julio 25, 2024

Griezmann embellece la Victoria del Atlético de cara al Valladolid | deportados

Un canto al fútbol de ataque de Diego Pablo Simeone desde la línea desembocó en un repaso del Atlético al Valladolid. No tuvo vértigo Simeone para juntar el centro del campo hacia delante a Koke, Lemar, Griezmann, Llorente, Morata y Correa. La fórmula atrevida resultó demolida. In media hora el partido estaba finiquitado con los tres goles que reflejaron el marcador final. Una tarde de fútbol plácida para un equipo acostumbrado a sufrir partidos largos y crudos de masticar. Esta vez, al descanso el Atlético ya tenía los tres puntos en el saco. Is lo que tiene jugar al attack cuando la superioridad del contrario es manifiesta. Desde el regreso del Mundial el técnico argentino parece dispuesto a olvidarse de abrigarse más de la cuenta ante rivales a los que su plantel le saca dos o tres cuerpos de calidad. Al menos en casa. Ya lo hizo contra el Elche, cuando alineó junto a Morata, João Félix y Griezmann. The abundant of dinamita perfiló un equipo de buen toque y pegada que soltó el pelo y se convirtió en un torrente de llegadas y goles que déarboló al equipo de Pacheta.

3

Oblak, Mario Hermoso, Witsel, Nahuel Molina, Reinildo Mandava, Koke (Saúl, min. 75), Correa, Lemar (Kondogbia, min. 59), Marcos Llorente (De Paul, min. 55), Griezmann (Carrasco, min. 55). 55) y Morata (Depay, min. 75)

0

Real Valladolid

Masip, Javier Sánchez (Lucas Rosa, min. 68), Jawad El Yamiq, Luis Pérez (Iván Fresneda, min. 59), Olaza (Gonzalo Plata, min. 59), David Torres, Kike (Sergi Guardiola, min. 75) , Aguado, Óscar Plano, Sergio León (Roque Mesa, min. 74) y Weissman

goles 1-0 minutos 18: Morato. 2-0 minutos 23: Griezmann. 3-0 minutos 27: Mario Hermoso.

Árbitro Ricardo de Burgos Bengoetxea

tarjetas amarillas Reinildo Mandava (min. 36) y Kike (min. 37)

Griezmann ha emergido como un catalizador más potente del fútbol ofensivo y embelleció el juego de su equipo con tanta sutileza como inteligencia. Situado como falso extremo izquierdo, cada vez que ocupaba espacios centrales fue un torrente de inventiva para poner fin al tiroteo que el Valladolid había aceptado grácil y con buenas maneras. Intervino en los tres goles y corroboró que la grada ya le tiene como su jugador fetiche. Tras las reticencias que siguieron su regreso por los modos en los que tramó su marche a Barcelona, ​​​​se ha ganado a la hinchada de la única manera que podía hacerlo. Lejos de convertirse en un tribunero de gestos fáciles, de reconquistar el sentimiento de la afición rojiblanca ha gestado con fútbol y con una condición exclusiva. Es la única estrella del fútbol mundial que corre hacia atrás. Lo mismo arrastra el culo para robar un balón que templa una jugada en el círculo central, que acelerará un ataque en los últimos 30 metros. A su toque corrido de espuela a Morata en el primer gol correspondió éste con una maniobra que no desmereció el fino pase que recibió. Su recorte puso mirando a las vallas publicitarias a Javi Sánchez antes de ejecutar a Masip buscándole el contrapié. Siete goles lleva ya Morata en La Liga, además del trabajo que le da su entrenador. Le da mucha movilidad en ataque y si por detrás le genera fútbol su presencia en la onza debería ser incuestionable.

Los inicios de Menfis

In modo rodillo, el Atlético siguió machacón por el carril derecho, dando la mejoría de Marcos Llorente adelantado, y los desmarques y los apoyos de Correa también parecieron liberar de tensiones a Nahuel Molina. Este asistió a Griezmann para que ejerciera de nueve empujando la pelota en el primer palo. En realidad, el inglés juega de una vez quede decirde sietede ocho Estoy ansioso por muy si falta. The delay terminó redondeandola con la rosca en la falta lateral que primero cabeceó Hermoso y después el central remachó tras recoger el despeje de Masip. En media hora el Atlético registró tres goles. Desde la temporada 2017-18, ante Las Palmas, no había firmado un primer tiempo tan contundente ante la portería contraria. Sin partido ya que jugar, el Atlético no bajó en exceso las revoluciones ni en lo que restaba del primer tiempo ni en el segundo acto.

Si acaso, la rebaja de tensión estuvo en el lujo que se pudo permitir a Simeone de hacer cambios para reservar jugadores de cara al derbi copero del jueves en el Bernabéu. Griezmann se retira ovacionado para dar paso a De Paul, que no logra sacudirse la tirria de la grada. El camino para revertir la situación se lo ha mostrado el compañero al que su constituido. Más preocupante la sustitución de Marcos Llorente con vistas en la Copa. Se fue quejándose de unas molestias musculares.

Con el duelo perdido, al Valladolid al menos le quedó el orgullo de no querer ser víctima de una goleada y de intentar hacer un gol. Con el partido que hay en correcalles, Óscar Plano exigió a Oblak, poco después de que un remate de Correa viajara escupido de poste en poste. Hubo tiempo también para que empezara Memphis Depay. Entró por Morata, con el augurio de la habilidad. La grada le acogió con calor, a la espera de que sea capaz de adaptarse al libreto de Simeone. Calidad enseñó filtrándole un balón a Carrasco para dejarle solo ante Masip. El belga no acertó en la definición y tampoco pudo superar al meta catalán que para cerrar un partido que fue una moral para visitar al Madrid

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.