marzo 2, 2024

guía para disfrutar un fin de semana en esta ciudad de Italia

A medida que el turismo va regresando a los niveles prepandemia a lo largo de toda Italia, los viajeros que se sienten atraídos por la idea de visitar Florencia enfrentan una decisión delicada.

¿Cómo experimentar la grandeza de la capital del Renacimiento de la Toscana sin dejar de ser sensibles respecto del daño que genera el turismo de masas?

Una solución es viajar fuera de la temporada alta.

Pero en el otoño, los viajeros aún se encuentran con multitudes de visitantes en la Galleria della’Accademia y en la Galleria dell Uffizi (especialmente cuando reabrió recientemente luego de un largo período cerrado al público como es el caso del Corridoio Vasariano).

Incluso mejor, es acercarse a Florencia no como un parque temático histórico, si no como una ciudad vívida, buscando espacios menos conocidos y nuevos proyectos -desde un complejo cultural ambicioso hasta una pequeña trattoria impulsada por jóvenes florentinos apasionados- lo que ayudará a mantener esta ciudad en los años venideros.

El Duomo de Florencia. Foto Shutterstock

Viernes

15.00 / Admire una pieza maestra

En la sombra del magnífico domo de Fillippo Brunelleschi, en el límite este de la Piazza del Duomo, el Museo del’Opera del Duomo es sencillo de visualizar, aunque no debería serlo.

Este museo modesto que muestra arte creado para la Catedral Santa María del Fiore fue sometido a una renovación completa varios años atrás.

Hoy, las magníficas (y rara vez multitudinarias) galerías muestran una colección notable de piezas maestras medievales y renacentistas (la entrada va desde los 15 euros).

Museo delMuseo del’Opera del Duomo. Foto Shutterstock

Admire las puertas del baptisterio dorado de Lorenzo Ghiberti. La encantadora Magdalena Penitente de Donatello, tallada en madera y una reproducción en escala mayor de la Catedral original, con la fachada sin finalizar.

Lo más convincente es la iluminación de Blandini Pieta, una escultura final de Miguel Ángel, cuyo mármol blanco vuelve a brillar después de una restauración de dos años que se completó en 2021.

18.00 / Beba los licores italianos

Deambule por las estrechas calles traseras del centro histórico de la Piazza di San Pancrazio, donde el aperitivo apenas comienza en Manifattura.

En este clásico bar de tragos, los estantes están cargados exclusivamente con licores italianos, y los mozos joviales visten chaquetas blancas, y son rápidos a la hora de ofrecer consejos sobre el menú de tragos imaginativos, todos inspirados por luminarias italianas.

Algo apropiado sería probar el Conte Camillo (12 euros), un riff sobre el clásico Negroni llamado así por el conde de Florencia que supuestamente inventó el trago, aquí para reemplazar el Campari por amargos italianos menos conocidos (Bitter Fusetti y Operarossa) y servido con galletas taralli y aceitunas.

Prepárese para algo más interesante que los típicos estándares toscanos, por lejos, en Dalla Lola, una trattoria pequeña de Oltramo abierta en 2021 por Matilde Pettini, una chef de cuarta generación de familia con tradición en la Trattoria Camillo, a unas calles de distancia.

Aquí el siempre cambiante menú, artesanal, está inspirado por la tradición. El restaurante abarca sabores extranjeros -curry za’atar, sriracha- e ingredientes locales reimaginados, como el uso del lampredotto (una especialidad florentina hecha con el cuarto estómago de la vaca) en una pasta en lugar de un panino.

Lo destacado de una comida reciente en este espacio acogedor y alegre fueron las tiernas albóndigas de corazón de vaca y los ñoquis mantecosos y ricos en umami con miso. Comer el postre es una obligación, y el mío fue una taza con el tiramisú más delicioso y casero, hecho con crema especiada con cardamomo. La cena para dos, con vino, cuesta alrededor de 60 euros.

Manifattura Tabacchi, un centro cultural innovador ha florecido en la caparazón de una fábrica de tabaco de estilo racionalista, construida en los años 30.

Manifattura Tabacchi. Foto ShutterstockManifattura Tabacchi. Foto Shutterstock

Luego de años de descuido, el extenso complejo industrial del noroeste del centro de la ciudad es hoy un destino obligado casi para festivales de música, muestras de arte, cines al aire libre, conciertos de música nocturnos y fiestas para bailar.

¿No le atrae ningún evento del calendario? Su respaldo es Vineria Sonora, una enoteca que abrió hace algunos años en Sant’ Ambrogio, especializándose no solo en vinos italianos biodinámicos y naturales -aun una rareza en Florencia- sino también en vinilo, con el menú musical ecléctico del DJ en una antigua placa giratoria.

Sábado

8.30 / Vea un David diferente

El David de Miguel Ángel se lleva toda la atención (y las multitudes que asisten), pero llegue temprano al Museo Nazionale del Bargello en el centro histórico y tendrá casi una audiencia privada con otro fascinante David.

Las galerías del Museo Nazionale del Bargello. Foto ShutterstockLas galerías del Museo Nazionale del Bargello. Foto Shutterstock

La famosa estatua de bronce de Donatello del héroe bíblico mira a un gran salón lleno de esculturas renacentistas en el segundo piso del museo, ubicado en una fortaleza monumental del siglo XIII con un hermoso patio de piedra con arcadas adornadas con obras de arte (entrada, 14 euros con reserva previa).

No se pierda los paneles de bajorrelieve de bronce de lado a lado de Brunelleschi y Ghiberti, creados en competencia para determinar quién diseñaría un grupo de puertas de baptisterio (Ghiberti fue el ganador), como también un segundo David- éste último en mármol- también obra de Donatello.

11.00 / Compre objetos artesanales

Florencia es famosa desde hace mucho tiempo por sus artesanías y bienes de lujo finos, desde seda y plata hasta cuero y perfume.

Pero para ver lo que se produce en la era moderna, vaya a Florence Factory, una tienda que invita, dedicada a los artesanos y diseñadores contemporáneos de Florencia.

Ubicada en el sector del límite este de la Via dei Neri, éste es el lugar para encontrar joyería artesanal hecha a mano, carteras tejidas y sandalias de cuero, ropa única hecha en la Toscana con telas teñidas a mano y coloridos estampados de diseños gráficos de tus lugares locales favoritos.

Cualquiera de los rellenos -prosciutto o jamón, burrata, trufa, callos, lardo o lampredotto- el panino es el destacado florentino práctico para un almuerzo rápido (no lo coma en las calles, por ordenanza municipal de la ciudad).

Escondido a lo lejos en una pequeña Piazza en el Oltramo, Schiaccia Passera es un comercio que abrió el pasado año con un amplio espacio para sentarse y sándwiches hechos al momento con schiacciata fresca horneada en casa, la versión más fina y masticable de focaccia de la Toscana.

Pruebe La Passera, con salame de la Toscana, pecorino y crema de porcini (7 euros), o La Chiavi vegetariana, con tomates desecados, alcauciles bebés, hongos y arugula (6 euros), maridado con un spritz cítrico de la casa (6 euros).

16.00 / Reiníciese con arte moderno

A veces, puede que necesite un descanso -como lo hizo Stendhal- de todo el esplendor de la era renacentista. Ahí es cuando es tiempo para acudir al Palazzo Strozzi en el centro histórico.

Palazzo Strozzi. Foto ShutterstockPalazzo Strozzi. Foto Shutterstock

Sí, es un museo en otro palacio hermoso y absurdamente renacentista, pero el arte contemporáneo en su interior lo llevará a los tiempos modernos.

Las exposiciones pasadas han incluido mayor retrospectiva de estrellas de arte internacionales, tales como Olafur Eliasson y Marina Abramovie. Ahora: Anish Kapoor, un escultor conocido por sus instalaciones abstractas de gran magnitud, que incluye aquí un trabajo de espacio específico en el patio central del Palazzo (la exhibición estará abierta al público desde el 4 de febrero, 15 euros)

A diferencia de Nápoles o Roma, Florencia nunca se hizo conocida por su pizza.

Pero no le diga eso a la multitud local que se dirige a la pizzería Giovanni Santarpia, un restaurante activo abierto por el pizzaiolo de igual nombre, en 2020.

Es un viaje en ómnibus de solo 10 minutos hacia el sur, desde el centro de la ciudad hacia este local que ofrece pizzas de estilo napolitano hecho a la fogata y con los ingredientes de más alta calidad.

Comience con la montanarine, suaves almohadas de masa cubierta de salsa de tomate y ricota salada (7 euros). Luego elija una pizza, quizás la Margherita Gialla con tomates amarillos piennolo, queso provolone ahumado, ricota de leche salteada de cabra con albahaca (11 euros) o la carbonara con pimiento y fior di latte y guanciale crocante, crema de huevo y pecorino fonduta (14 euros)

22.00. / Haga un paseo nocturno

Luego de la cena, regrese al centro histórico, donde las multitudes diurnas ya habrán disminuido, para así hacer un paseo o passeggiata nocturna.

Comience en La Gelatiera, una tienda de helado artesanal que abrió en 2020 y sirve sabores hechos a mano con ingredientes totalmente naturales: almendras de Noto, limones de Sorrento, avellanas de Piemonte, frutos rojos de Candonga.

Ordene una pequeña copa (2,80 euros) con dos sabores -durazno e higo fueron mis favoritos del último verano- para saborear mientras camina un par de cuadras hacia el Duomo. Admire la fachada neogótica de mármol, ahora radiante en la noche, y luego continúe hacia la Piazza della Signoria para detenerse con asombro debajo de la torre enorme del punto infaltable, el Palazzo Vecchio.

Domingo

Un típico desayuno italiano, en realidad es algo rápido -un café y un cornetto en el bar más cercano- pero los domingos llaman para algo especial.

Pasee hacia la Pasticceria Buonamici, una panadería artesanal familiar y cafetería en el barrio de San Frediano para unirse a los locales que disfrutan su capuccino y una masa sfoglia rellena de natillas, brioches rellenos de chocolate o el tradicional budino di riso (budín de arroz).

Luego, camine hacia el mercado más cercano en Piazza Santo Spirito para navegar puestos que venden anteojos de sol vintage, papelería de mármol de estilo florentino, productos frescos de granja, pecorino toscano y taralli fresco en una variedad de sabores.

Mediodía / Haga una caminata

Florencia está rodeada de colinas, entonces no hay necesidad de unirse a las multitudes camino hacia la Piazzale Michelangelo para tomarse otra foto de aquel paisaje particular.

Para una perspectiva diferente comience en Piazza Torquato Tasso, justo al oeste de la Piazza Santo Spirito. Desde allí, es una caminata sencilla de 20 minutos junto a la Via Villani y Via di Bellosguardo hacia el punto de observación hermosamente natural donde el exuberante follaje enmarca una vista de los tejados de terracota, torres campanarios y catedrales floridas.

La basílica San Miniato al Monte. Foto ShutterstockLa basílica San Miniato al Monte. Foto Shutterstock

Aquellos que tengan resto de energía, pueden continuar a lo largo del estrecho carril ventoso hacia las colinas serenas para llegar una hora o un poco más tarde a San Miniato al Monte, una basílica romántica con vistas desde la colina de la capital toscana desde otro ángulo.

Paradas clave

  • Museo dell`Opera del Duomo rara vez está demasiado concurrido y sus exhibiciones incluyen la renovada Bandini Pietà de Michelangelo.
  • Dalla Lola, una trattoria nueva en el barrio de Oltramo, sirve platos frescos de la tradicional Toscana.
  • Manifattura Tabacchi es un centro innovador en una antigua fábrica de tabaco al noroeste del centro de la ciudad.
  • El Duomo y su fachada neogótica es más admirado durante un paseo en el centro histórico de noche, donde no hay tanta concurrencia.

Dónde comer

  • Manifattura es un bar de tragos chic, abastecido con licores exclusivamente italianos.
  • Vineria Sonora, una enoteca en Sant´Ambrogio que se especializa en vinos naturales como también vinilos.
  • Schiaccia Passera, en una pequeña Piazza en Olatramo, sirve sanwiches caseros de pan schiacciata.
  • Pizzería Giovanni Santarpia es un destino para la pizza de estilo napolitano justo al sur del centro de la ciudad.
  • La Gelatiera es una tienda de helado artesanal donde los sabores están hechos con todos ingredientes naturales.
  • Pasticceria Buonamici, en el barrio de San Frediano es una pastelería y cafetería que es la favorita de los locales.

Dónde alojarse

  • Velonaa`s Jungle Luxury Suites se abre campo entre lo que sería un hotel boutique y un bed and breakfast con 10 suites llenas de joyas vintage, que su dueña, Veronica Grechi, heredó de su abuelo, un vendedor florentino de antigüedades de arte. Las habitaciones dobles, desde 250 euros.
  • Oltrarno Splendid es un bed and breakfast encantador de 14 habitaciones en un palazzo cargado de frescos del siglo XVIII, antigüedades italianas y vistas de los techos de terracota florentinos. Habitaciones dobles desde 229 euros.
  • Ad Astra, al lado de uno de los jardines privados amurallados más extensos en Europa, es un hotel de 14 habitaciones situado en el palazzo ancestral de la familia patricia Torrigiani. Habitaciones dobles comienza en los 229 euros.
  • Ostello Bello Firenze es un hostel popular que abrió en 2021 en el barrio de San Lorenzo con áreas comunes, una terraza y eventos nocturnos. Las camas de dormitorio mixto cuestan a partir de los 60 euros.