julio 13, 2024

Ignacio María Doñoro de los Ríos: el cura que se hizo pasar por traficante de órganos para salvar la vida de un niño | Planeta futuro

Ignacio María Doñoro de los Ríos: el cura que se hizo pasar por traficante de órganos para salvar la vida de un niño |  Planeta futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección Future Planet por su aporte informativo diario y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, Registrate aquí.

Hay rincones del mundo donde la vida tiene el precio de una camiseta. Ignacio María Doñoro de los Ríos (Bilbao, 1964) no podía creer que Manuel, un adolescente de 14 años que vivía en las montañas de Panchimalco (El Salvador), pudiera costar 25 dólares (21 euros). Este capellán militar, enviado allí hace 25 años en misión especial con la Policía del Estado, pensó que faltaban tres ceros en la cifra. La familia del joven, que sufría de parálisis corporal parcial, lo había vendido por ese dinero a un comerciante de órganos para que continuara alimentando a sus otras cuatro hijas. Como muchos otros habitantes de esa región, carecían de los recursos para comer todos los días. “Una cosa que se aprende con el tiempo es que no se les puede juzgar: ese niño estaba a punto de morir y lo vendieron por desesperación”, explica Doñoro, en una terraza del centro de Madrid.

Más información

La misma desesperación que sintió Doñoro al enterarse de la historia de Manuel es lo que lo llevó a decidir que tenía que salvarle la vida a ese adolescente, aunque tuviera que dar la suya en la calle. Vestido con una camiseta sucia y una barba de una semana, contrató una camioneta para llegar allí y fingió ser un comerciante también. De esa manera, y pagando a la familia un dólar extra, agarró al niño, lo metió rápidamente en el vehículo y lo rescató. “En unas décimas de segundo me di cuenta de que este era el tren que pasa una vez en la vida, que o lo tomas o lo dejas. Y si lo toma, lo llevará a donde nunca pensó que iría. Allí sabía muy bien que ese niño me cambió la vida ”, dice el sacerdote, quien confiesa que“ todos los miedos del mundo han pasado ”.

Una vida predominantemente militar, con expediciones a Bosnia y Kosovo, que llevaron al Padre Ignacio a otras misiones humanitarias en Tánger, Colombia y Mozambique y desde 2009 lo ha hecho aterrizar en Perú. Allí hace 12 años, ya retirado de la vida militar, fundó Hogar Nazareth, un refugio en la Amazonía peruana donde tratan de dar una vida digna a los niños huérfanos o vulnerables que sobreviven en condiciones de pobreza extrema, y ​​muchos otros que se encuentran víctimas de trata y prostitución. Una tarea que en 2021 le ha valido una nominación al Premio Princesa de Asturias de la Concordia, galardón que se desmoronará el 30 de junio. “Uno de los lemas de esta casa es que si salvas a un niño, salvas a la humanidad”, explica Doñoro, aludiendo a una de las enseñanzas del Talmud.

Una vida predominantemente militar, con misiones en Bosnia y Kosovo, que llevó al Padre Ignacio a otras misiones humanitarias en Tánger, Colombia y Mozambique y que desde 2009 lo ha hecho aterrizar en Perú.

Confiado en las drogas y una dura rehabilitación, Manuel se recuperó de la parálisis que había sido su sentencia de muerte. Doñoro supo de él años después, cuando recibió una carta del joven, ahora adulto, en el cuartel de Intxaurrondo (San Sebastián), donde estuvo destinado durante los peores años del grupo terrorista ETA. En esa carta, Manuel le agradeció todo lo que había hecho y le recordó que había sido la persona «más importante». “Hoy otro niño de la casa, que ya está terminando 4º de Psicología, me despertó con este mensaje: ‘Cambiaste mi vida, para mí fue un nuevo renacimiento’. Cuando trabajas con los más pobres entre los pobres, no esperas nada, pero son mi mayor recompensa ”, dice el sacerdote con una sonrisa.

Curiosamente, otra de las personas «clave» en la vida de Doñoro para dar el giro final que lo llevaría a Perú fue Carme Chacón. El ministro de Defensa visitó Kosovo en 2009. Allí anunciaría la retirada de tropas, frente a los soldados del contingente español, entre los que se encontraba Doñoro. Tras la rueda de prensa y el almuerzo, el político y el religioso se reunieron en el comedor y tuvieron una entrevista personal que habría llevado a ambos, entre otras cosas, a confesar sus sueños.

“Todavía se me erizan los pelos cuando recuerdo cómo me miró y casi me gritó: ‘¡Estás equivocado, estás equivocado! Y si mueres mañana … ¿qué pasa? Los sueños hay que cumplirlos ahora ”, recuerda que le dijo Chacón. El capellán le acababa de contar su proyecto tras retirarse de la vida militar: un hogar de acogida para niños en riesgo de exclusión social.“ Si mueres, morirás frustrado. ‘”, me dijo. Esas palabras dichas por una persona con su enfermedad y que luego moriría tan joven cobran una fuerza increíble”, agrega el misionero. Esta, junto a muchas otras, es una de las anécdotas que Doñoro de los Ríos dice en el su libro El fuego de maria (Nueva Eva), una autobiografía ahora en su segunda edición.

Vista aérea de una de las estructuras de la Casa Nazaret.casa de nazaret

Pero no hubo que esperar a la jubilación. Chacón intercedió, antes de ser despedido como ministro, para que a Doñoro se le concediera una licencia y pudiera cumplir su sueño. Una misión que también le había confiado monseñor Robert Sarah en una audiencia celebrada en Roma tras la expedición de Doñoro a Mozambique, donde se hizo cargo de niños seropositivos: «‘Nadie se pierde'», asegura que pidió ser ordenado cardenal. por Benedicto XVI.

Y en ese intento de no perder a nadie ni de salvar a todos los posibles, nació Hogar Nazaret, que de 2011 a 2015 habría estado ubicado en Puerto Maldonado, la puerta de entrada a la selva amazónica del Perú, para luego trasladarse a su ubicación actual. , de niñas y niños respectivamente, en Bellavista y Carhuapoma. “Las comunidades de estas zonas conocen nuestro trabajo y cuando descubren que hay un niño que podría ser la portada de cualquier noticia, nos lo cuentan y vuelve a casa”, explica Doñoro.

El padre Doñoro tiene en sus brazos a uno de los niños acogidos en el Hogar Nazaret.
El padre Doñoro tiene en sus brazos a uno de los niños acogidos en el Hogar Nazaret.casa de nazaret

«Siempre que viene una niña o un niño, digo: ‘Esta es la peor bestia que me ha pasado en mi vida’, y luego aparece otra y vuelve a suceder», dice, mientras golpea la mesa. recordando lo peor, algo que nunca he visto o presenciado en estos años. “Bebés que no parecen bebés, que gatean porque tienen el cuerpo paralizado; con heridas que su médico le dice que no tiene solución. Muchos de ellos no saben hablar porque nadie les ha enseñado y gritan y soplan, que es su forma de comunicarse, o muerden y golpean ”, se queja.

Con un presupuesto de 8.000 euros mensuales, que satisfacen con donaciones y sin ningún tipo de financiación oficial, en Hogar Nazaret tienen la salud, física y mental, junto con la educación, como dos de sus pilares fundamentales. En esta casa, donde trabajan 22 personas, no hay lugar para el racismo, dice Doñoro, pero tampoco para ningún comportamiento machista. “A menudo escuchas a la gente decir: ‘Ella es mi bebé’, ‘Hago lo que quiero con mi mujer’. Y estos comentarios son motivo de expulsión de la casa. Y esto, como ya saben, significa volver al infierno ”, contextualiza el religioso.

Empoderamiento es una de las palabras que el padre Ignacio usa mucho en su conversación, a pesar de saber que es «extraño» que esa palabra encaje en el vocabulario de un sacerdote. «El gran problema de la infancia es el de las mujeres. Para mí es una alegría ser un agente de cambio y que la vida de estas niñas no sea quedar embarazada y estar atada a un hombre y desarrollar sus habilidades», asegura.

Sacar a los niños y niñas del vertedero, los llamados ‘entenados’, para que sean ingenieros, no se imagina lo que significa, no solo para ellos, sino para su familia, comunidad y sociedad. Esta es la verdadera revolución social

El siguiente paso para Hogar Nazareth es comenzar a cultivar sus 70 hectáreas de tierra en una de las fincas cercanas al refugio para ser autosuficiente. Y lo harán con la ayuda de la arrocera que pudieron comprar con el primer premio Solidaridad 2021 que la revista Telva entregó al padre Doñoro por su labor, dotado con 17.000 euros. El otro gran proyecto de futuro es poner en marcha una Escuela de Ingeniería, que ya han comenzado a construir y que con suerte estará lista en dos años: «Sacar a los niños y niñas del vertedero, el llamado entendidoPara que sean ingenieros, no se puede imaginar lo que significa, no solo para ellos, sino para su familia, comunidad y sociedad. Ésta es la verdadera revolución social ”, concluye.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo, Facebook es Instagramy regístrate Aquí a nuestro ‘boletín’.