diciembre 6, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Incluso el alcalde de Granada, Luis Salvador, estaba completamente solo | España

Incluso el alcalde de Granada, Luis Salvador, estaba completamente solo |  España
El alcalde de Granada, Luis Salvador, y su teniente de alcalde, José Antonio Huertas, junto con el secretario general del Ayuntamiento.
El alcalde de Granada, Luis Salvador, y su teniente de alcalde, José Antonio Huertas, junto con el secretario general del Ayuntamiento.EUROPA PRESS / Europa Press

Había 40 puntos en el orden del día del pleno del Ayuntamiento de Granada de este viernes. Los primeros siete se hicieron seguidos. En el punto ocho comenzó el debate. No importa de qué se tratara cada punto concreto, la ronda de voceros consistía, de vez en cuando, en insistir en que se fuera el alcalde Luis Salvador, de Ciudadanos. En el punto 13, a poco más de hora y media del inicio, el guión de la mañana dio un giro con el abandono de PSOE, PP, Vox y asesores no registrados. Con 22 de los 27 concejales fuera, Salvador, el alcalde de la ciudad más grande gobernada por ciudadanos españoles, tuvo que suspender el acto por falta de quórum. Podemos-IU-Adelante también pidió la dimisión del concejal, aunque sus tres concejales se mantuvieron en el acto por «respeto» del pleno, según su portavoz, Antonio Cambril.

El acto de este viernes ha sido hasta ahora que hemos venido de todos los grupos municipales a Luis Salvador y su equipo de gobierno de un solo concejal. He estado así durante 17 días. El 8 de junio el gobierno de Granada, apoyado hasta entonces por cuatro concejales de los Cs y seis del Partido Popular, perdió a todos los miembros del PP y, posteriormente, a dos de los Cs. «Luis, dimite, no prolongues la agonía de Granada o la tuya», dijo a Salvador el viernes el representante de Podemos-IU-Adelante, Antonio Cambril. «Para nosotros hoy este Pleno no es democrático, con dos personas sentadas frente a 25», porque es imposible gobernar así «, espetó José María Corpas, del PSOE. Vox también acusó al grupo popular de abandonar el local. gobierno «sin protección y sin [asumir] cualquier tipo de responsabilidad ”cuando dejaron el equipo de gobierno. Salvador, por su parte, aceptó todas las críticas, asegurando que su intención no era nunca permanecer en el cargo y que dentro de diez días habría una solución para recuperar «la estabilidad y tranquilidad que la ciudad nunca tuvo que perder». «Este alcalde no será un problema para adoptar las soluciones necesarias para mejorar el gobierno de la ciudad», dijo.

Salvador no mencionó la palabra resignación. En su discurso se refirió a términos y expresiones como «solución», «lo que sea» o «búsqueda de la tranquilidad». Insistió en que la salida de los concejales del Pleno no cambia ni un ápice su programa de trabajo. Haremos lo mismo que estaba previsto: a partir de la semana que viene buscaremos una solución ”. El alcalde de Granada ha pedido al PP que vuelva al equipo de gobierno desde el inicio de la crisis, a lo que los populares han rechazado si continúa como consejero.

La actual crisis en el Ayuntamiento de Granada comenzó el 26 de mayo, cuando un concejal que había sido candidato a la alcaldía por el Partido Popular, Sebastián Pérez, presentó su salida del equipo de Gobierno local y del PP, y pasó al grupo. Adjunto: afirmó que ni el PP ni el alcalde habían cumplido su compromiso de entregarle el sindicato en plena legislatura. Fue entonces cuando tanto el PP como algunos todavía miembros de Cs ratificaron que el acuerdo de mandato de dos años para Cs y otros dos para el PP era verbal y efectivamente lo firmaron entre representantes políticos locales.

Días después de la salida de Sebastián Pérez, ya el 8 de junio, salieron los seis concejales populares que quedaban en el gobierno, acompañados de dos de los cuatro concejales del CS que pasaron al grupo de no afiliados. Desde ese día, el equipo de gobierno de la CS se ha reducido a alcalde y concejal.

Salvador dijo el viernes que se mantuvo en el cargo porque «teníamos que evitar caer en el caos». Ahora, el alcalde de Granada ha fijado un plazo de diez días para que se encuentre una solución, si no hay un nuevo punto de inflexión, porque admite que cede la alcaldía al PP o el PSOE lo consigue. Además de los diez votos de sus asesores, los socialistas necesitan los tres de Podemos-IU-Adelante y el improbable apoyo de Sebastián Pérez.