o una forma especial de administrar ese derecho, que es seudónimo«.

Galdon, sin embargo, tiene reservas sobre este punto en particular. “Me preocupa el derecho a seudonimización, cuando lo que necesitamos es el derecho al anonimato. La ley deja muy claro que un dato de seudónimo es un dato personal, así que no lo entiendo bien ”.

Lorena Jaume-Palasí, fundadora de la Ethical Tech Society y miembro del consejo asesor en inteligencia artificial de la Secretaría de la SEDIA, ya había manifestado cuando se hizo pública la primera versión de la carta que algunos de los elementos contenidos en la misma deberían haber sido revisados ​​tanto a nivel legal y técnico. «Por poner un ejemplo: el derecho a la identidad y no perfilar a los usuarios son técnicamente incompatibles con el derecho a utilizar un seudónimo si no quieren dar su nombre y apellidos».

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en FacebookGorjeo o regístrate aquí para recibir el nuestro boletín semanal.