noviembre 30, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

GP de Holanda: el piloto del establo Fabio Quartararo da otro golpe en Assen | Deportes

GP de Holanda: el piloto del establo Fabio Quartararo da otro golpe en Assen |  Deportes

A Fabio Quartararo le gusta reír y divertirse, un chico que juega al golf (mal) en su tiempo libre entre carreras, cuando el intervalo es tan corto que vale más relajarse con los amigos que trabajar duro para entrenar, cuando casi no hay tiempo. para seguir conduciendo en moto antes de volver a subir al avión y comenzar los siguientes entrenamientos libres. Ríe todos los días y disfruta de cada momento Quartararo en este 2021 donde ha aprendido a vivir con la presión de ser un favorito. Tiene, dice, la mejor Yamaha de los últimos años. Y por mucho que su compañero de equipo Maverick Viñales no esté de acuerdo, los hechos y los números demuestran que el francés tiene razón. En el mítico circuito de Assen logró su cuarta victoria de la temporada. Y hoy es aún más protagonista de un Mundial que se va de vacaciones.

Es agradable ver deslizarse la M1 en el circuito holandés, una pista fluida, con muchas curvas, muchas de ellas a alta velocidad, casi sin rectas y con una chicane que te detiene el corazón justo antes de cruzar la meta. Nada como ver a cámara lenta en este brusco cambio de dirección la maestría del niza de 22 años, emocionado en el podio escuchando La Marsellesa. Ya no había un conductor constante, martillando sus vueltas, clonados entre sí. Magnífico y seguro.

Segundo en parrilla, hizo una buena salida tomando la delantera en las primeras curvas, en esos momentos clave en los que otro M1, el de Viñales, tiende a fallar. Volvió a pasar este domingo. La pole position El resultado del sábado fue de poca utilidad para el catalán, que cayó al quinto puesto en dos tiempos. El de Roses tardó mucho en encontrar las sensaciones y el ritmo exhibido, sin embargo, durante todo el fin de semana. El viernes y el sábado parecía otro Maverick diferente al que salió de Alemania cabreado y en el último lugar de la carrera. El domingo volvieron los fantasmas, volvieron las quejas sobre el rendimiento del M1 y se escuchó la confirmación de su propia boca de que hacía tiempo que pensaba en dejar Yamaha y renunciar al año que le queda de contrato. Lo dijo incluso después de recuperarse en carrera y acercarse a Quartararo. Un poco más tarde. Suficiente para terminar segundo, su mejor resultado desde que ganó la primera carrera del año en Qatar.

Pecco Bagnaia aprovechó el error inicial de Viñales, dispuesto a demostrar este domingo que los Ducatis ya no le temen a estos rápidos circuitos de curvas. Podría haberse convertido en la peor pesadilla de Quartararo si no hubiera sido por el hecho de que pisó tantas veces la zona prohibida a la salida de la chicane que fue penalizado con una viaje largo –La penalización consiste en dar una vuelta por el carril largo especialmente señalizado para tal efecto– con la que pierde tres segundos. Luego, indirectamente, fue cancelado de la lucha por la victoria tan pronto como la agresión de Mir expulsó al muy correcto Nakagami y lo dejó fuera de la lucha por el podio.

El piloto de Suzuki, décimo en la parrilla de salida, todavía tercero (como en Portugal o Italia), ha vuelto y ha sacado el máximo partido a su moto en un circuito donde la meta alcanza apenas medio kilómetro. Pero las cualidades del coche japonés, campeón de 2020, este año se hacen menos evidentes debido a la gran evolución de los rivales, que cuentan con un sistema de arranque especial del que carece Suzuki, que suele traducirse en pérdidas de tres décimas a la zaga., Aproximadamente. , que a los niños les gusta la máscara de Mir lo mejor que pueden.

Más información

El concurso ofreció, por otro lado, múltiples historias paralelas y actores secundarios. No hay mejor forma de decir adiós a la primera parte del recorrido e ir a disfrutar del verano que después de escuchar lo vivo que está este campeonato. Un campeonato en el que Márquez empieza a ser Márquez: 20º en parrilla tras sufrir dos caídas, una el viernes -es terrible- y la otra el sábado; espectacular al inicio en el puesto 13; décimo a las dos vueltas, dispuesto a aprovechar los huecos y aferrarse al volante de Bagnaia, uno de los mejores este domingo, cuando bajó a la séptima posición tras el penalti. Confió en esa referencia y no se rindió hasta llegar séptimo a meta y tras un duelo con Aleix Espargarò, octavo, siempre maravilloso con su Aprilia. El catalán se lleva aceite, constante y competitivo con la moto más modesta de la parrilla.

Por lo demás, Rossi se estrelló a toda velocidad en el circuito de sus amores (en Assen acumula diez victorias); Jorge Martín se fue, físicamente devastado después de muchas operaciones y dolencias por la caída en Portugal; Y lo mismo hizo Miller después de un accidente y una advertencia de la dirección de carrera, que le advirtió que tenía un problema mecánico, a pesar de que Ducati no pudo averiguar cómo terminaron su carrera de esta manera. Solo salía un poco de humo de su motocicleta, que sí, corrió sin aletas después del accidente.

El mes y medio de descanso que este año ofrece el Mundial será apreciado por chicos como Márquez o Martín, que esperan volver a ponerse en forma para plantarse en Austria a principios de agosto con una perspectiva diferente y más ambición. «Hoy teníamos una moto para subir al podio», advirtió Márquez. Quartararo lidera (tiene 34 puntos por delante de Zarco, segundo en la general), pero cuando vuelva a las pistas, este campeonato será un poco diferente.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en FacebookGorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.