marzo 2, 2024

«Hay dos clases de argentinos y más abajo estamos los jubilados»

Con falsas sonrisas, Fernanda Raverta y Sergio Massa son los participios necesarios con los que el kirchnerismo cuenta para empobbrecer a siete millones de jubilados mes a mes. La BIEP (Base Integrada de Empleo Público) recopila información trimestral de organizaciones y empresas públicas con acceso a la cantidad de empleados y solo pagados.

Allí veo que la ANSeS pagó al cierre del año pasado un promedio de $ 836.381 por cada uno de sus empleados (13.347 trabajadores, $ 11.163.176.083 pagados con aportes incluidos sin aguinaldo). En enero de 2020, al inicio del gobierno, las organizaciones pagaron un promedio de $121.371 (13.544 trabajadores, $1.643.852.130 siempre con aportes incluidos). Esto quiere decir que en 36 meses la ANSeS incrementó su masa salarial un 589%. En este mismo año cuando la inflación sea del 300%, las jubilaciones mínimas de 4,5 millones de jubilados pasarán de $ 19.064 con bono incluido de $ 5.000 a $ 60.129 con bono de $ 10.000 en diciembre de 2022. Es decir apenas un 215 % ajustar. Es decir que para el Estado hay dos clases de argentinos y en el escalón de abajo estamos los jubilados.

Felicitaciones por sus sueldos a los empleados de la ANSeS. No nos debe asombrar sus aumentos porque la ANSeS junto con la AFIP son organizaciones donde manda Cristina.

Solo espero que en los próximos comicios los jubilados les respondamos como corresponden al Frente de Todos.

Matías Aníbal Rossi / matiasrossi2014@gmail.com

Voces, reclamos y esperas de jubilados

Quiero dirigirme a los funcionarios encargados de habilitar las injustas moratorias posteriores que permiten disfrutar de cientos de kilómetros de trabajadores que ya no traen los corresponsales, permitiéndoles perder sus derechos ilegalmente para acceder a ellos.

Señores, el Fondo de Reparación Histórica no porqué hacerse cargo de otorgar beneficios a esos jubilados «incompletos», por no decirles truchos, pues se trata de injustos pagos de jubilaciones ilegales que, como ya he dicho, los debería hacer el Tesoro de la Nación previa aprobación del Congreso.

Recordemos que entre los beneficiados se encuentran «vivos criollos» que sons simples evasores que no pagan porque no quieren, hay también señoras que se acogieron a la moratoria pese a no haber trabajado nunca, ni en su casa, pues tienen excelente servicio doméstico al que tampoco le pagaban los aportes, trabajadores honestos que no sabían, por ignorancia, como funcionaba el tema de las jubilaciones/aportes, trabajadores en negro, y desocupados, y que si hay que otorgarles una jubilation no debe hacerse con el dinero de los jubilados que sí aportaron, sino como dije con dinero del Tesoro y que estos «jubilados incompletos» se hicieron cargo también de los puertos patronales que generaron correspondiente, pero que no se efectuaron.

La ANSeS, tendrá que depositaire al Fondo de los jubilados los montos de todas las cuotas que se vayan recaudando, así cuando el «jubilado incompleto» termine de pagar las cuotas se lo incorpore como jubilado normal. Lo que vemos en estos acontecimientos que no pueden figurar en ese libro/panfleto ilegalmente editado por la Secretaría de Derechos Humanos llamado «Lawfare, Democracia en peligro» es que toda la movida de jubilaciones con moratoria no es que el intento de «coimear» a esos malhabidos beneficiados para que voten al corrupto Frente de Todos en agradecimiento por este beneficio.

Recordemos que según Cristina son unos inservibles funcionarios que no funcionan, y según la Suprema Corte son corruptos…

Rafael Madero / rafamadero@hotmail.com.ar

En estos días cercanos al cierre de listas para las elecciones, los argentinos nos encontramos con tristes espectáculos de parte de los políticos. Se habla de alianzas continuamente se sigue opinando por tal o cual integrando o no tal fuerza, pero lo cierto es que reina incertidumbre. Y más aún, todos prefirieron por integrar tal o cual espacio político, negociaciones por tal o cual figura para integrar listas, pero desconocimiento de la situación en que se encuentra el país. En una palabra discutiendo cosas que no tienen nada que ver con lo que le pasa a la gente.

Qué debemos esperar para los días que se acercan, peleas, luchas por integrar tal o cuál movimiento; pero lo cierto es que el país está envuelto en una difícil nebulosa, ya que todos piensan en el aquí y ahora y de esa forma no se construye un futuro. Por eso oficialistas y opositores deben saber que no es votar solamente ni conformar alianzas para hoy que mañana se disuelven, es conocer un plan de gobierno con las ideas que tienen para ejecutarlo sabiendo que el camino por delante es muy difícil con una inflación que para diciembre rondaria 150%.

Better education, terminar con el cepo cambiario, mayores exportaciones, basta de jubilados en la miseria, pero de eso nadie habla, de lo contrario esas luchas no sirven para nada.

Mario A.Parafati / malejandroparafati@gmail.com

Como el ilustre Borensztein, todos los integrantes de este mortecino gobierno son tan bizarros que compiten con el más inteligente humor político. El problema es que después de esta larga tiranía, ya bien mortecina, capitaneada por la Popa (estreno el femenino de papel) la mitad de nuestros hermanos trascienden la metáfora del momento del chocque Titanic: ellos ya están asfixiándose en el fondo del Océano. Pero del otro lado, de aquel ejército liberador que venía bullanguero y prometedor a rescatarnos, con una flameante bandera de esperanza, ahora que los tenemos más cerca, les vemos que la bandera se les ha hecho pedazos.

Los asfixiados, ya casi no pueden sobrevivir y parece que no podemos sacudirnos aquella dura sentencia de Dios. Aquella que era la respuesta qu’Él dio ante todos los países que se quejaban por las riquezas que nos había regalado y que lo resolvió llenando el país de argentinos. Yo creo que, en realidad, nos lo llenó de políticos.

¿Es que alguno, de esta caterva ansiosa que viene a ‘liberarnos de todo el mal’, se le ocurrió que todo el pueblo, tan sólo pide que se les presente un programa simple, lógico e inteligente para ver cómo, con los duros sacrificios del caso, podría reflotarse a todas desde las profundidades del Océano?

En ese liberador programa podría incluirse, humildemente: los vapuleados jubilados nos conformaríamos con tan sólo una partecita de los enjundiosos sueldos que tienen y tendrán estos presuntos y presuntuosos salvadores.

Héctor Cuadrado / hectorcuadrado@yahoo.com

Mira también