diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Indefensos como perros: los animales en la literatura latinoamericana | Babelia

Indefensos como perros: los animales en la literatura latinoamericana |  Babelia

No solo sus características físicas hacen que los Rottweilers sean animales peligrosos; Los dos que están enjaulados frente a él mataron a una mujer hace unos días, pero el comisionado Wenceslao Pérez Chanán intuye que hay algo más en el aumento de los ataques de perros a personas en las últimas semanas: cuando los silba, los dos rottweilers mueven lo que es. a la izquierda de su cola; como les dice el responsable de su sacrificio, justo antes de que Pérez Chanán decida concederles el «beneficio de la duda», «la violencia brutal es exclusiva de los humanos».

En los últimos meses, varios libros en América Latina han abordado el tema de nuestro vínculo con los animales, ya que investigaron exposiciones de arte en Liverpool y Nueva York y autores como Richard David Precht, Frans de Waal, Charles Foster y Anne Simon. es de perros, del guatemalteco Francisco Alejandro Méndez (1964), se subtitula ‘Un caso peludo para el comisionado Wenceslao Pérez Chanán’ y repite el protagonista de otros libros de su autor como Conjunto de muñecas Y Si Dios me quita la vida; A Pérez Chanán le gustan las canciones del gran cantante puertorriqueño Héctor Lavoe y su tequila favorito, y es quizás el primer maya quiché del género negro.

Ningún caso policial está completamente aislado del flujo de los hechos ni constituye, después de todo, una excepción a la regla, y es esto (además de los perros) lo que vincula la novela de Méndez a libros recientes como Dame un poco de pan y llámame perro, de Nicolás Poblete (Santiago de Chile, 1971), en el que una joven es asesinada por un rebaño en una cueva al suroeste de la capital: el caso es real y, en palabras de los editores, permite a Poblete «presentarnos a múltiples rostros de maldad normalizada, de acomodaciones morales, de prejuicios [y] pobreza «como lo había hecho, unos años antes, Quiltras (2016), de Arelis Uribe.

Los quilters son parte del paisaje de toda ciudad latinoamericana, pero reciben ese nombre solo en Chile y Bolivia, donde abundan: son perros callejeros, sin cobijo, ataduras, prosapia, que deambulan, acompañan al caminante en algunas calles, mendigar, atropellado por autos, torturado por adolescentes, gaseado por las autoridades; son todo aquello de cuya existencia no somos responsables y cuya muerte nos deja indiferentes. Uribe (Santiago de Chile, 1987) vio en ellos una metáfora esperando a alguien con su talento y sus convicciones, y así las siete historias que componen Quiltras Dar voz a las mujeres pobres que no conocen más que el desamparo, la violencia y un paisaje, el de las regiones y municipios más pobres de Chile, que la literatura de ese país ha descuidado hasta hace poco, centrado como parecía durante décadas en la expresión del sentimentalismo de sus clases altas.

Afortunadamente, ni una pizca de ese sentimentalismo aparece en cateques, que también es un edredón, o más bien todos ellos, así como los lobos que lo precedieron y los humanos que los «domesticaron»: guía a su amo por las calles cuando sale a beber, lo acompaña en sus paseos, lame sus heridas, le ofrece un espejo que lo succiona. «Este perro soy yo, este perro somos nosotros, todos somos este perro», escribe Cristian Geisse (1977); Para reforzar la idea de que el vínculo entre su narrador y el perro es parte de un todo más amplio, Geisse incluye en cateques fragmentos de Botar el agua del baño, por Virginia Woolf, e Corazón de perro, de Mijaíl Bulgákov, que podrían haber sido añadidos al «coloquio» cervantino, a los «poemas sobre perros» de Francesco Marciuliano, al Tulipano de JR Ackerley, a los libros de JM Coetzee, a los poemas de Gertrud Korman y a los textos de la literatura latinoamericana reciente Como Perros héroes, de Mario Bellatin (2003), y Mascotas, de Alejandra Costamagna (2011); los poemas de Los animales dentro de Pablo Paredes (2020), y las diatribas de Fernando Vallejo en ‘Mi otro vecino’ y otros lugares; Sin embargo, su novela no necesitó otras voces que las de su autor para darse cuenta de que nuestro vínculo con los animales es uno de los problemas más importantes de la actualidad; como se puede ver Filósofos antes que animales, la «historia filosófica de los animales» coordinada por Leticia Flores Farfán y Jorge E. Linares Salgado que han publicado recientemente Almadia y la UNAM, la «cuestión animal» recorre toda la historia del pensamiento, pero su discusión se ha intensificado en los últimos años. cuando hasta los más reticentes han tenido que empezar a aceptar que, por un lado, nuestra historia con los animales es una historia de maltrato y violencia, y, por otro, que los límites entre ellos y nosotros que históricamente nos constituimos para protegernos de la realidad de esta violencia no tiene otro fundamento que el ideológico.

No en vano, la distopía que el chileno Pablo Toro (1983) imagina en Safari, su primera novela, se mueve desde la historia de un mercenario estadounidense en Bagdad que se volvió adicto a matar camellos con sus propias manos hacia un futuro en el que cazar humanos «indeseables» es carne. Reality show; El hecho de que este tránsito también pase por un colegio británico en Santiago en los días previos y posteriores a la muerte de Augusto Pinochet muestra la ambición del autor, así como sus intenciones. Safari no es del todo plausible, pero su inverosimilitud está calculada y su mensaje es claro: dadas algunas circunstancias no del todo inusuales, no hay muchas diferencias entre la concepción de personas y animales como insumo y la de su aniquilación como forma de entretenimiento.

Los animales son el recurso al que los escritores latinoamericanos contemporáneos parecen recurrir con más frecuencia para hablar de un desamparo y desamparo que nos unen a ellos más de lo que quisiéramos; singularizada en personajes y circunstancias concretas, pero de carácter estructural, la violencia que sufren los animales en estas novelas no es diferente de la que ejercen unos sobre otros, pero también contra seres que, a diferencia de ellos, nunca han intentado ejercer su poder sobre el entorno físico y otras formas de vida. Y las palomas de Teoría del ojo de Rolando Martínez (Arica, 1979), no le son ajenos: sobrevuelan campos devastados por guerras y desastres naturales, llevan noticias y dosis de ketamina, y se les asocia en la memoria con la figura de Pinochet, a la muerte del El sacerdote católico André Jarlán, el paso del cometa Halley («Cometa, hermano / lleva al tirano / canta hacia la nublada Plaza Italia / por un bosque de soldados»), el paisaje del norte de Chile y la historia de ese «campesino enfermo terminal / que regaló sus palomas / y a los pocos días / las vio regresar. «De los 17.000 mensajeros utilizados durante la Segunda Guerra Mundial,» sólo uno de cada ocho regresó «, escribe Martínez; bajo la mirada de los pájaros,» la extensión de una ciudad / es también su derrumbe «.

Cristian Geisse
Montacerdos, 2018
133 páginas, 21 euros

Arelis Uribe
Tránsito, 2019
108 páginas, 14,90 €

Francisco Alejandro Méndez
Uruk, 2021
204 páginas

Pablo toro
Montacerdos, 2021
300 paginas

Rolando Martinez
Alquimia, 2020
70 paginas

Puedes seguir a BABELIA en Facebook Y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Inicia sesión para continuar leyendo

Solo tienes una cuenta, puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS