marzo 1, 2024

Jill Scott revive el neo-soul durante un concierto en París

El neo-soul creado a fines de la década de 1990 ya no parecía tener seguidores. El Grand Rex de París se llenó sin embargo, el sábado 15 de julio, para celebrar el aniversario de uno de los grandes discos de esta música, con azúcar morena por D’Angelo (1995) y Baduizme de Erykah Badu (1997), poeta y cantante Jill Scott.

Con las dieciocho canciones de su icónico Quién es Jill Scott, Palabra y sonido Vol.1 (2000), transformó así la gran sala del cine parisino en un pequeño club en Filadelfia, su ciudad. Este famoso Five Spot, ubicado en un callejón empinado del «sur de Filadelfia», albergaba noches de Black Lily a fines de la década de 1990, donde los slammers y cantantes actuaban con grupos residentes, The Roots y Kindred The Family Soul. Fue en todo caso, este sábado de verano en París, el mismo público con el mismo look acudió a vitorearlo: rastas mezcladas con afros, cuerpos negros tatuados con la piel blanca demasiado expuesta al sol.

A mediados de la década de 1990, artistas de las escuelas de hip-hop, jazz o Palabra hablada deciden abandonar las cajas de ritmo del R’n’B, la agresividad del gangsta rap para volver a una música más orgánica, más conmovedora y con más libertad artística, las piezas a menudo emergen en jams entre músicos. Desde los primeros minutos de su gira de canto, Jill Scott insiste: “¡Esta noche, asistirás a un concierto con músicos reales, tocando música en vivo, y me verás ir a esta mesita detrás de mí para beber un poco de agua y probar un poco de coñac! »

sin trampas

Sin trampas, por tanto, sin efectos en la voz, autotune o banda sonora, habituales hoy en día en la mayoría de los conciertos, sino un director musical pianista que domina el grupo rodeado de un percusionista y un baterista, un trompetista, un flautista también organista, un bajista, un guitarrista y tres cantantes.

En la pantalla, archivos de la vida cotidiana de familias negras en Estados Unidos, bailes zulúes de Sudáfrica mezclados con las improvisaciones de escolares afroamericanos, las calles del norte de Filadelfia, donde fue criada por su madre y su abuela, y un recordatorio en el título, Hermano, desde las luchas contra la brutalidad policial en los Estados Unidos, desde las protestas por los derechos civiles hasta Black Lives Matter.

Desde las primeras notas de Te acuerdas, el público canta a coro cada una de las palabras, pero la poesía nunca se deja llevar, asumiendo hasta el final su papel de cantor con este pequeño matiz que recuerda: “Soy ante todo un poeta que cuenta historias”. Fue durante una escena abierta de mundo hablado que el baterista de los Roots, Ahmir Questlove Thompson, descubrió a esta joven, invitándola a escribir con ellos en el estudio. Ella será co-firmante, Me tienessu mayor éxito, cuenta la historia de amor del rapero Black Thought y una de sus fans, que se conocen en un concierto en París.

Te queda por leer el 19,36% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.